Proyecto Stargate: Antiguos Alienígenas y la CIA

 Los Antiguos Alienígenas y la CIA El siguiente artículo que ofrecemos en castellano, aunque con un sabor de fines del milenio pasado, fue publicado por su autor, David Livingstone, en Enero de 2014 en su sitio conspiracyschool.com, diciendo que su contenido ha sido tomado de su libro ‘Black Terror White Soldier – Islam, Fascism and the New Age’ (2013). Estos temas son una visión escéptica, que a veces no se sabe hacia dónde apunta, en cuanto al fenómeno de los OVNIs y los alienígenas, en especial contra la teoría de los ‘Antiguos Astronautas’. 

 El autor, estableciendo minuciosas relaciones entre distintos personajes e instituciones, pasa revista a diversos autores que divulgan al parecer informaciones ‘poco sólidas’ con el objetivo de llevar adelante una agenda que se originaría en esferas gubernamentales estadounidenses. 

Proyecto Stargate

–   Antiguos Alienígenas y la CIA   –

Los Ángeles Caídos

Los supuestos expertos de la ridícula serie “Antiguos Alienígenas” (Ancient Aliens or Astronauts) de History Channel son realmente investigadores chiflados que, con la ayuda de ciertas agencias encubiertas del gobierno, están comunicando interpretaciones masónicas de la Historia basada en las leyendas de la Kábala, para presentar al diablo y sus legiones, también conocidos como los Ángeles Caídos, como habiendo sido los guardianes secretos de la Humanidad durante los siglos, y quienes pronto revelarán su existencia, para conducir a un gobierno mundial y anunciar la llegada de la Nueva Era

Desde los más remotos tiempos el misticismo se centró alrededor de la adoración de estrellas y planetas, los cuales fueron reverenciados como dioses vivientes, siendo los más importantes Venus y la estrella Sirio.

Esa tradición fue conservada en Occidente por medio de la astrología y la alquimia, y reinterpretada a finales del siglo XIX durante el Renacimiento Ocultista.

Dicha época derivó de la percepción de que la sociedad occidental había llegado a ser demasiado escéptica, y atrajo a su audiencia prometiendo un contacto con fenómenos “sobrenaturales”.

Las sesiones de espiritismo se hicieron entonces muy populares. Los seres contactados eran típicamente interpretados como almas de los muertos, o seres humanos que habían avanzado a dimensiones más altas, y otras veces como seres de otros planetas.

Y es de esas prácticas que se desarrolló el así llamado contacto con “extraterrestres”.

Como demostró el muy respetado investigador de OVNIs Jacques Vallée, hay una evidencia muy fuerte de que los contactados han experimentado contacto con algo, pero de aquellas experiencias no se sigue el típico escenario de ciencia-ficción popularizado por los medios de comunicación sino más bien las mismas experiencias descritas durante los siglos con seres llamados demonios, hadas, fantasmas y genios, o los que son llamados jinns en el Islam.

Y muchos supuestos documentos encubridores, como los Documentos del MJ-12, se ha demostrado que fueron ‘patrañas’ apoyadas por el gobierno.

Como señaló Brenda Denzler, en The Lure of the Edge – Scientific Passions, Religious Beliefs, and the Pursuit of UFOs,

“el movimiento de los contactados fue, en efecto, un conducto por medio del cual ideas y prácticas espiritualistas y teosóficas establecidas se trasladaron hacia la comunidad OVNI”. [1]

El principal personaje detrás de esa tendencia fue H.P. Blavatsky, una agente británica y rusa, fundadora de la Sociedad Teosófica, que es considerada como la madrina del movimiento de la Nueva Era, y cuyos libros son considerados “escrituras” por la masonería.

La hipótesis de los Antiguos Astronautas, también conocidos como los Antiguos Alienígenas, está relacionada con las teorías de los “Dioses Blancos”, desarrolladas a partir del racismo ario de la Teosofía, que fue adoptada más tarde por los nacionalsocialistas.

Básicamente, dicha teoría sostiene que culturas antiguas como las de los egipcios y los mayas fueron visitadas por civilizadores caucásicos que fueron ignorantemente adorados por los pueblos primitivos como “dioses”.

Esas ideas se han derivado de interpretaciones kabalísticas del Libro del Génesis, que cuenta la historia de los Nefilim.

Traducido como los “hijos de Dios”, ella se refiere al diablo y sus legiones que fueron expulsados del Cielo, los así llamados Ángeles Caídos, que descendieron a la Tierra y se cruzaron con los descendientes femeninos de Caín, a quienes ellos enseñaron la magia.

Así ellos supuestamente crearon una raza superior, los arios, que han estado preservando la “Sabiduría Antigua” desde entonces.

La veneración del antiguo Egipto se derivó de tradiciones rosacruces de la masonería del Rito Escocés y del Rito Egipcio, que afirmaban seguir una tradición gnóstica cristiana heredada de los Antiguos Misterios de Egipto, fundados en la adoración de los dioses que mueren Osiris y Sirius.

Por cuanto la Gran Pirámide de Giza es un símbolo tan esencial de la tradición de ellos, considerada como un emblema de la filosofía Hermética, y colocada en el reverso del billete estadounidense de un dólar, los masones afirman que la verdad es que las pirámides fueron construidas antes del gran Diluvio.

En otras palabras, por atlantes…

Según Ignatius Donnelly, la pirámide toma su modelo a partir de un tipo de arquitectura pre-diluviana, ejemplos de la cual se encuentran en muchas partes del mundo.

Como lo ha relatado el historiador masónico y teosófico Manly P. Hall en The Secret Teachings of All Ages, era en alguna parte en las cámaras escondidas de esas pirámides y de la Esfinge que ocurrían las antiguas iniciaciones, y que, con el cumplimiento de los tiempos, esos secretos serían otra vez revelados, y,

“¡el Dios Muerto volverá otra vez a la vida!”. [2]

Durante el siglo XVIII, las especulaciones asociaron la historia maya con las historias bíblicas del Arca de Noé, la Torre de Babel y las Diez Tribus Perdidas de Israel.

Esas especulaciones incluían legendarios héroes culturales como Votan y Quetzalcóatl.

A principios del siglo XIX, Alexander von Humboldt y Lord Kingsborough contribuyeron posteriormente a tal especulación, y fueron a su vez citados por Godfrey Higgins, cuya obra Anacalypsis (1833) contribuyó a la aparición de la Filosofía Perenne y afirma que todas las religiones tuvieron un origen común en una antigua Edad de Oro.

Higgins propuso la existencia de una orden religiosa secreta, que él llamó Pandeísmo, para la adoración de un panteón de dioses, que él pretendió que había existido desde tiempos antiguos, que en un tiempo habían constituido un gran Imperio mundial, y sostuvo que las instituciones del cristianismo fueron tomadas prestadas de la secta judía herética de los Esenios, a quienes se cree responsables de los Rollos del Mar Muerto.

Sin embargo, Higgins advirtió acerca de la naturaleza críptica de la mayor parte de su libro:

“Creo que es correcto advertir a mis lectores que hay muchos pasajes en el libro que son de aquella naturaleza, que serán perfectamente entendidos por mis amigos masónicos, pero que mis compromisos me impiden explicar al mundo en general”.

A finales del siglo XIX, Charles Étienne Brasseur de Bourbourg llegó a estar convencido de que la antigua cultura maya podía ser remontada al continente perdido de la Atlántida.

El trabajo de Brasseur influyó en la pseudo-Historia de,

  • Désiré Charnay

  • Augustus Le Plongeon

  • Ignatius L. Donnelly

  • James Churchward

Le Plongeon y Donnelly por su parte influyeron en H.P. Blavatsky y Rudolf Steiner, que introdujeron ideas falsas sobre los mayas antiguos en tempranos círculos de la Nueva Era.

Foster Bailey, el marido de la principal sucesora de Blavatsky, Alice Bailey, escribió que la masonería era un remanente de la “religión primitiva” que había sido común una vez en el mundo entero, citando las pirámides de Egipto y Sudamérica como “testigos” de esa antigua religión mundial. [3]

Esas ideas llegaron a ser parte de un sistema de creencias fomentado por el famoso psíquico y masón Edgar Cayce, que proporcionó la noción de un antigua “Sala de Archivos” atlante, que llegó a ser la base de la fascinación por Egipto por parte de los investigadores de los Antiguos Alienígenas.

Según Cayce los refugiados atlantes llegaron a Egipto después del hundimiento de su continente en 10.700 a.C., llevando con ellos los registros de su civilización, que fueron sepultados bajo las pirámides de Giza y la Esfinge.

Cuando ellos sean descubiertos, la civilización humana será transformada. Como explicó Cayce:

“Con los cambios que se producirán, el verdadero norteamericanismo, el pensamiento universal que está expresado y manifestado en la hermandad del hombre, así como en la orden masónica, será la eventual regla en el arreglo de los asuntos del mundo”. [4]

La fuente de esas predicciones no eran sólo las visiones de Edgar Cayce sino las tradiciones de la organización Rosacruz estadounidense, la AMORC (Ancient and Mystical Order Rosæ Crucis).

Su fundador, Spencer Lewis, que fue un socio de Aleister Crowley, el padrino del Satanismo del siglo XX, afirmó tener conocimiento interior sobre Giza, derivado de los “Archivos Rosacruces” que formaban una parte principal de las creencias de la AMORC.


La Externalización de la Jerarquía

Blavatsky afirmó haber estado en contacto con una jerarquía de “Maestros Ascendidos”, conocidos como la Gran Hermandad Blanca de Mahatmas, que residían en Shambhala en el Tíbet, a los que ella identificó con los Hijos de Dios.

Según la tradición teosófica, el líder de aquéllos es Sanat Kumara, quien era el “Rey del Mundo”.

Para Blavatsky, Sanat Kumara pertenecía a un grupo de seres, los “Señores de la Llama”, a quienes la tradición cristiana ha “malinterpretado” como Lucifer y los Ángeles Caídos.

En The Lost Lemuria (1904) el discípulo de Blavatsky, William Scott-Elliot, afirmó que seres que evolucionaron en Venus vinieron a la Tierra y enseñaron a los habitantes de Lemuria las artes de la civilización.

La antigua civilización marciana fue promovida entonces por el astrónomo Percival Lowell y por los escritos de ciencia-ficción de H.G. Wells y Edgar Rice Burroughs.

El término “forteano” es usado para caracterizar a los fenómenos referidos por Charles Fort (1874-1932), quien teorizó que las antiguas historias de demonios podrían estar relacionadas con visitantes de otros mundos, que pueden haberse comunicado con el nuestro en el pasado distante, haber dejado detrás tecnología avanzada, o intentado colonizar la Tierra.

Según lo explica Bailey, cuyos pronósticos sirven como la plantilla para muchos de los líderes de las Naciones Unidas, los “maestros ascendidos” trabajan para supervisar la transición hacia el Nuevo Orden Mundial y una única religión mundial, fundada en la Francmasonería, cuando se dé paso a una “La Exteriorización De La Jerarquía” en un tiempo en que cada uno se enterará de su presencia en la Tierra.

Según Djwhal Khul, el “maestro” canalizado por Bailey, la masonería es muy antigua y es una versión terrenal de una escuela iniciática que existe en Sirio. [5]

Igualmente, según el popular escritor Robert Anton Wilson, uno de sus contactos en las sociedades secretas de Estados Unidos y Europa le dijo que el secreto del grado 33, el rango más ‘alto’ en la masoneríaestadounidense, consistía en que la orden estaba en contacto con seres de Sirio. [6]

MK-Ultra

La historia moderna de la convergencia de ocultismo, Inteligencia militar y contacto extraterrestre comienza en el Instituto Esalen en Big Sur, California, lo cual, según Wouter Hanegraaff en New Age Religion and Western Culture – Esotericism in the Mirror of Secular Thought, después de los hippies, había sido la segunda mayor influencia de la contracultura de los años ’60 y del ascenso del movimiento New Age. [7]

Según los autores de The Stargate Conspiracy, Lynn Picknett y Clive Prince, Esalen, mediante un proyecto financiado por el gobierno, llegó a estar asociado con la canalización de mensajes de un grupo de “extraterrestres” que se llaman a sí mismos “El Consejo de los Nueve”.

Como los autores indican, hay numerosas asociaciones ocultas con el número nueve, en particular con el enigmático Eneagrama del agente ruso y ‘charlatán’ místico George Gurdjieff, cuyas ideas estaban bajo la influencia de la Teosofía, y cuya enseñanza influyó fuertemente no sólo en Esalen sino además en el infame programa MK-Ultra de la CIA.

La extraña historia de Los Nueve comenzó en un laboratorio de investigación privado en Maine llamado la Fundación Mesa Redonda, que también estaba relacionada con MK-Ultra.

Fue establecido en 1943 para investigar lo paranormal y dirigido por un doctor médico llamado Andrija Puharich,

“el padre del movimiento estadounidense de la Nueva Era”.

Puharich también más tarde admitió que sus experimentos con la Fundación Mesa Redonda fueron originalmente inspirados tras leer las obras de Alice Bailey.

Como lo ejemplifican los Misterios Antiguos, su objetivo último era conseguir la comunión con espíritus para adquirir revelaciones del conocimiento oculto.

De manera típica, esos misterios empleaban productos tóxicos o drogas para inducir tales estados de trance, un método que era conocido por la moderna institución psicológica y la industria de Inteligencia, quienes procuraban hacer uso de aquéllos para sus propios malvados proyectos.

Esas ideas fueron inspiradas por Blavatsky, quien afirmó que el chamanismo de Asia Central, que ella creía que había sobrevivido mejor en las tradiciones del budismo tibetano, representaba la más pura tradición antigua de la magia.

Esas ideas fueron desarrolladas por Gurdjieff, quien supuso la existencia de una hermandad pseudo-sufí en Asia Central, conocida como Sarmoung.

Gurdjieff creía que las prácticas ascéticas de monjes, faquires y yoghis tenían como resultado la producción de sustancias psicológicas que producían sus experiencias religiosas o místicas.

En vez de las tortuosas prácticas de esos místicos, Gurdjieff propuso que el hombre que conoce el Cuarto Camino,

“simplemente prepara y traga una pequeña píldora que contiene todas las sustancias que él quiere. Y de esta manera, sin pérdida de tiempo, él obtiene el resultado requerido”. [8]

Ésa era que la idea que inspiró a Timothy Leary y a Aldous Huxley, una figura clave en Esalen, para convertirse en dedicados evangelistas del programa de LSD de la CIA.

En Esalen, bajo la influencia del proyecto MK-Ultra de la CIA e inspirado por las enseñanzas de Gurdjieff, el chamanismo llegó a ser visto como la fuente de la “filosofía perenne”, donde los seres del mundo espiritual contactados mediante el uso de enteógenos también llegaron a ser considerados como extraterrestres.

Esa noción fue popularizada por el investigador influido por el ocultismo Mircea Eliade, quien llamó mucha atención hacia el asunto al escribir Shamanism – Archaic Techniques of Ecstasy. Eliade sostuvo que la palabra “chamán” no debería aplicarse a cualquier mago o hechicero sino específicamente a los practicantes de la antigua religión de los turcos y los mongoles de Asia Central, debido a su supuesta conexión conShambhala.

Puharich consiguió reconocimiento internacional como el autor de The Sacred Mushroom: Key to the Door of Eternity and Beyond Telepathy, viendo a algunos hongos como plantas que podían separar del cuerpo físico a la conciencia.

Puharich había sido introducido en el potencial visionario de los hongos mágicos por medio de Gordon Wasson, quien provocó un amplio interés por las drogas alucinógenas cuando él escribió un artículo en 1957 publicado en la revista Life titulado “Seeking the Magic Mushroom”.

Wasson, que era un vicepresidente de JP Morgan y que había sido un presidente en el Council of Foreign Relations, tenía lazos cercanos con el jefe de la CIA Allen Dulles. Wasson y Henry Luce, un miembro deSkull and Bones que fundó la revista Life, eran también miembros de mucho tiempo del Century Club, un frente de la CIA, junto con John Foster Dulles, Walter Lippmann y George Kennan. [9]

Wasson tuvo que ver con al menos seis personas sospechosas de estar implicadas en el asesinato de John F. Kennedy, incluyendo a Henry Luce y C.D. Jackson, y fue un experto en guerra psicológica en la CIA, siendo también clave en el establecimiento de las reuniones Bilderberg.

El nombre de Wasson fue encontrado en la libreta de direcciones que fue recuperada del maletín de George de Mohrenschildt después de su muerte. La libreta de direcciones también contenía una entrada para “Bush, George H. W. (Poppy [Amapola])”.

Wasson era también un buen amigo del poeta inglés Robert Graves, autor de La Diosa Blanca, un libro clave para los modernos Paganos y Wicanos.

Graves era también un amigo cercano de Idries Shah, quien sirvió como secretario personal de Gerald Gardner, el fundador de la Wicca, cuyos rituales él formuló junto con Aleister Crowley.

Shah era un socio cercano del principal discípulo de George Gurdjieff y antiguo jefe de la Inteligencia británica en Estambul, John B. Bennett. Al fundar la editorial Octagon Press, nombrada así por el Eneagrama de Gurdjieff [?], Shah popularizó su versión luciferina del sufismo islámico como el origen de la masonería.

Wasson es considerado el fundador de la Etno-micología, el estudio de las setas psicoactivas usadas para objetivos “espirituales”, inspirando a investigadores posteriores como Terence McKenna y John Allegro.

En 1967 Wasson publicó Soma – Divine Mushroom of Immortality, que proponía que el antiguo producto tóxico védico llamado Soma era la seta mágica.

Wasson hablaría más tarde de los Misterios eleusinos en The Road to Eleusis: Unveiling the Secret of the Mysteries, co-escrito con el científico del LSD Albert Hofmann, que planteó la hipótesis de que la poción especial “kykeon”, usada en la ceremonia, contenía sustancias psicoactivas del hongo Ergot, a partir del cual fue desarrollado el LSD.

Robert Anton Wilson, uno de los profesores de Instituto Esalen, comentó acerca de Puharich en su famoso Cosmic Trigger I – The Final Secret of the Illuminati, para el cual Timothy Leary escribió el prefacio, libro que trata con las experiencias de Wilson cuando él se comunicó “telepáticamente” con extraterrestres del sistema de estrellas de Sirio.

Según Wilson:

“La evidencia acumulativa en libros tales como,

  • “El Hongo Sagrado” del doctor Andrija Puharich

  • “El Hongo Sagrado y la Cruz” – The Sacred Mushroom and The Cross, de John Allegro

  • “Soma – El Divino Hongo de la Inmortalidad” de R. Gordon Wasson

  • la cuarta edición revisada de “La Diosa Blanca” de Robert Graves

  • “La Carne de los Dioses” del profesor Peter Furst

  • “El Culto del Peyote y la Danza de los Espíritus – Orígenes de la Religión” del doctor Weston LaBarre

  • “La Secta de las Brujas en Europa Occidental” de Margaret Murray, etc.,

…deja pocas dudas de que los comienzos de la religión (conciencia de, o al menos creencia en, Inteligencias Superiores) están íntimamente unidos con el hecho de que los chamanes – en Europa, en Asia, en las Américas, en África – han estado aplicando a sus sistemas nerviosos drogas meta-programadoras desde al menos 30.000 a.C.”. [10]

Como sugiere el investigador de OVNIs Philip Coppens, fue probablemente gracias a su familiaridad con Carl Jung y su teoría de los “arquetipos”, como un eufemismo para espíritus incorpóreos, que Dulles habría sido llevado, como jefe de la CIA, a patrocinar experimentos como los de Puharich. [11]

El Consejo de los Nueve

Puharich estuvo asociado con George Williamson Hunt, entre los contactados de mediados de los años ’50 conocidos como,

“los cuatro sujetos llamados George”.

Hunt había trabajado con William Dudley Pelley, fundador de los neo-nacionalsocialistas Silver Shirts, el cual popularizó la idea de experiencias cercanas a la muerte, y que publicó un trabajo principal sobre extraterrestres llamado Star Guests.

Pelley, como Hunt, también estuvo asociado con el popular contactado George Adamsky, con quien él estuvo implicado en la teosófica “religión de los OVNIs”, la secta “Yo Soy”.

Adamski tenía un interés por la Teosofía que se remontaba a mediados de los años ’30, cuando él fundó lo que fue llamada la Royal Order of Tibet.

En 1952 y 1953, Williamson y sus socios supuestamente establecieron contactos radiotelegráficos con extraterrestres, en los cuales ellos recibieron mensajes en alfabeto Morse desde “el planeta Hatonn en Andrómeda”, el supuesto sitio del “Templo de los Archivos”. [12]

En 1952 Puharich había llevado a su laboratorio a un místico de la India llamado el doctor D.G. Vinod, que comenzó a canalizar a Los Nueve, o “los Nueve Principios”, y que también a menudo recomendaría los libros de Blavatsky y Alice Bailey.

A posteriores sesiones de espiritismo en 1953 asistieron otros miembros de la Fundación Mesa Redonda de Puharich, incluyendo a,

  • Henry y Georgia Jackson

  • Alice Bouverie

  • Marcella DuPont

  • Carl Betz

  • Vonnie Beck

  • Arthur M. Young y su esposa Ruth

Arthur M. Young, el diseñador del primer helicóptero de la compañía Bell, era también un influyente filósofo influido por el ocultismo.

Young se casó con la artista Ruth Forbes de la familia Forbes de Boston, una bisnieta de Ralph Waldo Emerson. Ruth era también una cercana amiga personal de Mary Bancroft, devota alumna de Carl Jung y amante de Allen Dulles y más tarde de Henry Luce.

El primer marido de Ruth Forbes Paine, George Lyman Paine Jr. era un socio del trotskista James Burnham, un amigo de E. Howard Hunt, uno de los “fontaneros” en el caso Watergate, y fue también sospechoso de haber participado en el asesinato de John Kennedy.

Ruth y Paine fueron también los padres de Michael Paine, que se casó con Ruth Hyde, y que juntos se hicieron conocidos después del asesinato de Kennedy debido a su relación con Lee Harvey Oswald. Michael y Ruth Paine conocieron a Oswald y su esposa Marina en una fiesta el 22 de Febrero de 1963 donde ellos habían sido invitados por George de Mohrenschildt.

Fue Ruth Paine quien ayudó a Lee a conseguir su trabajo en el Almacén de Libros de la Escuela de Texas, mientras su esposa Marina y su hijo siguieron viviendo con ella en Irving, Texas.

Cuando el asesinato ocurrió, fueron los Paine quienes condujeron a la policía a donde Oswald escondía su rifle, y proporcionaron muchas pruebas, como algunas de las famosas fotos de Oswald posando con su rifle, etcétera.

Puharich llegó a ser mejor conocido como la persona que trajo al israelí Uri Geller, y estuvo también a veces empleado por el Mossad, el servicio secreto israelí.

El estudio que hizo Puharich de Geller fue apoyado por el Stanford Research Institute (SRI), establecido en Menlo Park, California, y financiado directamente por agencias de Inteligencia estadounidenses, particularmente la CIA.

Fue el SRI el que inició lo que llegó a ser conocido como el Proyecto Stargate, establecido por el Gobierno federal estadounidense para investigar las afirmaciones de fenómenos psíquicos, en particular la “visión a distancia”.

Al principio Geller comenzó a canalizar a “Spectra”, una entidad que afirmaba ser una súper-computadora consciente a bordo de una nave espacial.

Cuando Puharich le sugirió a él que podría haber una conexión con los Nueve Principios, por medio de Geller, Los Nueve afirmaron haber estado detrás de los avistamientos de OVNIs que comenzaron con Kenneth Arnold en 1947, y alertaron a Puharich para la misión de su vida, que era usar los talentos de Geller para alertar al mundo de un inminente aterrizaje masivo de naves espaciales que traerían a los representantes de Los Nueve.

Sin embargo, Geller finalmente volvió la espalda a Los Nueve, diciendo:

“Me parece que alguien está jugando con nosotros. Quizá ellos son una civilización de payasos”. [13]

Cuando Puharich tuvo que encontrar a otros canalizadores, él se unió con Sir John Whitmore y la psíquica y sanadora Phyllis Schlemmer, que también supuestamente había hecho trabajos para la Inteligencia israelí.

Schlemmer se convirtió en la portavoz de Los Nueve.

Ella, Puharich y Whitmore entonces establecieron el Lab Nine (Laboratorio Nueve) en los terrenos de Puharich en Ossining, Nueva York. Entre los discípulos de Los Nueve se incluían multimillonarios hombres de negocios, miembros de familia Bronfman de Canadá, miembros de la nobleza europea, científicos del SRI, Gene Roddenberry el creador de Star Trek, y el influyente gurú de la contracultura Ira Einhorn, que se refería al grupo de científicos del cual él y Puharich eran parte como su “mafia psíquica”. [14]

Un miembro clave del Laboratorio Nueve era James Hurtak, que fue designado por Los Nueve como segundo al mando después de Puharich.

Siendo un ex-profesor, los antecedentes académicos de Hurtak incluían un doctorado de la Universidad de California y un segundo doctorado de la Universidad de Minnesota.

Hurtak afirmó pertenecer a un grupo llamado los Hijos de la Luz de la Orden de Melquisedec,

“diseñado para cambiar los destinos del mundo por medios ocultos”, y que él y Puharich, junto con otros con acceso a “información confidencial y secreta”, estaban trabajando para hacer consciente al público de que la gente de la Tierra iba pronto a ser contactada por “seres altamente evolucionados”. [15]

Hurtak era el director del Instituto para las Ciencias Noéticas [de la mente] (IONS), donde Willis Harman era el presidente.

Harman, un antiguo asesor de la Casa Blanca, también había estado involucrado junto con Puharich en experimentos con Geller. En 1974 él lideró un estudio conducido por el SRI acerca de cómo transformar a Estados Unidos en el Estupendo Nuevo Mundo (Brave New World) de Aldous Huxley, titulado “Imágenes Cambiantes del Hombre”.

El informe fue preparado por un equipo que incluía a la antropóloga Margaret Mead, el psicólogo B.F. Skinner, Ervin Laszlo de Naciones Unidas y Sir Geoffrey Vickers de la Inteligencia británica.

El objetivo declarado del estudio era cambiar la imagen de la Humanidad desde la del progreso industrial a una de “espiritualismo”. El informe acentuaba la importancia de Estados Unidos en la promoción de los ideales masónicos, creando efectivamente el Estado masónico ideal. [16]

En 1976 Harman escribió una “Guía Incompleta para el Futuro – An Incomplete Guide to the Future” en la cual él abogaba por una sociedad basada en los ideales de la masonería.

Harman cree que el símbolo de la pirámide con su punta flotante en el Gran Sello de EE.UU.,

“indica que la nación prosperará sólo cuando sus líderes sean guiados por la intuición supra-consciente”, y él define eso como “percepción divina”.

(Ibid.)

Esto recuerda las palabras del ex-vicepresidente Henry Wallace, quien fue responsable de la adopción del Gran Sello, el cual escribió:

“Se requerirá un reconocimiento más definido del Gran Arquitecto del Universo antes de que la punta de piedra encaje finalmente en su lugar y esta nación con toda la fuerza de su poder esté en condiciones de asumir el liderazgo entre las naciones al inaugurar ‘el nuevo orden de las Eras’ [Novus Ordo Seclorum]”.

(Ibid., p. 320)

La discípula de Willis Harman, Marilyn Ferguson, en La Conspiración de Acuario (1980), quien describe la contracultura como la realización de La Conspiración Abierta de H.G. Wells, intentó popularizar esos ideales pintando la tendencia a fomentar las doctrinas New Age como un desarrollo espontáneo y positivo.

Consciente del grado de su influencia, Margaret Mead famosamente dijo:

“Nunca dude de que un pequeño grupo de ciudadanos reflexivos y comprometidos pueda cambiar el mundo; en efecto, eso es lo único que siempre ha ocurrido”.

Harman había sido el presidente del Instituto para las Ciencias Noéticas (IONS) en sus primeros experimentos acerca de la visión remota.

Fundado en 1973, el IONS afirma que,

“conduce, patrocina y colabora en la investigación avanzada acerca de los potenciales y los poderes de la conciencia, explorando fenómenos que no necesariamente calzan en los modelos científicos convencionales, a la vez que mantiene un compromiso con el rigor científico”.


La Nueva Egiptología

El Consejo de los Nueve admitió ser los Elohim del Antiguo Testamento, y afirmó haber visitado la Tierra desde la estrella de Sirio.

Su portavoz era una entidad llamada “Tom” que se reveló finalmente que era Atón, el dios-creador de la antigua religión egipcia, y con los otros nueve componían la Gran Enéada de Heliópolis.

Los Nueve también describieron su “El Libro del Conocimiento” que ellos habían escondido en Egipto hace 6.000 años, durante una previa visita a la Tierra.

Basado en ideas milenaristas, en las leyendas egipcias de la masonería y en las comunicaciones de los Nueve, el SRI emprendió varios proyectos para investigar la Esfinge y las pirámides de Giza, que darían forma a la evolución del fenómeno OVNI en el mito de los Antiguos Alienígenas.

El SRI colaboró en diversos proyectos de investigación de las pirámides de Giza con la Association for Research and Enlightenment (ARE), fundada por Edgar Cayce en 1931 para promover su trabajo.

En los años ’70, la ARE recibió un repentino flujo de financiamiento de parte de importantes donantes, y es ahora una poderosa organización que ha apoyado el trabajo arqueológico en Egipto y otras partes para tratar de encontrar pruebas de la perdida civilización atlante y la Sala de los Archivos predicha por Cayce. [17]

El más importante de aquéllos fue un estudio encabezado por D. Joseph M. Schoch, para determinar la posibilidad de erosión por agua en la Esfinge.

También conduciendo un trabajo en Giza a finales de los años ’70 coincidente con los proyectos del SRI estaba James Hurtak.

En 1977 y 1978, yendo detrás de una tradición encontrada en el saber masónico, Hurtak y varios colegas emprendieron una expedición privada a Giza, donde midieron los ángulos de los ejes de las cámaras del Rey y la Reina para probar la hipótesis de que ellos estaban alineados con ciertas estrellas y constelaciones, a saber, Orión y Draco, y la estrella Sirio.

Uno de los libros más influyentes escritos acerca de los pretendidos “misterios” de Egipto, es la obra de 1976 El Misterio de Sirio, de Robert K.G. Temple, que presenta la hipótesis de que el pueblo Dogón de Malien África Occidental conserva una tradición de contacto con seres extraterrestres inteligentes del sistema de la estrella Sirio.

La atención de Temple fue primero atraída hacia los Dogones por Arthur M. Young, mediante un libro en francés llamado Le Renard Pale, que él por su parte recibió de Harry Smith. Conocido como un cineasta surrealista, Smith era un miembro de la Ordo Templi Orientis de Aleister Crowley, de quien él afirmó que era “probablemente” su padre biológico. [18]

Conocido por experimentar fuertemente con drogas alucinógenas, Smith se convirtió en un héroe de la generación Beat de los años ’50 y de los hippies de los años ’60, y en los últimos años de su vida fue financiado por la banda rock Grateful Dead.

Él produjo la Antología de Música Folk Estadounidense, que se convirtió en una importante influencia para artistas tales como Bob Dylan, y recibió un premio Grammy en 1991 por su contribución a la industria de la música.

El libro El Misterio de Sirio de Robert Temple llamó la atención de la CIA, el MI-5 y los masones.

A Temple se le acercó Charles E. Webber, masón de grado 33 del Rito Escocés y un viejo amigo de su familia, un masón cuya propia familia había estado durante generaciones en los rangos superiores, quien le pidió que se afiliara a los masones, a fin de ser capaz de hablar del libro sin divulgar los secretos de la orden.

Webber le dijo a Temple:

“Estamos muy interesados en su libro El Misterio de Sirio.

Comprendemos que usted ha escrito este libro sin ningún conocimiento de las tradiciones de la masonería, y usted puede no haber estado consciente de eso, pero usted ha hecho algunos descubrimientos que están relacionados con las tradiciones más centrales a un alto nivel, incluidas algunas cosas que ninguno de nosotros alguna vez supo”. [19]

El “misterio” que es central para el libro es cómo los Dogones supuestamente adquirieron el conocimiento de Sirio B, la invisible estrella compañera de Sirio A.

Sin embargo, se han planteado algunas dudas acerca de la fiabilidad de aquello, y se han propuesto explicaciones alternativas, y las afirmaciones sobre el conocimiento astronómico de los Dogones han sido cuestionadas. [20]

¿Encubrimiento del Gobierno?

James Hurtak finalmente se estableció a sí mismo como un gurú de la New Age, viajando por el mundo dando talleres sobre su libro de canalizadas revelaciones de Los Nueve, Las Llaves de Enoc.

Hurtak también estuvo asociado con la Fundación Potencial Humano, fundada en 1989 por el senador Claiborne Pell, que también era un miembro del IONS.

También un miembro del CFR, Pell era una figura muy poderosa en Washington, habiendo servido como presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado entre 1987 y 1994.

Pell fue también un miembro principal del Club de Roma así como amigo de Aurelio Peccei.

Pell era también un amigo cercano de Clark Clifford, que estuvo implicado en el escándalo del banco BCCI. Pell fue consejero del ex-vicepresidente Al Gore, con quien él comparte un ávido interés por lo paranormal, con ambos apoyando la investigación financiada por el gobierno en ese tema.

El IONS (Institute of Noetic Sciences) fue establecido por Edgar Mitchell, el sexto astronauta en caminar sobre la Luna, quien afirmó haber pasado por una experiencia de conciencia cósmica en su vuelo de vuelta a la Tierra.

Mitchell informó al entonces director de la CIA George Bush sobre las actividades y los resultados del IONS. [21]

Edgar Mitchell se ha convertido en una de las principales autoridades acerca del supuesto “encubrimiento” por parte del gobierno del contacto extraterrestre. Mitchell ha expresado públicamente sus opiniones de que él está,

“en un 90% seguro de que muchos de los miles de objetos voladores no identificados, u OVNIs, registrados desde los años ’40, pertenecen a visitantes de otros planetas”, [22] y de que los OVNIs han sido “sujeto de la desinformación a fin de desviar la atención y para crear la confusión de modo que la verdad no salga”. [23]

Él ofreció su opinión de que la evidencia para tal contacto “alienígena” era “muy fuerte” y que era “clasificada” por los gobiernos, los que estaban encubriendo dichas visitas en sitios como Roswell, Nuevo Mexico.

Él posteriormente afirmó que los OVNIs habían proporcionado “secretos de ingeniería sónica” que eran provechosos para el gobierno estadounidense. [24]

Un importante promotor del mito de las estructuras construídas por alienígenas en Marte primero propuesto por Hurtak, es David M. Myers, que es otro canalizador de Los Nueve, también en contacto con “Tom”.

Myers es el coautor junto con el británico David S. Percy de Two-Thirds, una historia de la galaxia y de la raza humana según los contactos de otros mundos de Myers.

Percy se publicita a sí mismo como un premiado productor de cine y televisión, miembro de la Royal Photographic Society, y es mejor conocido como un campeón del “Rostro de Marte” y de la teoría de la falsedad de la llegada a la Luna.

Él estuvo implicado en la creación de dos películas sobre el fraude de la Luna:

  • Dark Moon: Apollo and the Whistle-Blowers

  • What Happened on the Moon

El “rostro” en Marte se refiere a una extraña fotografía tomada por la sonda Viking 1 en 1976 cuando estaba en la órbita de Marte.

El otro defensor principal de los “monumentos” de Marte y su supuesta conexión con el Egipto antiguo es el doctor Richard Hoagland, que se publicita como un antiguo asesor de la NASA y consejero de CBS News, quien ha promovido esa idea desde 1973.

En 1971 fue Hoagland quien apareció con la idea que él transmitió a Carl Sagan de equipar al Pioneer 100, la primera sonda espacial en salir del Sistema Solar, con una placa que llevara información simbólica sobre la civilización humana, y un diagrama que indicara a la Tierra como el tercer planeta desde el Sol.

Él contribuyó también decisivamente a la campaña para bautizar al primer transbordador espacial como “Enterprise”, inspirado por su amigo Gene Roddenbery, el creador de Star Trek.

En 1983 Hoagland estaba trabajando para el SRI (Stanford Research Institute) en un proyecto acerca de los anillos de Saturno, y mientras estudiaba las fotos del archivo de la sonda Viking, encontró lo que él creyó que era un complejo de pirámides cerca de la “cara” en Marte, en la región de Cydonia.

Cuando Hoagland decidió establecer un proyecto para estudiar esos aspectos más adelante, él se acercó al Instituto para el Estudio de la Conciencia, fundado por Arthur M. Young, quien le presentó a Lambert Dolphin Jr., el cual había encabezado la expedición del SRI a Giza en los años ’70.

Hoagland y Dolphin entonces formaron la Misión Independiente a Marte, con la financiación del SRI. Los directores estadounidense y europeo de operaciones para la Misión a Marte de Hoagland eran, respectivamente, David Myers y David Percy.

Según Uri Geller, el Rostro de Marte había sido descubierto mediante visión a distancia a principios de los años ’70. [25]

De hecho, la interpretación de Hoagland de los “monumentos” de Marte proviene directamente de Los Nueve. Los escritos de Hoagland afirman que “el Rostro sobre Marte” es parte de una ciudad construída en la Planicie de Cydonia, la que consiste en pirámides muy grandes y montículos arreglados según un modelo geométrico, que debe estar tratando de “decirnos algo”.

Según Hoagland:

“Porque ahora es claro… que, de ser apropiadamente investigadas y aplicadas a muchos actuales problemas globales, las potenciales “tecnologías radicales” que podrían ser desarrolladas a partir del “Mensaje de Cydonia”, podrían ayudar considerablemente al mundo en una transición dramática hacia un verdadero “nuevo orden mundial”… si es que no hacia un literal Nuevo Mundo”. [26]

Hoagland describió sus teorías en The Monuments of Mars – A City on the Edge of Forever, y co-escribió el libro Dark Mission – The Secret History of NASA, un éxito de ventas del New York Times.

Hoagland afirma que civilizaciones avanzadas existen o alguna vez existieron en la Luna, Marte, y en algunas lunas de Júpiter y Saturno, y que la NASA y el gobierno de Estados Unidos han confabulado para mantener secretos esos hechos, como está explicado en el “Informe Brookings”.

Entre otras afirmaciones de Hoagland están que el gobierno estadounidense ha encubierto la presencia de extraterrestres, que la Agencia Espacial asesinó a los astronautas del Apolo 1, que las misiones de la NASA a Marte son “un bien documentado interés de la familia Bush”, [27] y que hay un programa espacial clandestino que usa tecnología anti-gravedad obtenida por ingeniería inversa de artefactos lunares y comunicada por sociedades secretas.

Él sigue diciendo que la NASA está suprimiendo el conocimiento de una antigua civilización en la Luna, y que la avanzada tecnología de esa civilización ha sido encontrada en la superficie de la Luna. [28]


Hurtak también se desempeñó como “asesor técnico” del éxito de librerías de 1991 de Sydney Sheldon, The Doomsday Conspiracy, que alimentó tales temores, y para el cual los falsos informes del grupo MJ-Twelve sirvieron como evidencia soportante.

En el escenario de encubrimiento de La Conspiración del Día del Juicio Final, el protagonista Robert Bellamy es un hombre contratado por la NSA para localizar a los testigos del accidente de un globo sonda que las autoridades estadounidenses están preocupadas de comprometer en el secreto.

Cuando Bellamy llega a Suiza él pronto averigua que el supuesto globo sonda era realmente un OVNI y que los testigos vieron los cuerpos de dos alienígenas.

Los 12 Mágicos

Todos relacionados con las comunicaciones de Los Nueve y con la investigación del SRI y la ARE en Giza en Egipto, varios autores asociados con el mito de los Antiguos Alienígenas son caracterizados por Picknett y Prince, en su libro Stargate Conspiracy, como parte de una conspiración para,

“la manipulación de las creencias acerca de los orígenes e historia de la civilización humana, en particular de la creencia acerca de la existencia de una avanzada civilización en el pasado antiguo y su influencia sobre las más tempranas civilizaciones históricas conocidas, principalmente la de Egipto”. [29]

Expresados a través de diversas populares obras de no-ficción pseudo-científicas de un campo conocido como “Egiptología Alternativa”, los nombres más conocidos en esa conspiración son,

  • Robert Temple

  • John Anthony West

  • Robert Bauval

  • Graham Hancock,

…cuyas obras han contribuido decisivamente a despertar el interés por los “misterios” del antiguo Egipto.

En 1990 el doctor Zahi Hawass concedió una licencia a John Anthony West y a Robert Schoch, conocida como el Proyecto Schoch, respaldado por la Universidad de Boston, donde Schoch era un profesor.

En 1993 el trabajo de West y Schoch fue presentado por Charlton Heston en un especial de la cadena NBC llamado “El Misterio de la Esfinge”, que hizo que West ganara un Premio Emmy al mejor documental y noticia por ser la Mejor Investigación, y una nominación como Mejor Documental.

Entre los inversionistas en ese proyecto se incluía el doctor Joseph M. Schor, uno de los dos principales miembros de la ARE (Association for Research and Enlightenment).

La ARE había arreglado también una beca para el doctor Zahi Hawass en la Universidad de Pensilvania, donde él ganó su doctorado en Egiptología, antes de llegar a convertirse en el ministro de Estado de Egipto para Asuntos de Antigüedades.

El principal descubrimiento del proyecto era la erosión por agua en la Esfinge, pero también llevó a cabo pruebas sismográficas para descubrir la posible existencia de cámaras bajo la Esfinge.

Según Bauval y Hancock, un total de nueve cámaras fue descubierto, que ellos llamaron la Cámara del Génesis. También entusiasmado con esos descubrimientos estaba el doctor Zahi Hawass, que sugirió que ellas pueden representar la simbólica “tumba de Osiris”. [30]

También en 1993, Rudolf Gatenbrink, como bien se sabe, envió un robot equipado con una cámara para explorar los pasadizos en la pirámide de Giza. Bauval aprovechó la oportunidad para interpretar los datos de Gatenbrink para sugerir que el eje del Sur de lo que es llamada la Cámara de la Reina habría estado alineado con la estrella Sirio alrededor de 2450 a.C., lo cual por lo tanto debe haber sido la fecha de su construcción.

Sin embargo, la afirmación de Bauval no tenía nada que ver con la investigación de Gatenbrink, quien rechazó la teoría de Bauval, la cual fue mejor dicho desarrollada a partir de ideas primero propuestas por James Hurtak y derivada de la literatura masónica que se remonta al menos a finales del siglo XIX. [31]

Uno de los muchos temas que se repiten en varias de las obras de Hancock ha sido una exposición acerca de la “Teoría de la Correlación de Orión” (OCT).

Ése fue el tema de un éxito de librerías, El Misterio de Orión, de Robert Bauval, así como de un documental de la BBC de 1994, La Gran Pirámide – Puerta de Entrada a las Estrellas.

La OCT propone que la disposición y formación de las pirámides de Giza corresponden a las estrellas de la constelación de Orión.

Eso es tomado por los autores como una evidencia del avanzado conocimiento de las estrellas, lo que podría indicar los orígenes extraterrestres de sus constructores.

El libro que lanzó la carrera de Hancock como un éxito de librerías fue The Sign and the Seal (1992), donde, siguiendo pistas encontradas en la Biblia, la epopeya del Grial de Eschenbach y entre los Caballeros Templarios, él rastrea la localización del Arca de la Alianza desde su supuesta fuente en el antiguo Egipto, hasta Jerusalén, y desde allí a su lugar de descanso final en Etiopía.

En Huellas de los Dioses (1995), sin declararlo tan explícitamente, Hancock intenta demostrar los relatos históricos de la Teosofía, intentando demostrar que un cataclismo universal sí ocurrió, probablemente el hundimiento de la Atlántida, y que numerosas culturas del mundo antiguo relatan la aparición de “dioses Blancos” que les enseñaron las artes de la civilización, prueba de lo cual son los diversos monumentos enigmáticos alrededor del mundo.

Popularizadas por las obras de Erich von Däniken y Zecharia Sitchin, esas teorías caen en una categoría de pseudo-Historia conocida como mayanismo, derivada originalmente de la masonería y la teosofía.

La teoría de los “Dioses Blancos” es popular entre supremacistas Blancos, grupos de Christian Identity, teóricos de los astronautas antiguos y escritores pseudo-arqueológicos y de la Atlántida.

Los teóricos de los dioses Blancos generalmente hacen referencia a varios dioses sudamericanos identificados como de piel pálida, ojos azules y barbados.

Típicamente, los relatos de esos dioses se refieren a ellos como “civilizadores” que instruyeron a sus sociedades enseñándoles diversas destrezas.

Las nociones acerca de la influencia extraterrestre sobre los mayas pueden ser remontadas al libro Chariots of the Gods? (Recuerdos del Futuro, 1968) de Erich von Däniken, cuyas teorías sobre los “antiguos astronautas” estuvieron por su parte influidas por la obra de Peter Kolosimo (1922-1984) y especialmente la de Jacques Bergier y Louis Pauwels, los autores de Le Matin des Magiciens (El Retorno de los Brujos, 1960).

Estos últimos escritores fueron inspirados por las publicaciones de Charles Fort (1874-1932) y por la literatura de fantasía teosóficamente inspirada de H.P. Lovecraft. [32]

Sin embargo, entre las influencias que contribuyeron también se incluían nociones de continentes y civilizaciones perdidos, especialmente como fueron popularizadas por Julio Verne, y el preeminente rosacruz del siglo XIX Edward Bulwer-Lytton.


Las nociones acerca de la influencia extraterrestre sobre los antiguos mayas de Sudamérica pueden ser remontadas a Recuerdos del Futuro (Erinnerungen an die Zukunft) de Von Däniken, que dio una amplia popularidad a las teorías de los antiguos astronautas.

El libro de Däniken fue un éxito de ventas inmediato en Estados Unidos, Europa e India, y libros subsecuentes, según Von Däniken, han sido traducido a 32 idiomas y juntos han vendido más de 63 millones de copias. [33]

La adaptación televisiva del libro, En Busca de los Antiguos Astronautas (In Search of Ancient Astronauts, 1973), fue presentada por Rod Serling del programa The Twilight Zone (La Dimensión Desconocida).

Para apoyar su teoría, Von Däniken hace mención del carro que vio Ezequiel y la “rueda dentro de una rueda” como referidos a una nave espacial. Él también habla del Ramayana, donde los dioses y sus avataras viajan en vehículos volantes, o “carros voladores” llamados Vimanas.

Para adquirir una comprensión de las fuentes de Von Däniken, podemos considerar que en su continuación de 1970 a Recuerdos del Futuro él escribe acerca del Libro de Dzyan, de H.P. Blavatsky, que él describe, en gran parte como lo hizo H.P. Lovecraft, como “más antiguo que la Tierra”, y afirmó que la gente elegida que simplemente toca el libro recibirá visiones de lo que aquél describe, mediante “impulsos rítmicamente transmitidos”. [34]

Von Däniken cita de ese libro con gran extensión, hablando cómo sus siete stanzas de la creación son una descripción perfecta de una visita alienígena, y señala:

“El Mahabharata, la Kábala, el Zohar y Dzyan. Idénticos en cuanto a hechos que señalan en una dirección. ¿Son ellos relatos de cosas que realmente ocurrieron?”.

(Ibid., p. 142)

Hancock ha actualizado desde entonces su propia hipótesis de los Antiguos Alienígenas casándola con la tesis de los enteógenos, sugiriendo que entidades “sobrenaturales” como alienígenas y hadas son realmente seres transdimensionales encontrados por seres humanos bajo estados alterados de conciencia, muy probablemente conseguidos ingiriendo hongos con psilocibina o ayahuasca.

Fue por medio de tales “contactos”, propone él, que las tempranas civilizaciones humanas aprendieron avanzadas habilidades tras sus encuentros con esos seres.

Esos autores comenzaron a formar expectativas en cuanto a un descubrimiento en Giza alrededor del año 2000, que se suponía que iba a anunciar la Era de Acuario.

Esas ideas formaron el fundamento del Proyecto Equinoccio de Bauval para el año 2000, anunciado en 1998, y basado alrededor de un grupo de doce autores además de él mismo, que él mencionó como los 12 Mágicos.

Ese grupo originalmente incluía a,

  • Graham Hancock

  • John Anthony West

  • Andrew Collins

  • Robert Temple

  • Michael Baigent – uno de los autores de Holy Blood, Holy Grail

  • Christopher Knights y Robert Lomas, autores de La Clave de Hiram, que contiene una hipótesis radical acerca de los orígenes de la masonería, procurando demostrar una herencia, a través de los Caballeros Templarios, de la Iglesia de Jerusalén y el Egipto faraónico

Los 12 Mágicos debían dar una serie de conferencias durante los equinoccios y solsticios a lo largo del año 1999, en localidades consideradas como los principales sitios Herméticos del mundo, como Giza, Alejandría, Stonehenge y San José, California, el cuartel central de la AMORC (Ancient and Mystical Order Rosæ Crucis).

De acuerdo a Bauval, el objetivo era realizar un ritual global que simbolizara el retorno de la tradición Hermética a Egipto. Los rituales del año debían culminar durante la víspera de Año Nuevo, cuando los 12 autores entregarían su “Mensaje al Planeta” delante de la Esfinge, lo que marcaría el “retorno de los dioses” a Egipto.

Hawass, quien también está vinculado a la AMORC, había anunciado que una ceremonia de ostensible simbolismo masónico también debía ocurrir, donde un extremo de oro iba a ser colocado en la cumbre de la Gran Pirámide, pero el acontecimiento fue finalmente cancelado debido a abrumadoras protestas.

Hawass ha recibido una amplia publicidad a nivel internacional, y fue el tema de una serie de televisión en Estados Unidos, Chasing Mummies.

Pero sus vínculos con aventuras comerciales y con el régimen de Mubarak han provocado controversia. En relación a la adjudicación de un contrato de una tienda de regalos en el Museo Egipcio y el supuesto contrabando de antigüedades, él fue sentenciado a una condena de prisión, que fue levantada más tarde.

Más recientemente, la pseudo-Historia de esos autores, así como los teóricos de los astronautas antiguos Zecharia Sitchin y Erich von Däniken, han sido popularizados en otro documental del History Channel, llamado “Antiguos Alienígenas”.

Aunque Sitchin mismo enseñaba sumerio cuneiforme, él escribió sus libros en una época en que el conocimiento de dicha lengua era limitado. Sus ideas han sido rechazadas por científicos y académicos por su defectuosa metodología y sus traducciones erróneas, así como por hacer afirmaciones astronómicas y científicas incorrectas.

Según su interpretación de la iconografía y simbología mesopotámicas, Sitchin atribuye la creación de la antigua cultura sumeria a los Anunnaki, a los que él compara con los Nefilim del Génesis, los cuales él afirma que eran una raza de extraterrestres de un planeta más allá de Neptuno llamado Nibiru.

En otras palabras, los Ángeles Caídos…

Von Däniken fue condenado por varios delitos financieros, incluido el fraude poco después de la publicación de su primer libro, pero más tarde llegó a ser un co-fundador de la Archaeology, Astronautics and SETI Research Association (AASRA), que produce la revista Tiempos Legendarios, publicada por Giorgio Tsoukalos, el productor consultor para la serie “Antiguos Alienígenas”.

Sin embargo, en Debunking Ancient Aliens, Chris White hace un trabajo excelente de hacer evidente no sólo la erudición terriblemente pobre demostrada por muchos de esos autores, sino también, en varios casos, la muy atrevida mendacidad empleada al hacer aquéllos muchas de sus afirmaciones.

Efectivamente, parecería que lo que está siendo preparado es la revelación del esperado Mesías, conocido como Maitreya, el Mahdi, Saint Germain y Cristo, el “Rey de los Judíos” de los Protocolos de Sión, el líder propuesto del Nuevo Orden Mundial, que bajará a la Tierra, como los antiguos ‘ignorantemente’ describieron, en un carro flamígero, que en la actualidad, debemos creer, será un platillo volador.

Este escenario refleja acusaciones presentadas en 1994 por el periodista de Quebec y teórico de la conspiración Serge Monast.

Monast afirma revelar un complot secreto conocido como el Proyecto Blue Beam (Rayo Azul), con la ayuda de la NASA, para intentar poner en práctica una religión New Age con el Anticristo a su cabeza y comenzar un Nuevo Orden Mundial, mediante una Segunda Venida tecnológicamente simulada.

La imagen de Dios hablando en todos los idiomas aparecerá en un gigantesco “espectáculo espacial” con proyecciones láser de múltiples imágenes holográficas de 3 dimensiones por todo el mundo.

El proyecto aparentemente se suponía que debía ser puesto en efecto en 1983, pero fue pospuesto varias veces, primero hasta 1995, 1996, y finalmente hacia el año 2000.

Referencias

  1. Brenda Denzler, The Lure of the Edge: Scientific Passions, Religious Beliefs, and the Pursuit of UFOs, Berkeley: University of California Press, 2001, pp. 164–167.

  2. Manly P. Hall, An Encyclopedic Outline of Masonic, Hermetic, Qabbalistic and Rosicrucian Symbolical Philosophy: Being an Interpretation of the Secret Teachings Concealed within the Rituals, Allegories and Mysteries of all Ages, San Francisco, 1928, p. 44.

  3. Foster Bailey, The Spirit of Masonry, Tunbridge Wells, 1957, p. 9.

  4. Robinson, Edgar Cayce’s Story of the Origin and Destiny of Man, p. 79.

  5. Alice A. Bailey, A Treatise on the Seven Rays, vol. V: The Rays and the Initiations, p. 418.

  6. James Nye, “Chromosome Damage! A Random Conversation with Robert Anton Wilson”, Fortean Times, Nº 79 (Febrero-Marzo de 1995).

  7. Wouter J. Hanegraaff, New Age Religion and Western Culture: Esotericism in the Mirror of Secular Thought, Boston, 1996, pp. 38–39.

  8. Peter Ouspensky, In Search of the Miraculous, Harcourt, 1949, p. 50.

  9. Jan Irwin, “The Secret History of Magic Mushrooms”, Gnosis Media.

  10. (New Falcon Publications, 1977) p. 147.

  11. Philip Coppens, The Stargate Conundrum: The US Government’s Secret Pursuit of the Psychic Drug, cap. 3. Carl Jung and the Archetypes, Introduction.

  12. Barkun, A Culture of Conspiracy, p. 154.

  13. Puharich, Uri: The Original and Authorized Biography of Uri Geller, Londres, 1974, pp. 14-15.

  14. Picknett & Prince, Stargate Conspiracy, p. 173.

  15. Jacques Vallée, Messengers of Deception, p. 133.

  16. Picknett & Prince, The Stargate Conspiracy, p. 319.

  17. Robert Bauval, “A Meeting with Dr. Joseph Schor in New York”, publicado en el sitio web Equinox 2000, 26 de Octubre de 1998.

  18. Mike Everleth, “The Underground Film World of Aleister Crowley”, Bad Lit (1º de Febrero de 2009).

  19. Correo electrónico de Kim Farmer de AFFS (24 de Sept. 1998); citado en Picknett & Prince, Stargate Conspiracy, p. 35.

  20. Bernard R. Ortiz de Montellano, “The Dogon Revisited”.

  21. Edgar Mitchell, The Way of the Explorer, GP Putnam’s Sons, 1996, p. 91.

  22. “Edgar Mitchell on the UFO Cover-Up”, UFO UpDates, 11 de Oct. 1998.

  23. “Edgar Mitchell, Ph.D. – UFO Researchers & People”, UFOEvidence.org.

  24. “Interview on Dateline NBC April 19, 1996”, UFO Evidence. Recuperada el 27.5.2009.

  25. Picknett & Prince, Stargate Conspiracy, p. 153

  26. Richard Hoagland, The Monuments on Mars: A City on the Edge of Forever, Berkeley, 1996, p. 373.

  27. “CSICOP Turns its Eye on Hoagland—And Gets it Blackened in The Attempt”; enterprisemission.com.

  28. “Is There Liquid Water on Europa?”, Geophysical Research Letters, vol. 6, Sept. 1979.

  29. “The Rise of the Rough Beast”, adaptado de una conferencia de Lynn Picknett y Clive Prince en el Saunière Society Symposium, Conway Hall, London. Artículo en castellano en http://editorial-streicher.blogspot.com/2014/08/picknett-y-prince-el-surgimiento-de-la.html

  30. Picknett & Prince, Stargate Conspiracy, p. 91.

  31. Robert Bauval, pubicado en Egyptnews, 13 de Agosto de 1998.

  32. Jason Colavito, “An investigation into H.P. Lovecraft and the Invention of Ancient Astronauts”, Skeptic 10.4 (2004).

  33. Kenneth Feder, Encyclopedia of Dubious Archaeology: From Atlantis to the Walam Olum, p. 267, Greenwood Publishing Group, 2010.

  34. p. 137; citado en Jason Colavito, “Von Daniken, Theosophy, and the Fraudulent Book of Dzyan”, JasonColavito.com (8 de Enero de 2012).

Acerca de Fedex Despierta

Noticias, Investigación e Información sobre Civilizaciones Antiguas, Ufologia, Mitos, Leyendas, Profecias, Conspiraciones, Fantasmas, Arqueoastronomía, Criptozoologia, Viajes en el Tiempo, Dimensiones Paralelas, Exociencia, Esoterismo, Permacultura, Ecologia, Terapias Alternativas, Nueva Era y Mucho Mas…

Publicado el 08/10/2016 en Despierta Cordoba. Añade a favoritos el enlace permanente. Comentarios desactivados en Proyecto Stargate: Antiguos Alienígenas y la CIA.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: