Fenicios en Argentina y Brasil hace 2500 Años?

FENICIOS EN AMERICA

Fue toda una sorpresa encontrar en 1970 un artículo relativo a la posibilidad de que los fenicios y hasta los hebreos de la tribu de Zabulon pudieran haber visitado y hasta vivido en América, mas precisamente en la región noroeste de nuestro país, según explica el profesor Bernardo Graiver, filólogo y especialista en lenguas orientales, en un artículo que por desgracia solo conservo la segunda parte.

Graiver cuenta que había encontrado en un museo de Santiago del Estero, no tengo la seguridad del lugar exacto, unos “torteros”, pequeñas pesas de piedra circular con una perforación en el centro que servían para pasar el hilado de los telares, elementos que se encuentran en yacimientos arqueológicos y que tienen inscripciones circulares que la arqueología oficial cataloga como dibujos de adorno; para nuestro filólogo estas piedras son “quilcos” y lee en ellas frases escritas en arameo antiguo de hace 3000 años como mínimo.

Llama la atención que en algunas publicaciones aparece como Graiver y en otras como Graiberg, pero según mis averiguaciones se trataría de la misma persona y la diferencia radica en una confusión del articulista.

Graiver era profesor de lenguas orientales en una universidad en Bs.As. y se había tomado el trabajo de copiar varios “quilcos” en afiches, sin decir su procedencia, y proponerle a sus alumnos que los tradujeran, todos coincidieron de que trataba del arameo y que era posible traducir casi el 90% ya que había ciertos signos que desconocían; grande fue la sorpresa cuando se enteraron de la procedencia y se les enseñó fotografías de los mismos. Por supuesto, Graiver tiene prohibida la entrada a los museos del noroeste y es un pecado hablar de los dibujos que él encontró de navíos fenicios y de animales de Africa.

En otro artículo aparecen los siguientes datos sobre el profesor Graiver: Un poeta y dramaturgo ruso llamado Bernardo Graiver, fue uno de los tantos inmigrantes que se afincó en Argentina en la primera mitad de este siglo. Con el tiempo se interesó tanto en la historia y tradiciones de los pueblos nativos de América que devino en arqueólogo aficionado. Publicó un libro llamado “Argentina Biblónica” (proveniente de Biblos, Fenicia) basándose en una serie de objetos hallados en el norte de nuestro país y en sus investigaciones personales, y llegó a plantear la inquietante idea de que una de las míticas tribus perdidas de Israel haya llegado a las costas de Sudamérica.

Graiver se basa en una serie de piezas arqueológicas que están a disposición de aquel que desee estudiarlas con mayor detenimiento.
Todo comenzó cuando visitó el Museo Arqueológico de Santiago del Estero junto al escritor Joaquín Neyra.

Allí observó una serie de piezas de arcilla que presentaban escrituras y símbolos que reconoció de inmediato. Graiver era de ascendencia hebrea, y se sorprendió al ver cabecitas y torteros de terracota grabados con la estrella de David y varias palabras que reconoció como pertenecientes al idioma arameo. En estas piezas podía leerse Ab (padre), Pesaj (Pascua), y una frase que decía “Faltan tres días para Pascua…”
Este descubrimiento accidental hizo que por casi veinte años se dedicara a estudiar diferentes objetos extraídos de excavaciones realizadas en la provincia de Santiago del Estero. Así fue como descubrió muchas piezas con inscripciones en arameo o hebreo antiguo, lo que lo llevó a pensar en el origen semítico de algunos pueblos americanos.

Uno de los objetos más curiosos es una pieza de cerámica que presenta una insignia con un gran barco de remos (Santiago es una provincia muy alejada del mar) y una inscripción que habla de una tribu llamada “Zevulun”. En el museo de Santiago del Estero también pudo estudiar una serie de cuchillos rituales que, a su criterio, presentan las mismas características que los usados antiguamente para realizar circuncisiones.

Todo esto lo llevó a sostener que una tribu navegante de Israel había llegado a tierras americanas como parte de una intensa corriente migratoria que en esa época existiría entre Fenicia, Palestina y las costas americanas.”

El presbítero Miguel Angel Mossi (1819-1895) quien vivió en nuestro país desde 1843, que dominaba 70 idiomas y estudiado las lenguas autóctonas, encontró raíces arameas, fenicias y hebreas en las mismas (la Universidad de Tucumán publicó sus obras post-mortem en 1926); además hay comunicaciones de los “conquistadores espirituales” que informan el asombro de encontrar entre los “indios” algunos con nombres como Saúl, David, Salomón, (?) no olvidar que en esa época tener esos nombres era pasaporte para la hoguera de la inquisición, que por supuesto debían ocultar. Asentándose en la norteña provincia del Chaco para estudiar las lenguas indígenas, publicando luego un diccionario de lengua quechua, en donde afirma que las tribus de Atamiski hablaban una variante de hebreo antiguo.
Incluso descubrió que algunos pueblos de la zona respetaban una serie de mandamientos, como por ejemplo ama sua (no robarás), ama kella (no holgazanearás), ama llulla (no mentirás), ama vanuchi (no matarás) y ama konkawankichu (no olvidarás).

Mi interés sobre el tema se incrementó cuando viajando en avión pude observar la línea de palmas que pasa por Berna (Santa Fe), intrigado pregunté al piloto que sabía de ellas y me contó que era una franja que venía de Entre Ríos, pasaba por nuestra zona y seguía por Santiago del Estero, otros me informaron que nacían en la costa atlántica del Uruguay y otras personas afirmaron que antiguamente se perdía hacia el norte de Tucumán (?). En seguida empecé a preguntarme ¿ Y si fuera un camino marcado en forma disimulada ? ¿ Qué tendrá de cierto esa gran piedra encontrada sobre la costa sur del Brasil con escritura desconocida ? ¿ La tribu de indios de tez blanca y ojos celestes del Paraguay, donde está ?. Por supuesto uno se entusiasma y consulté a un colega historiador y arqueólogo que se suponía que sabía mas sobre el tema, un total fracaso. Lo primero que me dijo ¡ Es falso ! ni se dignó a estudiar el descubrimiento de Graiver, pero tampoco me devolvió el artículo que le presté.
Un amigo que tenía una librería me dijo una vez “Existen dos clases de tontos, el que presta un libro y el que lo devuelve…”

En América faltan testimonios de los distintos pueblos ya que solo los mas avanzados dejaron algo escrito y el fanatismo de los “conquistadores espirituales” quemaron y destruyeron todo para imponer la nueva fe. Los otros que eran malvivientes, vagos, asesinos, violadores y ladrones que habían sido sacado de las cárceles, los medio y locos enteros; en fin todo un conjunto de “ilustrísimas” personas, destruyeron y mataron a todo el que se les ocurría, cayendo bajo el acero conquistador hasta los mas ilustrados. Los que ostentaban títulos de nobleza (Españoles, Portugueses, Ingleses, Franceses, Holandeses, etc.) eran mas delincuentes que los otros, la justificación: los indios eran animales.

Nos dicen que la palabra indio viene por que creyeron llegar a la India, y es la peor de las mentiras, que se eligió para justificar las atrocidades.
Indio se separa en: in – dios (In preposición latina que significa negación o privación ), su traducción sería: Sin Dios; luego usaron Aborigen, que se separa en: ab – origen (Ab, preposición latina que quiere decir: fuera de ), por la tanto la traducción correcta de Aborigen es Fuera del origen Divino. Por consiguiente si no eran hijos de Dios, eran animales y todo lo que se les haga estaba bien.

Fue un genocidio brutal y sistemático y algunos celebraron en 1992. Es hora de que nuestros historiadores hablen claro y digan la verdad llamando a las cosas por su nombre, y no es cuestión de culpar solo a los españoles, también tenemos a los portugueses, holandeses, franceses, ingleses y en menor medida otras cincuenta, o mas, nacionalidades en los siguientes quinientos años.

Tras las Huellas de los Fenicios en América

Trabajo de Investigación realizado por Amir IBN TAUFIK, Director del Institute Bolivian Lebanese

Recorriendo la selva peruana en 1989, acompañados por exploradores originarios, fuimos encaminados hasta llegar al Gran Vilaya. Donde el explorador norteamericano Gene Savoy había descubierto placas de piedra con inscripciones que podían probar que de ese lugar provenía el oro que dio origen a la leyenda de las Minas del Rey Salomón.“Hemos encontrado algo que va a revolucionar la interpretación arqueológica de las civilizaciones peruanas”, dijo el explorador e historiador de 62 años, en una entrevista con The Associated Press.Gene Savoy, miembro del Club de Exploradores de Nueva York, uno de sus grandes méritos es el de haber descubierto 40 ciudades perdidas en el Perú en la lejana selva tropical durante tres décadas de exploración.Las placas contienen la primera muestra de escritura encontradas en las viejas civilizaciones de la cordillera de los Andes y que además las inscripciones parecen similares a los jeroglíficos fenicios y semíticos. Las culturas precolombinas que culminaron con el imperio de los incas nunca tuvieron un lenguaje escrito conocido.

Escrito Fenicio en Brasil

La hipótesis del descubrimiento de América por los fenicios es tan antigua como el propio Colón. El gran almirante estaba convencido de que la flota fenicia que llevaba cada tres años productos exóticos al rey Salomón tenía su amarradero frente a las costas Veragua. A falta de pruebas documentales que demuestren el descubrimiento de América por los fenicios, un nutrido corpus de inscripciones repartidas por todo aquel continente parecen acudir en defensa de tales teorías. Curiosamente las inscripciones cartaginesas son especialmente abundantes en Norteamérica, en tanto que las fenicias aparecen predominantemente en Sudamérica. Solamente en los alrededores de Harrisburg (Pensylvania) se han catalogado hasta cuatrocientas inscripciones “cartaginesas” sobre roca dura.

Entre las sudamericanas destaca la del monte Gávea, cerca de Río de Janeiro, descubierta en 1836. Se trata de un monumental conjunto de signos tan desgastados por los elementos que cualquier imparcial tomaría por estrías naturales de la roca o signos caprichosos trazados por algún antiguo y ocioso visitante. Pero los partidarios de las exploraciones fenicias en América se han esforzado en ver lo invisible y proponen la siguiente pintoresca lectura: “Cerca de esta roca numerosas tablas de madera de roble para barcos depositadas en una playa pedregosa”. Otros obtienen una lectura ligeramente distinta: un informe de las exploraciones de Badesar Tiro, hijo de Jetbaal, hacia el 850 a. De C. La más famosa inscripción fenicia es la de Paraíba, hallada en una plantación de Pousso Alto, Brasil, en 1872.

Esta es la traducción de Cyrus Gordon: “Somos cananeos sidonianos de la ciudad del rey mercante. Fuimos arrojados a esta isla lejana, una tierra de montañas. Hemos sacrificado a un joven a los dioses y a las diosas celestes, en el décimo noveno año de nuestro poderoso rey Hiram y nos hemos embarcado en Esyón Guéber, en el mar Rojo. Hemos viajado con diez barcos y hemos rodeado Africa por mar durante dos años. Luego fuimos separados por la mano de Baal, y ya no estamos junto a nuestros compañeros. Así llegamos aquí, doce hombres y tres mujeres, a la «isla de hierro». ¿Soy yo, el almirante, un hombre que huiría? ¡No. Los dioses y las diosas bien podrían favorecemos!”

Gordon explica que el rey mencionado no puede ser otro sino Hiram III (552-532 antes de nuestra era), lo que remontarla la inscripción al año 531 a.C. El control de Gibraltar por los cartagineses explica el rodeo de África por el este, partiendo del mar Rojo. La «isla de hierro» debe ser Brasil, donde este metal es abundante. La evocación de la “mano de Baal”, dios de las tempestades y de la lluvia, que interviene en los asuntos humanos, puede tener dos significados: tempestad o sorteo, ¿quizás un viaje encargado por la ciudad?

Esta inscripción, que en su tiempo fue declarada falsa , vuelve ahora a la palestra para apoyar la tesis fenicia en América. Ya puestos, convendría decir dos palabras sobre las otras inscripciones precolombinas.
Cada año engrosan el catálogo docenas de nuevas inscripciones, casi siempre descubiertas sospechosamente cerca de modernas ciudades. Todas son falsas, algunas increíblemente burdas y trufadas de errores gramaticales de grueso calibre (a pesar de estar extraídas de textos de epigrafía). Aunque solamente la décima parte de las inscripciones fuera auténtica, forzoso sería llegar a la conclusión de que este continente fue repetidamente visitado y explorado en la antigüedad por una legión de navegantes grafómanos.
Florecen en América junto a una mayoría de inscripciones púnicas, muchas otras egeas, cretenses, protogriegas, cananeas, celtas, libias, egipcias, etruscas, griegas y romanas. Incluso se ha encontrado una en silabario ibérico, lo que probaría que navegantes procedentes de la península ibérica llegaron a la localidad norteamericana de Goodyear mil quinientos años antes que Colón. Últimamente se especula sobre la posible autenticidad de algunas de estas inscripciones alegando que contienen elementos lingüísticos aun desconocidos cuando se descubrieron. También se aducen otras pruebas arqueológicas, templos y círculos druídicos, santuarios celtas presididos por el falo, etc.

En América se dan casos extremos de falsificadores que en su noble afán por alcanzar la perfección, no reparan en que la sospechosa contundencia de las pruebas que esgrimen acaba escamando al más crédulo observador. Si el brasileño Bernardo da Silva Ramos, un millonario cauchero de los años treinta apasionado por la Arqueología, se hubiera limitado a publicar media docena de inscripciones antiguas es posible que le hubiesen prestado algún crédito. Pero, como era hombre de posibles y quería unir legar su nombre a la posteridad si fuera posible unido indeleblemente al descubrimiento de América, publicó un grueso y lujoso volumen en el que se contenían más inscripciones de las que es posible reunir en Europa y Asia. Nadie lo tomó en serio dado que, como el dicho expresa “lo poco entretiene pero lo mucho cansa”

Esto hace que se deba tener extremo cuidado y analizar minuciosamente todo lo que aparezca como proveniente de un lejano pasado y de pueblos ignorados o muy difíciles de creer que hubieran navegado hasta América. Pero el hecho que se sepa de la existencia de falsificaciones, no quiere decir que todo sea falso como los custodios del viejo orden quieren hacer aparecer y niegan a priori sin dignarse a realizar un estudio serio.

LA TEORÍA ALTERNATIVA SOBRE LA ANTIGUA PRESENCIA DE LOS FENICIOS EN BRASIL

Según la visión histórica ortodoxa, no hubo contacto entre el mundo medio-oriental y América antes de la llegada del navegante genovés Cristóbal Colón en 1492.

Sin embargo, hay muchas evidencias de que el mundo medio-oriental y también el céltico-megalítico tuvieron esporádicos contactos con Suramérica a partir de la época de los Sumerios.
La teoría del pre-contacto de los sumerios se apoya tanto en elementos de semejanza lingüística entre el antiguo idioma sumerio y la lengua aymara hablada todavía hoy en Bolivia, como en dos hallazgos muy particulares en el lago Titicaca. Me refiero a la Fuente Magna y al Monolito de Pokotia, los cuales contienen inscripciones sumerias que fueron descifradas por el epigrafista Clyde Winters.

La teoría del descubrimiento casual está apoyada en el hecho de que los pueblos antiguos, en este caso los sumerios, eran buenos navegantes y pudieron haber circunnavegado África en el mismo sentido de las agujas del reloj, o bien, partiendo del Mar Rojo y dirigiéndose inicialmente hacia el Cabo de Buena Esperanza. No obstante, apenas llegaron a las islas de Cabo Verde, los vientos contrarios, o bien los alisios, los habrían impulsado hacia Brasil y de esta manera habrían llegado por primera vez a la Amazonía.
Según esta teoría, el segundo pueblo de navegantes que llegó casualmente a Brasil fueron los Fenicios, quienes sin embargo dejaron en el continente suramericano muchas más evidencias arqueológicas y fonemas lingüísticos en las lenguas locales, como el Tupí Guaraní.
Uno de los primeros sostenedores de la teoría de la presencia antigua de los fenicios en Brasil fue el profesor de historia austríaco Ludwig Schwennhagen (Siglo XX), quien en su libro “Historia antigua del Brasil” citaba los estudios de Hunfredo IV de Torón (siglo XII), que a su vez había descrito los viajes del rey Hiram de Tiro (993 a.C.), y del rey Salomón de Judea (960 a.C.), al estuario del Río Amazonas.

Según Schwennhagen, la lengua Tupí Guaraní tiene el mismo origen de las lenguas medio-orientales y, específicamente, evidencia muchas semejanzas con la lengua sumeria.
En cuanto a las evidencias arqueológicas y documentales que probarían la llegada y la antigua presencia de Fenicios en Brasil, se debe ante todo mencionar la cuestión de la Piedra de Paraíba, que fue descubierta en 1872 en Pouso Alto (Paraíba).
La piedra que se partió en cuatro pedazos no se recuperó nunca, pero la copia de las inscripciones que, según quienes la descubrieron, tenía grabadas, fue enviada al vizconde de Sapuachay, que era el presidente del Instituto Histórico de Río de Janeiro.
En un principio la transcripción fue declarada falsa, pero luego, en 1960, el epigrafista Cyrus Gordon afirmó que el texto fenicio que la Piedra de Paraíba reproducía no podía ser falso porque transmitía conceptos gramaticales de la lengua fenicia que eran todavía desconocidos en 1872, cuando el conocimiento del antiguo idioma medio-oriental era aún muy limitado en el mundo. He aquí la traducción de la Piedra de Paraíba:

Somos Cananeos de Sidón de la ciudad del rey mercante. Llegamos a esta isla lejana, una tierra montañosa. Sacrificamos un joven a los dioses y diosas celestes, en el decimonoveno año de nuestro rey Hiram y nos embarcamos en Ezión-Geber en el Mar Rojo. Viajamos con diez naves por dos años alrededor de África, luego fuimos separados por la mano de Baal y ya no estamos con nuestros compañeros. Así llegamos aquí, doce hombres y tres mujeres, a la isla del hierro, en una nueva playa que yo, el almirante, gobierno. Pero seguramente los dioses y diosas nos favorecerán.

Según Cyrus Gordon, el rey Hiram que se menciona sería Hiram III, lo que establecería que la fecha de la inscripción corresponde al 531 a.C. Además, cuando se refiere a la “mano de Baal” estaría aludiendo al dios de las tempestades, lo que avalaría la tesis de los vientos alisios que de las islas de Cabo Verde soplan constantemente hacia Brasil.
Hay otras fuentes documentales sobre la posible llegada de barcos fenicios a Brasil. Por ejemplo, las fuentes de Heródoto, que en sus Historias menciona una expedición fenicia contratada por el faraón egipcio Necao II (610 a.C. – 595 a.C), que partió del Mar Rojo y llegó al estrecho de Gibraltar tres años después. Además, hay que mencionar la expedición cartaginense del 425 a.C. dirigida por Hannón, que tenía que fundar colonias en el golfo de Guinea, durante la cual potencialmente también los Cartaginenses (descendientes de los Fenicios) habrían podido llegar a Brasil.
En lo que respecta a las evidencias documentales, se deben nombrar la Pedra da Gávea y la Pedra do Ingá.
La primera, ubicada en la Barra da Tijuca en el estado de Río de Janeiro, contiene petroglifos que fueron parcialmente descifrados por el especialista Bernardo de Azevedo da Silva Ramos. (Inscrições e Tradições da América Pré-Histórica, 1932). Según esta interpretación, la inscripción podría ser transliterada de la siguiente manera:

LAABHTEJBARRIZDABNAISINEOFRUZT

Que traducido significaría:
Aquí Badezir, rey de Tiro, el hijo más viejo de Jetbaal.

Por tanto, la inscripción se remontaría al 840 a.C. aproximadamente, ya que Jetbaal reinó hasta el 847 a.C.
Si bien algunos históricos ortodoxos consideran que la inscripción de la Pedra da Gávea es falsa, hay que preguntarse cómo fue posible, a principios del siglo XIX, cuando el petroglifo de la Pedra da Gávea se dio a conocer públicamente, reproducir una inscripción fenicia, teniendo en cuenta que el conocimiento de este idioma era muy limitado en el mundo (lo misma situación se dio con la Piedra de Paraíba).
La otra evidencia arqueológica de la posible antigua presencia de los fenicios (o quizás de los Hititas, como sostuvo el italo-brasilero Gabriel D’Annunzio Baraldi), en Brasil es el misterioso y complejo Petroglifo de Ingá que tuve la oportunidad de estudiar en un reciente viaje a Brasil.
Analizando la Pedra do Ingá se pueden observar muchos signos que, según Baraldi, fueron hechos utilizando moldes cuando todo el monolito era un enorme pedazo de lava fundida, luego de la erupción de un antiguo volcán.
Por ejemplo, se observa un signo muy parecido al qoph fenicio, o bien, un círculo con una línea vertical en el centro, que corresponde a la q latina.

La última evidencia, esta vez documental, sobre la posible presencia de pueblos medio-orientales (quizás cartaginenses) al interior de Brasil es el famoso Documento 512, el cual hace poco traduje integralmente del portugués antiguo.

Como puede verse, la posibilidad de que los fenicios hayan llegado en épocas antiguas a Brasil está apoyada en varias evidencias documentales, arqueológicas y lingüísticas. Falta verificar si realmente se establecieron en Suramérica y si pudieron explotar algunas minas de metales preciosos que fueron utilizadas por los Templarios en los siglos sucesivos, como lo sostienen algunos investigadores del Cono Sur.

Fuente: Cristal Encantado, Yuri Leveratto y FC

POSIBLE PRESENCIA FENICIA EN AMÉRICA: LA MISTERIOSA INSCRIPCIÓN DE BAT CREEK

La Piedra de Bat Creek fue descubierta en un pequeño túmulo cercano a Knoxville, Tennessee (Estados Unidos) en el siglo XIX. Los arqueólogos que realizaron excavaciones en el lugar en el año 1889 encontraron allí una pequeña tablilla de piedra grabada con misteriosos caracteres alfabéticos.

La inscripción fue descubierta por un equipo encabezado por el entomólogo Cyrus Thomas, de la Oficina Smithsoniana para la Etnología y el Estudio de los Túmulos. Ocho años más tarde, el Congreso de los Estados Unidos asignó al Instituto Smithsoniano la responsabilidad de reanudar estas excavaciones arqueológicas. El objetivo principal de la investigación era explorar los túmulos prehistóricos de la zona. A los pocos años de iniciarse los trabajos, los arqueólogos ya habían descubierto más de 40.000 piezas arqueológicas y redactado un informe de setecientas páginas acerca de sus hallazgos, que fue presentado en el año 1894.

Thomas se preguntaba si la inscripción de la tablilla podría estar escrita en un lenguaje precolombino. Estaba fascinado por la tablilla y los secretos que encerraba, aunque no poseía los conocimientos ni las herramientas necesarios para examinar el objeto de manera adecuada. En la actualidad, sus informes sobre las excavaciones no están considerados una fuente arqueológica seria. No obstante, este descubrimiento, conocido como la Piedra de Bat Creek, permitió a Thomas a dejar su huella en la historia.

UN EXTRAÑO LENGUAJE

En un principio, Cyrus Thomas estaba convencido de que la inscripción estaba escrita en alfabeto Cheroqui. El alfabeto Cheroqui fue creado por Secuoya, un platero cheroqui. Su nombre anglosajón era George Gist (o Guess), y creó un silabario que permitía escribir en lengua cheroqui. El silabario fue adoptado en el año 1825 por la Nación Cheroqui, analfabeta hasta entonces. En un principio estaba constituido por logogramas, pero con el paso del tiempo Secuoya creó un sistema de 85 caracteres con los que poder escribir en lengua cheroqui. Los símbolos tienen una apariencia similar a los alfabetos griego, latino y cirílico.

Grabado de la inscripción publicado en la obra de Thomas ‘Los cheroqui en la época precolombina’ (1890) 

Unas siete décadas más tarde, en los años 60, otros dos investigadores, Henriette Mertz y Corey Ayoob, observaron que la inscripción se asemejaba a antiguas escrituras semíticas. La cosa no acababa ahí, ya que el especialista en lenguas semíticas Cyrus Gordon afirmó en los años 70 que el lenguaje identificado en el pasado como cheroqui era en realidad paleo-hebreo. Gordon dató la inscripción en los siglos I d. C. – II d. C., y propuso una lectura de los cinco caracteres de derecha a izquierda (tal y como se hace en lengua hebrea), transcribiéndolo como LYHWD, que significaría “para Judea.” Otras interpretaciones del texto sugieren que se leería LYHWD(M), “para los de Judea”, “sólo para Judea”, o “sólo para los de Judea”. Según esta hipótesis, el antiguo lenguaje hebreo utilizado en la inscripción estaría a mitad de camino entre la inscripción de Siloam y los manuscritos paleo-hebreos del Levítico hallados en Qumram.

Otra teoría sugiere que la inscripción podría estar escrita en lengua Coelbren galesa. Según Alan Wilson, Baram A. Blackett y Jim Michael, los caracteres grabados sobre la tablilla pertenecerían al antiguo alfabeto Coelbren galés. Estos investigadores interpretaron la inscripción como “él es Madoc (nuestro) soberano.” De ahí que dedujeran que en el túmulo de Bat Creek se encontraba la tumba del príncipe Madoc, que habría viajado a América en el año 1170, o del hermano del rey Arturo II, que lo habría hecho en el 562 d. C.

Ambas hipótesis han sido bien investigadas, sin obtenerse una respuesta clara a las incógnitas que plantean. Por esta razón, los científicos se han visto obligados a buscar teorías alternativas para explicar el origen de la tablilla.

MÁS ENIGMAS SIN RESOLVER DE LA INSCRIPCIÓN DE BAT CREEK

La datación de la tablilla también se convirtió en objeto de polémica. El carbono-14 sugiere que fue creada entre los años 32 d. C. y 769 d. C., o como alternativa, entre el 45 a. C. y el 200 d. C. Estas dataciones se realizaron a partir de fragmentos de objetos hallados junto a la tablilla. Es imposible obtener resultados satisfactorios de una eventual datación de carbono-14 de la propia tablilla, ya que tras su descubrimiento ha sido manipulada por demasiada gente y afectada por numerosas sustancias que podrían alterar los resultados.

En la actualidad, la Piedra de Bat Creek pertenece a la Institución Smithsoniana, y forma parte de la colección del Departamento de Antropología de esta organización. Ha sido cedida al Museo de los Indios Cheroqui situado en Cherokee (Alabama) y también estuvo expuesta durante un tiempo en el Museo Frank H. McClung de la Universidad de Tennessee que se encuentra en Knoxville.

El túmulo en el que fue descubierta la tablilla fue arado hasta quedar completamente plano, por lo que su localización se perdió. Sólo nos han llegado descripciones de él. Según las notas escritas por los arqueólogos del siglo XIX, el Túmulo de Bat Creek albergaba nueve enterramientos. El propietario del terreno taló los árboles que habían crecido sobre el túmulo 40 años antes de que dieran comienzo las excavaciones. Fue entonces cuando descubrió que parecía haber algo interesante en sus tierras. Años más tarde, los arqueólogos descubrieron que estaba en lo cierto. Las raíces de los árboles habían alcanzado las tumbas y casi tocaban los esqueletos.

  • Antiguos viajeros a América

Las leyendas sobre antiguos viajes a América no han sido aceptadas por la historia oficial, aparte de las expediciones medievales de noruegos, polinesios, japoneses y otros pueblos que supuestamente llegaron a América antes que Colón. Se ha llegado incluso a plantear la posibilidad de que los fenicios navegaran en la antigüedad hasta las lejanas tierras del que se conocería en el futuro como “Nuevo Mundo”. Esta civilización podría haber transportado a individuos de otras culturas semíticas en sus barcos, en lo que sería una posible explicación de la inscripción de la tablilla de Bat Creek.

No todos los investigadores están convencidos  de la antigüedad de la tablilla de Bat Creek. Según algunos podría tratarse de un fraude creado en el siglo XIX. Existen numerosas razones que sustentan esta posibilidad. Hay quien cree incluso que su existencia podría deberse a la creciente influencia de los masones en la época.

Aparte de esto, numerosas interpretaciones relacionadas con la tablilla de Bat Creek sugieren que su objetivo era confirmar ciertas teorías sobre los orígenes de los antiguos habitantes de América. Según los defensores de esta hipótesis, los europeos querían demostrar que las tierras que estaban colonizando les habían pertenecido también en épocas remotas. La creación de una tablilla falsa para justificar esta idea es una posibilidad. Desgraciadamente, al haberse perdido la localización del túmulo y no disponer de más pruebas, todo apunta a que el enigma de la inscripción de Bat Creek continuará siendo un misterio sin resolver en el futuro.

Imagen de portada: La misteriosa y controvertida Piedra de Bat Creek.  

Autor: Natalia Klimczak

Fuente: Ancient Origins  y Despierta Ya! Televisión

despierta ya tv 4

Acerca de Fedex Despierta

Noticias, Investigación e Información sobre Civilizaciones Antiguas, Ufologia, Mitos, Leyendas, Profecias, Conspiraciones, Fantasmas, Arqueoastronomía, Criptozoologia, Viajes en el Tiempo, Dimensiones Paralelas, Exociencia, Esoterismo, Permacultura, Ecologia, Terapias Alternativas, Nueva Era y Mucho Mas…

Publicado el 12/08/2016 en Despierta Cordoba. Añade a favoritos el enlace permanente. Comentarios desactivados en Fenicios en Argentina y Brasil hace 2500 Años?.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: