Los Dioses de la Creación y las Bestias Legendarias de los Guaraníes

La antigua cultura del pueblo Guaraní, que se extiende por Paraguay, Brasil, Argentina y Bolivia, es a día de hoy tan fuerte como era hace muchos siglos, sostenida por su tradición oral de transmitir mitos y leyendas de una generación a la siguiente. Entre estas historias, se encuentra el relato Guaraní de la creación y la leyenda de los siete hermanos que fueron transformados en terroríficas bestias por una maldición.

Se sabe muy poco de los Guaraníes antes de su contacto con los conquistadores Españoles. Eran un pueblo nómada, con una sociedad descentralizada que no conocía el lenguaje escrito, así que su historia más antigua está basada enteramente en fuentes orales.

Cuando los Europeos llegaron en el siglo XVI, muchos Guaraníes fueron convertidos al Cristianismo, lo que provocó que algunas de sus tradiciones y prácticas religiosas se perdieran o diluyeran con el paso del tiempo. Pese a todo, muchas de sus creencias esenciales se han mantenido vivas entre las comunidades indígenas de la región Guaraní, permitiendo de este modo que sus mitos sobre la creación se sigan contando aún a día de hoy.

Niño Guaraní aprendiendo a cazar (public domain)

Niño Guaraní aprendiendo a cazar (public domain)

El Mito Guaraní de la Creación

Tupá es el dios supremo del mito Guaraní de la creación. Según su mitología, Tupá procedía del sol, y con la ayuda de la diosa de la luna, Arasy, descendió sobre una colina de Aregúa, en el Paraguay actual. En pie sobre dicha colina, creó el universo y a toda la humanidad. Además, creó a Taú, el espíritu del Mal, y a Angatupyry, el espíritu del Bien.

Los primeros humanos creados por Tupá fueron Rupave y Sypave. Tuvieron gran cantidad de hijos, siendo uno de ellos Marangatú, un benévolo y generoso líder de su pueblo, que a su vez tenía una hermosa hija de nombre Keraná.

Keraná atrajo la atención de Taú, el espíritu del Mal, hasta tal punto que este decidió que tenía que ser suya. Para conseguirlo, Taú se transformó en un apuesto joven para seducir a Keraná, pero cuando llegó a la casa de la muchacha, se encontró con el espíritu del Bien esperándole. Los espíritus del bien y del mal, lucharon durante siete días con sus siete noches hasta que finalmente Taú venció al espíritu del bien. A continuación raptó a Keraná y juntos engendraron siete hijos.

Los Siete Monstruos Legendarios

Las acciones de Taú provocaron la cólera de la diosa suprema Arasy, que lanzó una maldición sobre sus siete hijos, transformándoles en terroríficas bestias.

Taú y Keraná (public domain)

Taú y Keraná (public domain)

Teyú Yaguá

El primer hijo que nació de Keraná fue Teyú Yaguá, una bestia con cuerpo de lagarto, cabeza de perro y terribles ojos capaces de lanzar llamas. Aunque temido por su fiera mirada, Teyú Yaguá se movía bastante lentamente y su temperamento era apacible.

Teyú Yaguá era conocido como espíritu de las cuevas y protector de los frutos, ya que guardaba tesoros ocultos en cavernas y se alimentaba de frutos. Ocasionalmente se le describía con una apariencia brillante, diciéndose que su escamosa piel resplandecía de tanto revolcarse en oro y piedras preciosas.

Representación de Teyú Yaguá en el Museo Mitológico Ramón Elías (tripfreakz)

Representación de Teyú Yaguá en el Museo Mitológico Ramón Elías (tripfreakz)

Mbói Tu’i

El segundo hijo de Taú y Keraná fue Mbói Tu’i (“víbora loro”), un monstruo con cuerpo de serpiente y cabeza de loro. Su lengua bífida era del color de la sangre, su piel escamosa, y su cabeza estaba cubierta de plumas. Se decía que era capaz de emitir un potente graznido que se podía oír a grandes distancias y que aterrorizaba a todo el que lo oyera.

Mbói Tu’i es el señor de las aguas y las criaturas acuáticas. Se cree que es protector de los humedales y la vida acuática.

Representación de Mbói Tu'i del Museo Mitológico Ramón Elías (tripfreakz)

Representación de Mbói Tu’i del Museo Mitológico Ramón Elías (tripfreakz)

Moñái

El tercer monstruo legendario de los Guaraníes es Moñái, señor del aire y espíritu de los campos abiertos. Como Mbói Tu’i, Moñái tiene cuerpo de serpiente, pero sobre su cabeza hay dos cuernos que le sirven de antenas. Estas antenas tienen poderes hipnóticos que le permiten dominar mentalmente a su presa, permitiéndole así cazarla con facilidad.

Se cree que Moñái es una criatura malvada a la que le encanta robar para luego ocultar su botín en alguna cueva. Por esta razón, se le echaba la culpa a Moñái cada vez que algún pueblo era desvalijado o desaparecían sus tesoros.

Representación de Moñái del Museo Mitológico Ramón Elías (public domain)

Representación de Moñái del Museo Mitológico Ramón Elías (public domain)

Yasy Yateré

Yasy Yateré (Jasy Jatere en guaraní), cuyo nombre significa “pedacito de luna”, está considerado como uno de los dioses más importantes entre los Guaraníes. A diferencia de sus hermanos, que tienen una apariencia monstruosa, Yasy Yateré parece un hombrecillo de largos cabellos rubios y ojos azules. Porta un bastón mágico, que tiene la capacidad de dormir a la gente o hacerlos caer en trance.

Yasy Yateré es el dios de la siesta, protector de la planta de la yerba mate y de los tesoros ocultos. Según algunas versiones, Yasy Yateré merodea por los pueblos en busca de niños que no estén durmiendo la siesta al mediodía. Cuando encuentra a alguno despierto, lo atrae hasta el bosque con un silbido, y allí le hace prisionero o se lo sirve de comida a su hermano caníbal, Ao Ao.

La historia de Yasy Yateré aún se sigue contando a los niños Guaraníes para atemorizarlos y convencerles de que duerman su siesta todos los días.

Representación de Yasy Yateré del Museo Mitológico Ramón Elías (public domain)

Representación de Yasy Yateré del Museo Mitológico Ramón Elías (public domain)

Kurupí

Kurupí es el espíritu de la fertilidad y la sexualidad. Se le representa con un enorme pene, tan largo que es capaz de enrollarlo alrededor de su cintura varias veces.

Kurupí con su pene enrollado alrededor de su cintura (public domain)

Kurupí con su pene enrollado alrededor de su cintura (public domain)

El pene de Kurupí se describe como prensil, lo que quiere decir que puede emplearlo para agarrar objetos o sujetarse. También tiene el poder de atravesar puertas y ventanas, y entrar en las casas de las mujeres mientras duermen, provocando embarazos inesperados. Las mujeres adúlteras que querían escapar a la ira de sus maridos a menudo echaban la culpa de sus “inesperados embarazos” a Kurupí. Se dice que los niños engendrados por Kurupí eran pequeños, feos y peludos como su padre.

Ao Ao

Ao Ao, espíritu de los montes y las colinas, es una criatura con aspecto de oveja y grandes colmillos, de la que se dice que le encanta el sabor de la carne humana. Ao Ao, llamado así por su aullido característico, persigue a sus víctimas implacablemente. La única forma posible de escapar a su persecución es trepando a una palmera, árbol que tiene el poder de repeler a esta hambrienta bestia.

Representación de Ao Ao del Museo Mitológico Ramón Elías (tripfreakz)

Representación de Ao Ao del Museo Mitológico Ramón Elías (tripfreakz)

Luisón

El último en nacer de los siete hijos de Taú y Keraná fue Luisón (“Lobizón”), una criatura parecida al hombre lobo que merodea en torno a los cementerios, devorando carne putrefacta y apestando a muerte y podredumbre por doquier. Se cree que Luisón es el señor de la Muerte, y que su simple toque es señal inequívoca de muerte inminente. En algunas comunidades Guaraníes se considera extremadamente desgraciado nacer como séptimo hijo varón, ya que se considera que tales hijos cargan con la maldición del hombre lobo.

Representación de un Luisón en el Museo Mitológico Ramón Elías (public domain)

Representación de un Luisón en el Museo Mitológico Ramón Elías (public domain)

A día de hoy, la cultura y las tradiciones del pueblo Guaraní se encuentran amenazadas, ya que su número se ha reducido drásticamente y gran parte de su territorio les ha sido arrebatado. Aun así, los Guaraníes mantienen viva su profunda espiritualidad, y siguen luchando duramente por conservar su rica y valiosa mitología y los relatos de su tradición oral.

Imagen de portada: Los Legendarios Monstruos de los Guaraníes (public domain)

Autor: April Holloway

Traducción: Rafa García

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Fuente: Ancient Origins

Acerca de Fedex Despierta

Noticias, Investigación e Información sobre Civilizaciones Antiguas, Ufologia, Mitos, Leyendas, Profecias, Conspiraciones, Fantasmas, Arqueoastronomía, Criptozoologia, Viajes en el Tiempo, Dimensiones Paralelas, Exociencia, Esoterismo, Permacultura, Ecologia, Terapias Alternativas, Nueva Era y Mucho Mas…

Publicado el 04/08/2016 en Despierta Cordoba. Añade a favoritos el enlace permanente. Comentarios desactivados en Los Dioses de la Creación y las Bestias Legendarias de los Guaraníes.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: