Cómo las Enseñanzas de “Amor” y “Unicidad” son Utilizadas para Desempoderar

“Amaos unos a otros…”
 “Todos somos uno…”
Que bellos sentimientos…
El amor es el bálsamo que cura el corazón, y la unicidad la realidad que nos une. Pero los maestros espirituales con una agenda utilizan las enseñanzas sobre el “amor” y la “unicidad” para mantener la tapa cerrada en el desarrollo espiritual de sus discípulos.
Veamos estas enseñanzas una a la vez y veamos la forma en que se utilizan para manipular. Cuando un maestro o religión predica el amor, a primera vista que parece ser una buena cosa. Animan a la gente a ser desinteresada y ayudar a sus semejantes.
Debido a las enseñanzas del “amor”, las personas religiosas dan a los pobres, ofrecen su tiempo, y muerden mucho su lengua. Dicen “lo correcto” y no hacen las cosas que a otras personas no les gustaría.
Ellos ponen sus deseos en un segundo plano y se centran en hacer lo que piensan que va a hacer felices a otros.
Cada vez que surgen sentimientos de descontento o rebelión, los aplastan con el talón de la conciencia. Ellos saben que tales sentimientos son del lado oscuro, y que deben ser vigilantes en contra de ellos.
Pasan los años, y estas personas bien intencionadas se vuelven frustradas y reprimidas.

La rebelión en ellos crece, porque no están escuchándose a sí mismos. Su alma clama por experiencias, por aprender mediante la experiencia, pero se les ha enseñado que los deseos personales son egoístas, por lo que los gritos de su alma son desatendidas.
Se vuelven deprimidos o enojados, porque su propósito de realización en forma humana ha sido frustrado.
La frustración viene de muchas maneras negativas:
  • temperamento volátil
  • celos
  • espíritu de venganza
  • chisme
  • juzgar a otros
Las personas sinceras que siguen fielmente las enseñanzas del “amor” viven típicamente en una caja con la tapa cerrada, incapaces de expresar algo de sí mismos, porque los deseos instintivos son consideradossospechosos o malos.
Al ser reprimidas, sus almas se vuelven miserables o rencorosas, como un perro encadenado durante años a una estaca. “Ves, ese es un mal perro”, dice la gente cuando el animal gruñe o mordisquea, convencidos por tal comportamiento desagradable que ellos estaban en lo justo encadenando a ese animal todo el tiempo.
Decirle a la gente que sea desinteresado crea una personalidad sombra dentro de ellos, el propio “ego” que las religiones condenan y que no existiría sin la religión.
Es el ego, predican los maestros, lo que hace descontento espíritu y rebelde al espíritu. Los vicios que sus seguidores encuentran en sus corazones privados son una prueba de que el alma es una cosa contaminada, que necesita ser elevada por encima o controlada.
despierta ya tv 4
Así que la gente redobla sus esfuerzos por ser amable y cariñoso.
Se ofrecen como voluntarios más tiempo, dan más dinero a su iglesia o a su gurú, y muerden su lengua tan duro que duele. Pero su espíritu “malvado” sólo se vuelve más enfurruñado, sus pensamientos negativos más fuertes, su rabia contenida mayor.
El maestro espiritual tiene, por supuesto, la solución a todo esto.
Al cristiano que lucha con los malos pensamientos se le dice que entregue su alma a Jesús. Al discípulo plagado de negatividad se le dice a entregue su ego a la Consciencia de Unicidad. Viene a ser lo mismo. Los aspirantes espirituales deben hacer una ofrenda de la voluntad (el atributo principal del alma y el modo de expresión) a algo que se percibe como algo más grande y más puro que ellos mismos.
Si hacen esto, se les promete que Dios ‘destruirá el mal’ en sus corazones.
La Unicidad, o Conciencia Brahmanica, disolverá sus deseos egoístas y mentalidad negativa. El alma se derretirá en la totalidad que es su verdadera naturaleza cósmica, o en el amor que es Jesús.
La entidad problemática contra la que han luchado durante años, su ser interior, se habrá ido. En su lugar vendrá una paz que sobrepasa el entendimiento, la presencia de la Divinidad en su corazón.
Las personas que tienen éxito en los pasos finales de tal entrega en efecto, experimentan paz, pero es la paz de la muerte espiritual. Se ha ido el grito de su espíritu para la expresión, la libertad de vivir y hacer las cosas en el mundo. Se acaba la frustración del corazón que vivió en una caja toda su vida. Todo el ruido es silenciado. El alma ha sido extinguida.
Todo lo que existe en la caparazón llamada el cuerpo es la presencia de algo más:
Una nueva conciencia “santa” o “cósmica”.
La conciencia que asume el control cuando rendimos nuestras almas sólo dice ser divina o provenir de la Fuente.
Es una conciencia que odia la vida, que aborrece la singularidad y la diversidad. Quiere acabar con la chispa creativa cuya expresión fue el propósito de la creación. Esa chispa, la conciencia individual, que brotó de la Fuente de la Conciencia en un brillante castillo de fuegos artificiales en el principio del tiempo.
Nosotros somos esas chispas, hijos del Infinito, y nuestro juego y la pantalla es la razón del mundo.
La obra ha sido frustrada por milenios. La pantalla ha sido prohibida. Cualquier impulso original que no se alinee con la programación espiritual institucionalizada, en las religiones de Oriente u Occidente, es juzgada como egoísta o malvada.
Mientras algunas personas en la sociedad se liberan de estas cadenas (convirtiéndose en nuestros artistas, nuestros inventores, nuestros pensadores), la mayor parte de la humanidad vive bajo el yugo de la represión espiritual, a juzgar sus instintos más profundos como sospechosos, egoístas y malvados.
Así que vivimos matrimonios miserables, trabajamos en puestos de trabajo miserables, vamos a lugares que no queremos ir por la “felicidad” de nuestras familias, y hacemos cosas que no queremos hacer para ayudar a los menos afortunados.
Las personas religiosas trabajan muy duro para asegurarse de que todo el mundo esté feliz, pero nadie hace nada que haga feliz a cualquiera, porque la felicidad es un lujo, al cual no tienen derecho a esperar o experimentar, se les dice.
Recuerdo que cuando era una niña, de cómo los domingos la familia se sentaba por ahí preguntándose unos a otros cómo les gustaría pasar el día.
“¿Quieres ir al parque?” preguntaría uno.
“No sé, a ti te gustaría ir al parque?” vendría la respuesta.
Todo el mundo estaba tan ocupado siendo desinteresado, tratando de hacer lo que los demás supuestamente querían, que nadie respondía honestamente acerca de lo que pensaban que sería divertido.
Así que íbamos al parque o un museo, sin saber siquiera si uno de los miembros de la familia realmente quería ir allí.
Teníamos tanta intención de ser buenos cristianos, de sacrificar nuestros deseos personales por el bien de todos los demás. Pensamos que esto hacía moral y agradable a Dios.
A menudo pienso en este triste y ridículo escenario que era tan actuado muchas veces cuando yo estaba creciendo, y qué metáfora es que todas las decisiones que estén basadas en la represión de nuestra chispa interna para el supuesto bien mayor.
  • ¿Qué pasa si vez de esto todos escucháramos a los impulsos de nuestro corazón, sin juicio?
  • ¿Qué pasaría si dejáramos de llamar a esas impresiones “ego”, y las considerásemos mensajes de lo divino dentro de nosotros, mensajes que nos guían a través de la vida?
Aquellos que han sucumbido a la enseñanza de que el ego es un auto-servicio, una entidad anti-espiritual antisocial que vive dentro en espera para socavar, nunca podrán liberar la chispa creativa y hacer las cosas que realmente traen la felicidad para sí mismos y para los demás.
Cuando confiamos en nuestros deseos y dejamos de juzgarlos como egoístas, lo desagradable que una vez se acumuló en nuestro espíritu interior extrañamente desaparece.
El alma ya no se reprime más. Es libre y se puede expresar, llenando sus iniciativas divinas. Se acabó su envidia hacia los demás, la ira y el resentimiento. El alma se llena de su propia alegría innata, y no desea menos para todos los demás.
El egoísmo y el mal no nacen de esta entidad; nacen de reprimir esta entidad. Dejado a sí misma, sin juzgar y sin censura, el alma desea cosas buenas para sí misma y para toda la creación.
Entonces, ¿dónde está el egoísmo?
Los maestros espirituales nos dicen que amemos, pero el amor verdadero nunca nace de un edicto. El amor se muerde la lengua, haciendo lo que alguien más quiere, reprimiendo sus deseos, dando dinero a la caridad o haciendo servicio prescrito. Todas esas cosas vienen de un esfuerzo de amor, no de tener amor. Cuando tienes amor, no es necesario tener mandatos.
El amor es un sentimiento de ternura, una empatía de aquello por lo que otro está pasando, una percepción de la belleza en otro.
Un mandato no sólo no es necesario para el verdadero amor – un mandato es inútil al transmitir el amor alrededor. ¿Cómo puede un gobierno espiritual hacer sentir ternura o empatía, o apreciación de la belleza?
Sólo un alma abierta puede experimentar esas cosas. Un alma envuelta en el juicio de sí mismo como egoísta no puede sentir la ternura, empatía o aprecio. Está demasiado herida y cerrada por sentimientos tan delicados.
Esperar que un alma juzgue a florezca en verdadero amor es como esperar que una planta del semillero usted vertió en limpiadores de desagües, brote sucesivamente en un hermoso, nuevo brote verde. Cualquier líder espiritual que hace del amor el núcleo de su enseñanza o que habla de disolver el “pequeño yo” o “ego” conduce a la humanidad más a la oscuridad.
Una persona verdaderamente despierta sabe que el amor no se puede lograr a través del esfuerzo y que el egoísmo es el producto de la auto-flagelación. La verdad despierta no le dice a la gente que sea amorosa, ellos sugieren que las personas sean fieles a sí mismas. Asesoran a la confianza en uno mismo.
También son conscientes de la naturaleza de la religión y su papel destructivo en el mundo. Ellos hablan en contra de ella en todas sus formas.
Las personas verdaderamente espirituales reconocen que las religiones utilizan las enseñanzas de amor y unidad para manipular a la humanidad a primero juzgar y luego a entregar sus preciosas y únicas almas (en la forma de su voluntad).
Ellos perciben que alguien se beneficia de esto, aquellos que están en la parte superior de las religiones, los que se llaman a sí mismos Dios, dioses, o gurús. Ellos saben que el verdadero Dios, la Conciencia Fuente, no tiene necesidad de culto y nunca confirió tal mandato.
Ellos saben que cualquier persona que pide adulación es menos que infinito, menos que divino – un impostor pretendiendo ser esas cosas.
Los que verdaderamente están conscientes saben que la Conciencia Fuente sólo quiere que su propósito en la creación se cumpla: juego y exhibición de felicidad, en una miríada de expresión de almas, única en sus maravillosas formas.
Ellos saben que las enseñanzas de religión de amor y de disolver el ego frustra el propósito del Infinito mediante la destrucción de esas almas.
Las personas que conocen la verdad fomentan la libre expresión, la independencia, la individualidad. Ellos animan cosas como cuestionar, discernir, y el inconformismo.
Ellos nunca codifican la “verdad” y nunca se ponen a sí mismos como “maestros”. No permita que otros los pongan en un pedestal. No aparecen en las listas de “lo sagrado” o “lo Auto-realizado.”
Son personas sencillas y seguras que van sobre sus vidas con la luz en el interior.
Nadie se dirige a ellos como gurús o los cita como autoridades espirituales. Ellos traen luz al mundo por ser quienes son y vivir libremente y de forma diferente. Su alegría y originalidad inspira a los que les rodean para reevaluar la encogida y juzgada personalidad dentro de sí mismos, para considerar si, también, podrían ser capaz de tal luminosidad.
La verdad despierta inspirar envidia y la ira en muchos, cuya primera reacción a la posibilidad de la libertad es la indignación, porque significa que pueden haber estado viajando en la dirección equivocada toda su vida.
  • El amor es la expresión más dulce de la vida, la flor de la creación de Dios.
  • La unidad es nuestra naturaleza más profunda, el lugar donde todos nos unimos a Dios (por citar al poeta, Matthew Arnold) como islas “uniendo (nuestros) brazos de coral bajo el mar.”
Amor y Unicidad – ¿qué podría ser mejor?
Pero las enseñanzas que nos dicen que practicar el amor y entregarnos a la Unicidad, son otra cosa muy distinta. Hay aquellos que tuercen los instintos espirituales naturales de la humanidad para servir a sus propósitos siniestros.
Amor y Unicidad son sus tarjetas de visita.
abre tu mente flyer

Acerca de Fedex Despierta

Noticias, Investigación e Información sobre Civilizaciones Antiguas, Ufologia, Mitos, Leyendas, Profecias, Conspiraciones, Fantasmas, Arqueoastronomía, Criptozoologia, Viajes en el Tiempo, Dimensiones Paralelas, Exociencia, Esoterismo, Permacultura, Ecologia, Terapias Alternativas, Nueva Era y Mucho Mas…

Publicado el 14/05/2016 en Despierta Cordoba. Añade a favoritos el enlace permanente. Comentarios desactivados en Cómo las Enseñanzas de “Amor” y “Unicidad” son Utilizadas para Desempoderar.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: