Túneles Y Bóvedas Subterráneas Antiguas Del Centro Histórico De La Ciudad De Córdoba, Argentina

tuneles

Lo siguiente es una síntesis de algunas de las investigaciones que lleva adelante el Grupo SpeleoTúnel en la Ciudad de Córdoba. Sólo se mencionan algunos de los sitios subterráneos que tendríamos confirmados, existiendo muchos mas en proceso de investigación, como así también mayor cantidad de documentación para brindar que por una cuestión de espacio nos vemos obligados a reducir.

Luego, cada sitio tendrá dedicado un espacio individual en el blog, en donde desarrollaremos con mayor profundidad cada tema, a medida que avancemos en nuestro trabajo.

LOS TÚNELES DEL CENTRO HISTÓRICO

Córdoba, como toda ciudad de origen colonial, no escapó al aprovechamiento del espacio subterráneo con varios fines. El uso del túnel y otros recintos bajo tierra fue una necesidad de aquella época y en lo posterior también: Necesidad de esconder y esconderse; de trasladar algo o trasladarse sin ser evidente; de tener lugares frescos para almacenar alimentos como única tecnología posible; de manejar el agua; de disponer de los difuntos y de otras tantas cosas más que hoy escaparían a la comprensión de nuestro mundo moderno.

Existieron túneles secretos en Córdoba? Sin duda que sí. Hay bajo el mundanal ruido de nuestra ciudad túneles construidos por los jesuitas y por otras órdenes religiosas e instituciones que representaban el poder en tiempos pasados. También hay túneles construidos por particulares con fines específicos. Por múltiples motivos, desde los primeros años de la colonia y durante trescientos años, se hicieron túneles y otros recintos subterráneos en Córdoba.

Hay confusiones? Por supuesto que sí. Muchos espacios subterráneos se han confundido con túneles: sótanos, bóvedas, criptas, etc. Algunos de estos espacios estaban conectados a túneles pero otros no, simplemente tenían la misma arquitectura que los túneles. Muchas bóvedas subterráneas se han mal interpretado como túneles y otro tanto número de arcos encontrados en excavaciones, que en algunos casos solo cumplían con la función de cimientos. Hay mitos y leyendas sin sustento, pero otras han sido una prolongación imaginada de subterráneos existentes.

Mas allá de los espacios antiguos bajo tierra conocidos, como las celdas del Cabildo o la Cripta Jesuítica del Viejo Noviciado; u otros poco conocidos como las criptas de la Compañía de Jesús y de la Catedral; en nuestra investigación hemos podido constatar la existencia de una serie de pasadizos y túneles bajo algunos edificios antiguos y calles de la ciudad. Hoy a pesar de las tantas intervenciones que sufrió el subsuelo de nuestra urbe, pensamos que es posible aun rescatar una parte de ese mundo subterráneo y enriquecer así, nuestra historia y patrimonio.

LO QUE EXISTE, LO QUE EXISTIRÍA Y LO QUE EXISTIÓ

En nuestra investigación clasificamos a los túneles en cuanto a su existencia en: posibles, probables y confirmados.

Los túneles posibles son aquellos referidos por simples testimonios personales, sin que concurse algún otro elemento para sostener su existencia, pero que esta misma tenga cierta lógica. Aunque esta información parezca endeble para iniciar una investigación, sabe ser un punto de partida valido para nosotros, ante la falta de documentación referida a estos espacios subterráneos.

Los túneles probables son mencionados también por testimonios, pero siempre directos y ya de cierto peso. Este peso se lo confiere la fuente del mismo o la coincidencia con otros similares. También por indicios físicos, detectados en algunos relevamientos arquitectónicos que hemos podido realizar. En esta categoría, siempre hemos descubierto algo, ya se trate de un túnel o alguna otra construcción subterránea que dio origen a la información.

Los túneles confirmados, son aquellos que quedaron documentados, ya sea en la prensa, informes en excavaciones o citados por autores relacionados al ámbito histórico y dedicados a la investigación (Testimonios calificados). Estos túneles salieron a la luz en varias oportunidades: por excavaciones realizadas con distintos fines en la traza urbana de nuestra ciudad, demoliciones o reformas en antiguos edificios, información que pudimos recopilar tras un arduo trabajo de archivo. Dentro de los túneles existentes, si bien en algunos casos podría tratarse de tramos de túneles mas extensos, podemos citar:

TÚNELES DE LA MANZANA JESUÍTICA

Hay un mítico túnel que saliendo del actual Colegio Monserrat, pasando por la Universidad, llega hasta la Compañía de Jesús. Este túnel es el único que fue reconocido, entre otros historiadores, por Pedro Grenon S.J., Testimonio válido por ser un famoso detractor de la existencia de túneles en Córdoba. El mismo quedo en evidencia cuando se realizaron ampliaciones e importantes reformas en el colegio Monserrat durante el año 1927. También se mencionó siempre la existencia de un túnel entre el colegio Monserrat (estaría saliendo de una puerta trampa hoy inexistente en la actual sala de profesores o del sector de las celdas, internándose bajo la calle Duarte Quiros), y una propiedad en la manzana vecina a la del Colegio, que aún conserva construcciones de la época jesuítica. Podría ser una prolongación del primero u otro pasadizo independiente. Sobre esta galería se intentó en el año 1987 llevar adelante un proyecto de rescate que nunca prosperó.

Respecto a este túnel, tuvimos oportunidad de entrevistar a antiguos alumnos del colegio Monserrat, entre ellos figuras respetables, incluyendo a un historiador del ámbito local, quienes contaban que a mediados del siglo pasado, era habitual el uso de este para escaparse del colegio. Algunos de los entrevistados lo recorrieron en su juventud.

También corría un túnel hidráulico, que traía agua de un Tajamar que habían construido los padres jesuitas en la Cañada (A la altura de la actual Av. San Juan) cuyos vestigios fueron encontrados en dos oportunidades: En una excavación realizada en la esquina de la Av. Velez Sarsfield y Duarte Quiros y en otra excavación realizada en obras edilicias del teatro San Martín. Lamentablemente en ambas oportunidades se rellenó el conducto con hormigón. Este túnel también fue hallado junto a una cisterna, en uno de los patios del actual Monserrat, durante tareas de refacción.

ACEQUIAFoto 3

Fotos: Túnel Hidráulico que corría bajo una parte de la ciudad en el siglo XVII (Dibujo de Pedro Grenon S.J.), (izquierda). Pozo de decantación del sistema hidráulico de aguas corrientes de la época de la colonia (derecha)..

Un túnel que unía la Compañía de Jesús con el antiguo convictorio (Lugar hoy conocido como “La Casa de Huérfanas”, al costado de la iglesia de La Compañía y separada de esta por la calle Caseros), es testimoniado por el arq. Rodolfo Gallardo, quien fuera Director de Patrimonio de la Provincia de Córdoba afines del siglo pasado. En los trabajos de restauración de la casa de Huérfanas, mientras se intervenía en los sótanos y la cripta que esta bajo su capilla, se redescubrió dicho túnel. No sabemos aún, si este es una continuación del primer túnel citado o se trata de otro pasadizo.

Todos estos subterráneos mencionados deben ser entendidos en su contexto histórico, donde “la manzana jesuítica” no solo ocupaba la actual, si no que la calle Duarte Quiros en su costado sur no existía y fue abierta en la segunda mitad del siglo XIX; por lo que la orden jesuítica era propietaria de dos manzanas anexadas (hoy separadas por la calle Duarte Quiros) e incluso casi medio solar de la manzana vecina al norte (La casa de Huérfanas). Y era costumbre de la orden unir por pasadizos subterráneos sus construcciones en superficie.

LOS TÚNELES DEL PATIO OLMOS

En el transcurso del año 1992, se demuele el edificio de la Antigua Escuela Olmos. El objetivo es edificar un Centro Comercial, pero al estilo de la nefasta década de los 90: Esto es, demoliendo edificios históricos, en lugar de aprovechar predios baldios. Hay muchos intereses económicos en juego, así que la obra se pone en marcha y con celeridad. Para “cumplir” con la normativa vigente referida a la Protección de edificios antiguos, se deja la fachada. El resto se demuele íntegramente.

Una vez arrasadas las construcciones, se comienza a cavar un extenso y profundo pozo para subsuelos del nuevo Shoping “Patio Olmos”. Aquí sale a la luz una bóveda subterránea de grandes dimensiones. Pero no hay tiempo ni voluntad de denunciar el hallazgo a la Dirección de Patrimonio. Rápidamente se continúan los trabajos y el hallazgo queda sepultado en parte y destruido en otras, bajo el ímpetu modernizador.

Que se encontró en las obras del actual Patio Olmos? Era una bóveda subterránea o un túnel? Al igual que ocurrió en 1982 en la obra de la Nueva Jefatura de Policía, esto quedó en el misterio. Al menos pudimos obtener imágenes para dejar esto documentado; el resto entra en las hipótesis.

LA HISTORIA DEL SITIO:  Desde la fundación de la ciudad, el solar que hoy ocupa Patio Olmos, fue baldío.  En 1607 pasa a manos de la Compañía de Jesús, quienes posteriormente levantan la Ranchería de los esclavos afectados al Colegio Máximo y dejan parte del solar para corrales y plaza de carretas. Hasta la expulsión de la orden Jesuíta, en 1767, perteneció el solar a La Compañía de Jesús.

Acaecida dicha expulsión, queda nuevamente baldío, hasta que en 1815 se instala aquí “La Casa de la moneda”, con cuños traídos desde Potosí. Efímera fue la vida de la Casa de la Moneda, que funcionó solo tres años. Pero en 1844 fue instaurada nuevamente bajo el Gobierno de Manuel López, con maquinaria traída de Buenos Aires, y acuñó monedas de plata hasta 1855. López también dispuso el traslado de la Aduana al mismo edificio.

Posteriormente, ocupa el sitio la cárcel pública y luego el cuartel de bomberos. La primera funcionó en el solar hasta 1895, donde la situación de hacinamiento y malas condiciones de los presos, obligaron al traslado de la población carcelaria a la Penitenciaría de Barrio San Martín, aún en construcción. El edificio quedó como sede del cuerpo de bomberos, hasta que finalmente fue demolido para erigir La Escuela Superior de Niños Varones, inaugurada en 1908. Años después comenzó a funcionar el Seminario de Danzas de la Provincia, pero se clausura en 1977, tras el Terremoto de Caucete (San Juan), aludiendo “daños estructurales” causados por el mismo. En 1980 se reabre como un anexo del teatro San Martín, hasta que en 1992 comienza la demolición del edificio con el fin comentado mas arriba.

FOTO AEREA 1927Foto (1) Foto (5)Foto (9)

Fotos: Vista aérea del Colegio Olmos en 1927 (arriba, izquierda) y la demolición en 1992 (arriba, derecha).Túneles hallados en 1992 tras la excavación del sitio (Abajo).

TÚNEL O BÓVEDA SUBTERRÁNEA?: Próximo a la fachada que da a la esquina de Bv. San Juan y Velez Sarsfield, a un metro y medio de profundidad aproximadamente, apareció una bóveda que corría paralela a la calle Velez Sarsfield. El testimonio de los trabajadores coincidía en que se trataba de un túnel, que la obra lo había cortado en un sector. En las imágenes que pudimos rescatar, se ve claramente la boca de esta bóveda mirando hacia el sur. No podemos determinar exactamente con este material si estamos viendo una bóveda subterránea o una porción de un túnel abovedado. En este último caso tampoco podemos afirmar que este sea su comienzo o final, ya que se visualiza un movimiento de tierra delante de esta bóveda, que tiene el ancho de la misma, como si se hubiera demolido la “continuación” de esta estructura hacia el norte. Si prolongáramos esta bóveda en sus dos extremos, llegaríamos al Seminario Mayor hacia el Sur, y a la Manzana Jesuítica hacia el Norte.

Plano del demolido Colegio Olmos. La bóveda subterránea corría bajo los patios.

Plano del demolido Colegio Olmos. La bóveda subterránea corría bajo los patios.

Hemos podido saber con certeza que esta construcción subterránea no respondía a ningún subsuelo de la Escuela Olmos. Por lo tanto estamos frente a una estructura anterior al siglo XX. También queda descartado de llano que se trate de algunas de las acequias subterráneas que abastecían de agua a la ciudad colonial (Aunque en esta manzana han existido y aún existen vestigios de las mismas); por las dimensiones que ofrece. Testimonios de ex-alumnos del Colegio Olmos que pudimos recoger mencionan la existencia de un verdadero túnel, que se internaba bajo el teatro por un lado y en el otro extremo algunos lo proyectaban bajo la Av. san Juan.

Sótano de la Casa de la moneda? Túnel con rumbo desconocido? Bóveda Jesuítica?. Lamentablemente no hay documentación para echar luz al asunto, ni un peritaje arqueológico realizado en aquel momento. Solo podemos decir por el momento: Otro espacio subterráneo de Córdoba que queda en el misterio y otra vez el interés económico ganándole una batalla al patrimonio.

 TÚNELES EN LAS TERESAS

El convento de las Teresas, que tiene la modalidad de clausura (hoy reformada por el Papa Juan Pablo II), cuenta con un museo religioso, en donde se puede visitar uno de sus seis patios. Pero lo mas interesante, esta bajo uno de los patios no abierto al público, donde el respetable Profesor Infante (quien fue Director del Museo por varios años), nos comentó la existencia de un túnel colonial, que no es posible investigar por ser el convento propiedad privada y además por la modalidad del mismo. Es alta mente probable que este convento estuviera unido con la Catedral. En el mismo solar, bajo una celda, también se halló un túnel hidráulico, que formaría parte del mismo sistema de transporte de agua comentado en la manzana jesuítica.

Foto 2 29-8-12

Fotos: Pozo de sondeo en propiedad del Monasterio de las Teresas. A los 5 metros de profundidad se observan muros de un sótano del período colonial (izquierda). Relevamiento realizado por GST para comprobar la existencia de subterráneos (derecha).

LOS TÚNELES DEL PALACIO EPISCOPAL

El Palacio Episcopal, sede del Obispado de Córdoba (En sus 1º tiempos de la Córdoba del Tucumán), no tuvo un lugar propio entre los siglos XVII y principios del XX, sino que funcionó en distintos solares de la ciudad. Siendo un sitio emblemático de poder, es lógico suponer que tuviera su túnel de conexión a otros sitios relacionados con la iglesia y el gobierno.

La 1º locación fue en la casa del obispo Mercadillo, sobre la actual calle Rosario de Santa Fe, frente a la plaza San Martín. De esta casa hoy solo queda dos salas distribuidas en dos plantas, conocidas estas construcciones como el “oratorio del Obispo mercadillo”. A mediados del siglo XX, sobre el costado oeste de dicho oratorio, existía una famosa confitería denominada “Confitería del Plata” que tras sufrir un incendio, debió ser reconstituida (El actual edificio que vemos hoy en la esquina, de Dean Funes y San Martín). Cuando se cavaba para los cimientos del nuevo edificio se descubrió un túnel colonial a 2,5 metros de profundidad y corriendo paralelo a la calle Rosario de Santa Fe. Este túnel, unía la antigua casa del obispo o la propiedad vecina al este (Casa del Gobernador de La Concha) posiblemente con el Cabildo.

Confiteria del Plata, 1942Foto (8)

Fotos: Excavación en 1942 donde se descubrió el túnel frente a la Plaza San Martín (arriba) y extremo oeste del túnel tapiado (abajo).

Viniendo mas a la actualidad, hace pocos años, apareció un túnel en una propiedad de calle Rivadavia, frente a la iglesia de La Merced mientras se acondicionaba un sótano para la sede de un banco. Este túnel cruzaba la calle hacia la iglesia citada, y fue dicho solar, también sede del Palacio episcopal durante la colonia.

También funcionó el palacio episcopal desde el año 1752 en el edificio del antiguo Seminario de Loreto (Detrás de la Catedral, hoy Plazoleta del Fundador)y luego fue trasladado en 1767 tras la expulsión de los jesuitas, al monasterio de la Compañía de Jesús.

Ya mucho mas acá en el tiempo, recientemente, mientras se remodelaba el antiguo Hotel Plaza (San Jerónimo esquina Buenos Aires) para una nueva sucursal del Banco de la Provincia de Córdoba, se halló bajo los sótanos un túnel. El mismo fue inmediatamente tapado de hormigón, a fin de no demorar o inhibir la obra que se estaba realizando. En esta esquina, curiosamente también funciono el Palacio Episcopal, entre otras instituciones de importancia.

LOS SUBTERRÁNEOS DE LA CASA DE HUÉRFANAS

La “Casa de Huérfanas y Niñas Educandas” fue una Institución fundada por el Obispo Fray Alberto en el año 1782, con el fin de acoger y brindarles educación a las niñas huérfanas de la época. Así que el lugar funcionó como albergue y escuela, esta última también abierta a las niñas de la alta sociedad del momento. Estas tareas estaban a cargo de la orden de las hermanas Teresas y funcionaba en el edificio que había sido de los Padres Jesuitas, expulsados en 1767. Los jesuitas tenían aquí el convictorio del Colegio Monserrat.
Esta casa con sucesivas reformas, demoliciones y ampliaciones, ha llegado a nuestros días; manteniendo casi un cuarto del solar, que incluye de sus primeros tiempos una Capilla y otras construcciones coloniales consistente en dos claustros.
De las construcciones del período hispánico referidas a lo subterráneo, se conservan los sótanos, donde los Jesuitas tuvieron primero una almacén y finalmente instalaron una imprenta (La 2º del país). También se conserva bajo la Capilla, la cripta de enterramientos.
Otros espacios subterráneos estarían bajo unas aulas modernas levantadas sobre una parte ya demolida del edificio original y en lo que hoy es la playa del colegio de Escribanos, que funciona en la misma manzana.
Veremos en detalles cada uno de estos lugares.

SINOPSIS HISTÓRICA:  La manzana que colinda al sur con la actual Manzana Jesuítica durante los siglos XVI y XVII, dividida en cuatro cuadrantes, estuvo en manos de propietarios particulares. El cuarto de manzana de la esquina S.E. (Hoy Caseros y Ob. Trejo), fue la casa paterna de Don Ignacio Duarte Quiros, presbítero que la dona a la Compañía de Jesús en 1687 para que funcione allí el Convictorio de Monserrat. Los Jesuitas hicieron reformas y ampliaciones importantes en la casa original, entre estas, construyeron dos sótanos y una Capilla con una cripta subterránea bajo su presbiterio.
El Convictorio de Monserrat era el lugar donde residían los estudiantes que provenían de las afueras de la ciudad, a modo de un colegio interno. Y funcionó aquí hasta que en 1767 son expulsados los Jesuitas, y el Colegio y Universidad pasan a manos de los Franciscanos.
Los Franciscanos trasladan el Convictorio al cuarto de manzana en la esquina NO de las calles Ob. Trejo y Duarte Quiros, donde hoy funciona el colegio Nacional de Monserrat.
El antiguo Convictorio es destinado a la orden de las Teresas, para colegio y convento. Así ha llegado esta institución hasta el presente.

LA CRIPTA: Bajo el presbiterio de la capilla de Monserrat, se encuentra una bóveda subterránea que fue cripta de enterramiento. Durante el período jesuítico se accedía a esta cripta por una puerta trampa en el piso detrás del altar. Cuando la casa paso a pertenecer a las Teresas, las hermanas abrieron un túnel con acceso desde la galería de uno de los patios, para ingresar a la cripta con ataúdes y transformaron los carneros (Sitios donde se depositaban los cadáveres con cal y tierra para el descarne) en nichos. Cuando ya no se permitió enterrar mas en los conventos este recinto quedó cerrado hasta fines del siglo XX, donde se lo reabrió al acondicionar parte de la casa como museo.

Foto 08Foto 01

Fotos: Túnel de ingreso a la cripta bajo la capilla de Monserrat (izquierda). Interior de la cripta, donde se observa en el piso una loza de cemento que cubre uno de los túneles jesuíticos (derecha).

En los trabajos de restauración nos consta, aunque la versión oficial lo niegue, que se halló un túnel bajo este recinto.

LOS SÓTANOS DE LA CASA

Los sótanos fueron usados por la Compañía de Jesús como depósitos y antes de su destierro albergaron una imprenta. No se conoce el ingreso original a los mismos, ya que la escalera por la que se baja actualmente es posterior, y probablemente detrás de la misma exista el acceso antiguo. Aparte de la moderna escalera, pudimos constatar que al lado de la misma existe un recinto cerrado con ladrillos mas nuevo, desconociendo cual fue la intención por la que cerraron este espacio. Evidentemente se ocultó una prolongación de las construcciones mas allá de lo que puede verse. Lo mismo ocurre en una de las troneras (Huecos que comunican los sótanos a superficie para brindarles iluminación y ventilación); donde se cerró durante la restauración de 1980, un pasadizo cuyo destino desconocemos.

Foto (17)Foto (43)

Fotos: Interior de uno de los sótanos de la casa en donde en uno de los tragaluces aboca un pasadizo “tapiado con ladrillos modernos” que se extiende debajo de uno de los patios de la casa con dirección desconocida.

Bajo un aula donde existía uno de los claustros ya demolido, existe un túnel que fue rellenado en las obras del nuevo edificio del colegio. El túnel corre en sentido norte – sur, atravesando en forma subterránea parte de la casa, pero lamentablemente desconocemos sus límites. Esto fue confirmado por una de las madres Superioras de la orden, a la que pudimos entrevistar.

La casa toda, como la manzana jesuítica, guarda muchos misterios aún. Y el poder revelar algunos de ellos ocupa parte de nuestro trabajo.

TÚNELES DEL SIGLO XIX

LOS TÚNELES DE LA CALLE CORRIENTES

Existieron otros túneles particulares, la mayoría del siglo XIX, que conectaban diferentes propiedades, por lo general del mismo propietario. Bajo la calle Corrientes en su 1º cuadra, existe un túnel abovedado de ladrillo, que unía la casa de la familia Nores (Fines del Siglo XIX) con su comercio al otro lado de la calzada. Servia el túnel, para pasar con seguridad las ganancias producidas por el negocio en el dia, hacia la casa. (Para la época, aunque a muchos les cueste creer, eran los alrededores de esta zona de la ciudad desolados).

Ingreso e imagen del interior del túnel

Ingreso e imagen del interior del túnel

Otro túnel de la misma época apareció en una excavación de cimientos en 1975 sobre la calle Corrientes, vinculaba una vieja casona de esa calle con otra en la misma manzana, pero situada en la calle Independencia al 273. Fue la casa de Don Rogelio Martinez, rico comerciante de la época, también propietario de varias casas sobre la calle Corrientes.

Tunel Calle CorrientesCASA DEMOLIDA EN 1992Tunel Calle Corrientes

Fotos: Túnel aparecido en calle Corrientes 51 tras demolición de antiguas propiedades (arriba-izquierda), Casa en Independencia 273 ( demolida en 1992), donde nacía el túnel que se dirigía hacia la calle Corrientes (arriba-derecha) y Vista interior del Túnel (abajo) Las fotos de la izquierda y la de abajo son gentileza de Carlos Pons (Ex-miembro del CEC).

TÚNEL DE LA CALLE ENTRE RIOS

En el cuarto de solar Noreste de la manzana comprendida por las calles Buenos Aires, Entre Ríos, Ituzaingó y Corrientes; existieron hasta fines del siglo pasado, unas antiguas construcciones ya demolidas. En una de estas, exactamente la colindante con el colegio de los Padres Franciscanos, funcionó hasta el año 1980, un negocio en cuyo piso existía una puerta trampa que daba acceso a un túnel.

Históricamente toda la manzana perteneció a los Franciscanos; desde la fundación de la ciudad de Córdoba y en los siguientes tres siglos. Es más, la manzana colindante al sur (La comprendida entre las calles Corrientes, Junin, Bs. As. e Ituzaingó) también fue parte del convento Franciscano. Esta última fue la 1º posesión que los padres vendieron en la segunda mitad del siglo XIX; y lo hicieron a favor de un grupo de comerciantes venidos desde España; quienes compran la huerta de la orden e instauran allí una plaza de carretas. Hacen abrir la calle Corrientes y fundan un mercado, que luego devino en el actual Mercado Sud de nuestra ciudad.

La manzana donde actualmente esta el convento Franciscano, también fue loteada parcialmente y vendida la mitad Este a distintos propietarios durante el siglo XX.

En una entrevista que realizó el Grupo Speleotunel con el periodista Ramon Verdú, se obtuvieron lagunos datos del túnel mencionado; ya que dicho periodista tuvo la oportunidad de igresar al mismo en el año 1976. Acompañado de un fotografía del extinguido diario Los Principios, para el cual trabajaba en aquella época, logro plasmar una imagen del mismo:

Foto del Diario Los Principios del año 1976

Foto del Diario Los Principios del año 1976

La descripción realizada por Verdú arroja los siguientes datos sobre el túnel: Estaba íntegramente echo de ladrillos, abovedado, de una altura y ancho que le permitió caminar por su interior cómodamente (Estimamos una altura de 1,8 metros por un ancho de 1 metro). El piso era de tierra, posiblemente existiera un depósito sedimentario. Dicho túnel se iniciaba después de una escalera que arrancaba debajo de una puerta trampa del piso de un local comercial, y se dirigía en forma recta hacía el sur (Es decir desde calle Entre Ríos hacia calle Corrientes), El pasadizo no era profundo, de modo que la cumbre de la bóveda corría bajo el piso (O nivel de calle que es lo mismo) de la construcción que cobijaba el acceso.

En base a estos datos y la imagen que pudimos obtener del subterráneo, pensamos que se trata de un túnel moderno (Siglo XIX). El recorrido de nuestro periodista fue de escazos metros, ya que el túnel se encontraba obstruido, y en ese punto nos describe que el túnel se angostaba y aquí su memoria se torna difusa, y no pudo precisar si el pasadizo continuaba en forma recta o giraba a la derecha (Es decir hacia el oeste).

En el 1º caso, la prolongación del subterráneo nos lleva a la “Sala de Profundis”, la única construcción que queda del original Convento Franciscano (Debido a que este edificio data del siglo XVII, su piso actual quedo bajo nivel de calle, y coincidiría con el “piso del Túnel”; otro dato que descartaría que el mismo sea colonial).

En el 2º caso, el giro del pasadizo nos lleva al Colegio de la Inmaculada  (De la orden Terciaria Franciscana), situado en donde estuvo asentada la Iglesia original de la orden (Demolida, ya en ruinas en el siglo XIX). Si bien Verdu coincide con nosotros en que el túnel no era colonial, acepta la posibilidad que estos “cortos pasadizos” del siglo XIX, en algunos casos hayan dado acceso a viejos túneles coloniales, hipótesis probable y que aceptamos en algunos casos puntuales.

Entre 1981 y 1983, se construyó en el sector un edifico de departamentos, cuya fundación debió destruir el túnel y la posibilidad de conocer su extensión. De todas formas, dejamos documentado otro túnel en Córdoba. A la par de que la historia quede incompleta, da testimonio del uso que se hizo de estos subterráneos con diferentes fines (Algunos desconocidos) en nuestra historia local.

TÚNEL DE LA MASONERÍA

En la calle Rivera Indarte con la numeración 544, hoy ya demolida tenía su casa Deodoro Roca, el padre de la Reforma Universitaria de 1918 en Córdoba. La casa tenía unos sótanos que aún existen, que se transformaron en un lugar mítico. Allí Deodoro gestaba reuniones y tertulias con la élite intelectual progresista de la época. Una curiosidad de estos recintos subterráneos consistía en la existencia de un túnel que la conectaba a otro/s sitios distantes de la propiedad.

Esta vieja casona había sido construida por el padre de Deodoro Roca, militante del movimiento político-eclesiástico que se oponía al gobierno Juarizta (Nicólas Juárez Celman fue presidente de la Argentina y su hermano Marcos Juárez gobernador de Córdoba, en la década del 80 del siglo XIX). Es probable que ese túnel haya sido concebido como una vía de escape hacia el río si las autoridades de turno le caían en una de sus reuniones conspirativas para derrocar al gobierno.

FACHADAFoto (1)

Fotos: Casa de Deodoro Roca, ya demolida (izquierda) y Casa sede de la Masonería en Córdoba (derecha)

El Túnel en su trayecto hacia el río, paradojicamente pasa por la sede de la masonería en Córdoba (Calle Igualdad nº 80). Decimos paradójicamente, por que su constructor era un enemigo aférrimo de la masonería, y para mayor paradoja su propio hijo Deodoro, fue masón. Supimos de la existencia del pasadizo en la casa de la calle Igualdad pero no se nos permitió ingresar, a pesar de varias gestiones que realizamos, incluso ante el Gran Maestre de las logias en Buenos Aires. Estamos investigando otros accesos al túnel.

OTRAS CONSTRUCCIONES SUBTERRÁNEAS

A la par de los túneles tenemos confirmadas varias estructuras soterradas que esperan un trabajo arqueológico para concluir si son o no túneles, y en definitiva lograr la recuperación de estos patrimonios para enriquecer nuestra Córdoba histórica.

Entre estas podemos mencionar los sótanos bajo la Plaza del Fundador. Aquí funcionó desde mediados del siglo XVIII y hasta fines del XIX, el Seminario Mayor. También funcionó en el sitio el Palacio Episcopal desde 1752 y al Casa de Gobierno desde 1838. Era un edificio colonial, anexado a la catedral, que incluso guardó su tesoro. Finalmente fue demolido en 1957, quedando estructuras subterráneas bajo el suelo de la actual plaza.

Foto 8Foto 5

Fotos: Arcos o Túneles? En las excavaciones del desarrollismo no interesa, hay que seguir con la obra y tapar todo rápido.

Otro ejemplo, es la Playa de Estacionamiento del Colegio de Escribanos. En la misma manzana existen sótanos (que habrá que dilucidar si también están conectados a otros sitios) y se ubican en el solar perteneciente a la antigua Casa de Huérfanas.

Bajo las celdas del cabildo, hay otros espacios subterráneos y probablemente túneles, aunque pudieron ser algunos hidráulicos no debemos descartar los pasadizos coloniales que inter-conectaban los sitios del poder español entre sí. Pero edificios públicos del siglo XIX tampoco escapan a esto. Un ejemplo es la Legislatura de la Provincia de Córdoba donde la última dictadura militar cerró un túnel que comunicaba el subsuelo del recinto con otros edificios (Probablemente el Cabildo).

Y tenemos varios ejemplos mas de estas construcciones y comunicaciones bajo tierra, incluso fuera del casco céntrico. Muchos de estos túneles son independientes entre sí, pero otros probablemente estén (o estuvieron) interconectados. Nuestra investigación aquí radica en documentar, en lo posible, la totalidad de estos, clasificarlos cronológicamente y funcionalmente, y finalmente poder topografiar sus trayectos exactos y vinculaciones que pudieron tener.

BÓVEDAS SUBTERRÁNEAS

LA CRIPTA DEL VIEJO HOSPITAL SAN ROQUE

En el año 2003, en uno de los patios internos del antiguo Hospital San Roque de la Ciudad de Córdoba, se descubrió una bóveda subterránea. Se barajaron varias hipótesis, desde una cripta para enterratorio hasta un deposito de agua, pasando por un baño de los Jesuitas.

La bóveda, a la que pudimos ingresar y medirla, es de planta rectangular con techo en cañón corrido. Sus medidas son de 4,20 metros de largo x 3,80 de ancho y 3 metros de altura en su punto mas alto. Se accede desde un patio, mediante una escalera con angostos escalones de ladrillo cocidos, de mas de 3 metros de desarrollo. La fábrica, es decir su morfología y los materiales usados, son eminentemente coloniales. En el techo se observa un orificio de lo que fue un tragaluz.

Creemos que la misma sirvio de depósito subterráneo y seguramente sea del periodo en que la orden Betlhemita (Administradora del 1º hospital) se hizo cargo de este solar y formó su convento (Fines del Siglo XVIII). No figura en los inventarios, como es lo usual respecto a los espacios subterráneos.

Foto 01aFoto 03Foto 07Foto 10

Fotos: La cripta del Hospital San Roque en un relevamiento del GST en el año 2009.

En el predio del Hospital San Roque, existen varios espacios subterráneos. Algunos eran de uso conocido y otros secretos. No se ha realizado un trabajo de investigación arqueológica par determinar que yace bajo el suelo de este solar, pero sabemos que esta bóveda, solo es una muestra de lo que esta enterrado. Existen otras similares bajo los patios y la galería del convento, como así también otros dos espacios subterráneos, uno lamentablemente ya desaparecido y un túnel que quedó en evidencia en el año 1975 al hundirse una playa de estacionamiento en la manzana. Fue rellenado.

BÓVEDAS JESUÍTICAS DE LA CALLE DUARTE QUIROZ

Como dijimos anteriormente, la calle Duarte Quiroz no existía durante el siglo XVIII y gran parte del XVII y el XIX. Las construcciones de los Jesuitas abarcaban este sector hoy ocupado por la calle, que al reabrirse a fines del siglo XIX, amputó el refectorio (comedor de la orden) y separó las construcciones que conformaban un claustro con su patio central, hoy bajo la calle. Del lado sur, persistieron edificaciones en bóveda, hoy dentro de tres propiedades particulares. Pero lo que mas nos interesa son las construcciones subterráneas, que consisten en tres bóvedas de cañón corrido y una cisterna.

Foto 7Foto 03Foto 1PLANTA BOBEDAS

Fotos: Ingreso e interior de una de la bóvedas subterráneas de Calle Duarte Quiroz (Arriba), Túnel de acceso a la cisterna que comunicaba con los túneles hidráulicos (abajo, izquierda) y Dibujo del Padre Grenon de una de las bóvedas subterráneas con su edificación superior (abajo, derecha).

Las bóvedas de cañón corrido fueron construidas como una sola de calicanto y ladrillo y de gran extensión (Un verdadero túnel que corre paralelo a la calle Duarte Quiroz) y luego segmentada con tímpanos de piedra y barro, para acondicionarla como varios depósitos. Hoy son tres sótanos bajo propiedades particulares. En una de ellas, existe además, una cisterna que conectaba con túnel que atravesaba una parte de la ciudad colonial (se trataría de la acequia subterránea construida por los jesuitas y mencionada mas arriba). Hoy el fondo de esta cisterna fue rellenado por los propietarios ya que sufrieron una inundación en una oportunidad que se superficializaron las napas de aguas subterráneas.

Fotor

Fotos: Una de las bóvedas cuando fue re-descubierta en el siglo pasado.

BÓVEDA SUBTERRÁNEA EN EL RECTORADO (25 de Setiembre de 2011)

Mientras se realizaban reparaciones en los baños de la UNC, dentro del edificio que tiene en la Manzana Jesuítica, se halló una bóveda bajo el piso de uno de los baños. Estos se sitúan en el sector que comunica la antigua Universidad con la Academia de Ciencias. La bóveda, de ladrillo con muros de calicanto, era de forma rectangular y orientada en sentido Sur – norte. Sus dimensiones de 3 metros de largo por 1,8 metros de ancho, y la profundidad total no se determinó, pero se había excavado 1,7 metros y al parecer quedó una capa bastante gruesa de sedimento y relleno. Sobre la pared oeste de la bóveda y casi al nivel del piso conformado por el relleno, arrancaba un pequeño túnel de ladrillos, de 60 centímetros de ancho, en dirección hacia el oeste, y de una altura indeterminada al no concluir la excavación.

Durante el período jesuítico este sector correspondía a la huerta del monasterio, y estuvo sin edificar hasta 1871, donde se levantó el edificio de la Academia de Ciencias.

La función y la época de que data esta construcción subterránea no es precisa. La tipologia es compatible con el siglo XIX, lo que la aleja de ser una obra de los jesuitas. Un punto importante para aclarar las dudas es el túnel: hasta donde llega?, que altura tiene?. Tampoco se investigó. El espacio fue rellenado con bolsas de arena, esperando a futuras investigaciones.

Foto (4)Foto (15)Foto (11)Foto (20)

Fotos: La bóveda recién descubierta y el tunelcito rellenado con destino desconocido.

LAS EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS CONTEMPORÁNEAS

Hasta el siglo pasado no existía una reglamentación eficaz para proteger ruinas enterradas. Cientos de excavaciones con fines inmobiliarios destruyeron piezas arqueológicas y construcciones subterráneas o soterradas tras el paso del tiempo. Incluso hasta hace un par de años no se obligaba al propietario de un inmueble o terreno en el casco histórico a realizar una excavación arqueológica previa a edificar con intervención en el subsuelo. Hemos sido testigos del ocultamiento y destrucción de ruinas en el centro de la ciudad, con el sólo fin de no demorar una obra civil y así no perder dinero.

Una nueva ordenanza ayudaría a proteger los sitios arqueológicos, pero no es garantía absoluta. Lamentablemente pudimos constatar que, a pesar de la normativa, se sigue destruyendo el patrimonio y podemos citar como ejemplo la obra del nuevo edificio corporativo del Banco provincia de Córdoba, en donde se arraso con ruinas coloniales enterradas, al realizar la excavación para los subsuelos del edificio. En la misma manzana (San Jerónimo y Buenos Aires) ya comentamos mas arriba, la aparición de un túnel que fue rellenado antes que pudieran ingresar los arqueólogos de rescate; y el autor de esto fue también el banco Provincial.

Otras obras respetaron la normativa donde se resguardó lo que tenía valor patrimonial. Un ejemplo  es la excavación al costado del colegio Monserrat, sobre calle Duarte Quiroz casi esquina Obispo Trejo, donde se hallaron ruinas jesuíticas y se integraran como un museo de sitio al subsuelo del edificio que se está levantando. En otro caso, en una propiedad privada se hallaron ruinas (incluido un pequeño túnel de servicio) del siglo XIX, principio del XX y un muro de calicanto (posiblemente del XVII), pero el propietario tenía los permisos para construir cocheras subterráneas, de modo que no pudieron preservarse las ruinas. Al menos se documentó todo lo hallado y se recogieron todas las piezas con valor arqueológico que se encontraron en la excavación.

Foto 4DSC02345

tFoto (6)

Fotos: Excavaciones arqueológicas en el centro histórico de la Ciudad de Córdoba. En la 2º cuadra de calle Independencia (arriba) y en la esquina de Duarte Quiros y Obispo Trejo, al costado del Colegio Monserrat (abajo).

Creemos que mas allá de las normativas proteccionistas, cada ciudadano debe ser responsable y denunciar cualquier irregularidad que conozca y atente contra el patrimonio histórico a los medios de comunicación, es la única forma de poner cierto freno a los desarrollistas inescrupulosos, que velan por el interés personal y no de la comunidad. También hay que desterrar el oscurantismo que envuelve a ciertas Instituciones, que no permite investigar el tema subterráneo, como si se tratara de un tabú. En otros casos hablar de túneles en córdoba, es cosa de delirantes. Ambas posturas impiden acrecentar un rico (aunque por el progreso, cada vez mas pobre) patrimonio aún oculto.

Texto e Investigación: Sergio A. Tissera

Relevamientos: Dr. Sergio A. Tissera, Inv. Martín M. González, Arq. Nestor D. Dalmasso, Esp. Ostiano Moyano y Dra. Graciela Ferreira Soaje. (Realizados entre el año 2009 y 2014).

Copyright © Sergio Alejandro Tissera

Agradecimientos: Lic. Alfonso Uribe, Pepe Hierling, Ramón Verdu, Arq. Luis Córsico, Lic. Alejandro Moyano Aliaga, Dr. Grasso, Cesari Vacani, Arq. Luis Scandizzi, Arq. Fedrizzi, Arq. Livio Incatasiato (+), Edgardo Avaca, Carlos Pons, Celina Hadford, Madre Juanita Robiano, Francisco Sarmiento, Daniel Bravo Tedin (+), Prof. Victor Infante (+), Francisco Antonio Diaz, Victoria de Clavaguera, Moyano Miller Baron, Eduardo Riga, Consulado de Italia, Instituto Italiano di Cultura, Fundación San Roque.

Fuente: GST – Grupo Speleotúnel

logo productora final

Acerca de Fedex Despierta

Noticias, Investigación e Información sobre Civilizaciones Antiguas, Ufologia, Mitos, Leyendas, Profecias, Conspiraciones, Fantasmas, Arqueoastronomía, Criptozoologia, Viajes en el Tiempo, Dimensiones Paralelas, Exociencia, Esoterismo, Permacultura, Ecologia, Terapias Alternativas, Nueva Era y Mucho Mas…

Publicado el 01/02/2016 en Despierta Cordoba. Añade a favoritos el enlace permanente. Comentarios desactivados en Túneles Y Bóvedas Subterráneas Antiguas Del Centro Histórico De La Ciudad De Córdoba, Argentina.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: