Las Grandes Guerras Galácticas

celestialconflicts08_01

1. Reinos de Reinas y Reyes en Orión
A novecientos años-luz de la Tierra, en órbita alrededor de un sistema estelar de una caliente estrella azul en el cinturón de Orión, un planeta humeante nació.

Este planeta era un hermoso mundo selvático. Fue presuntamente parte de una serie de planetas y sistemas estelares que fueron sembrados primero, después que la diosa había creado este Universo y se había enfriado lo suficiente para que existiera la vida.

Un equipo de Constructores [def] fueron nombrados, y el espectáculo comenzó en este Universo joven, hace miles de millones y miles de billones de años.
El Cinturón de Orión 
Después de que los constructores hubieron panspermeado la primera serie de planetas, pasó algún tiempo, y los Constructores regresaron y continuaron la siembra de este planeta selvático en particular, siendo el inicio de una rica vida animal que eventualmente, junto con la fauna, se desarrollarían en un ecosistema de plena madurez.
Luego era el tiempo de crear un tipo de vida más avanzada, inteligente, y así nació la primera raza reptil de este Universo.
Macho Ario reptil, temprano en su desarrollo, como nosotros en comparación con los hombres-mono.
Más tarde evolucionaron a verse más similar al humano
(Representado aquí como imaginado por este autor)
Este nuevo universo era un universo de “libre albedrío”, un experimento en sí mismo para ver cómo las entidades vivientes podrían sobrevivir en un ambiente más áspero y todavía desarrollar el amor, la compasión y la empatía y aprender las “Formas de la Diosa”.
Y este mundo selvático era de hecho un medio hostil para sobrevivir.
El experimento comenzó con esta antigua raza de reptiles (quienes han sido llamados los Antiguos en círculos esotéricos aquí en la Tierra), quienes fueron los primeros en probar si podían hacerlo.
Esta especie reptil en particular, nació con el Fuego de la Madre insertado en sus negros cuerpos de reptil.
Aunque tenían una estrecha relación con la Diosa, porque así fueron diseñados, aún estaban obligados a ir a través de la evolución. La pura supervivencia requería de ellos desarrollar cuerpos duraderos, fuertes y brillantes para ser capaces de dominar el medio ambiente en el que nacieron. En los antiguos orígenes, estos feroces y despiadados reptiles tenían escamas cubriendo sus cuerpos para protección, y ellos incluso podían volar, teniendo enormes alas en sus espaldas.
Con el tiempo aprendieron a conquistar el mundo en el que nacieron. Ellos empezaron a construir las primeras civilizaciones que se volvieron cada vez más avanzadas, y aunque las guerras civiles y los conflictos eran comunes en el principio, ellos finalmente lograron a explorar otros planetas en su propio sistema solar.
A medida que se desarrollaron, sus escamas desaparecieron y sobre las generaciones empezaron a verse más y más humanoides, pero aún con ciertos rasgos de reptil remanentes. Con el tiempo sus cuerpos se volvieron largos y delgados, contrarios a los Sirios, que son bajos y fornidos, y sus cuerpos seguían siendo negros.
En estos días las mujeres tenían una estrechísima cintura, similar a la abeja, y esta característica puede verse en algunas mujeres humanas también.
En Suecia las llamamos Geting-midja o cintura de avispa. Sin embargo, cuando estamos hablando de los arios, su línea de cintura es muy delgada, mucho más delgada que en cualquier hembra humana. En los primeros días, los reptiles tenían una cabeza más bien triangular, pero con el tiempo se hizo más redondeada en los hombres, aunque, todavía queda algo triangular en las mujeres.
Ellos tenían poco o ningún vello corporal, y la mayoría de ellos, incluso las mujeres, no tenían pelo en la cabeza, tampoco. Sus ojos eran grandes y penetrantes. De acuerdo con lo que leo o escucho, estos días, en realidad, tienen un aspecto absolutamente magnífico.
Dice el refrán que casi ningún hombre en el Universo puede resistirse a una mujer aria. [1]
Los hombres tienen pechos más amplios, pero al igual que las mujeres, tienen cinturas estrechas. Sus piernas son más gruesas y las nalgas más grandes, mostrando rasgos masculinos típicos. Sus rostros, aunque redondeados, tienen un mentón más cuadrado que las mujeres, que en general tienen una apariencia más femenina, más suave a ellas. Las bocas de los dos machos y las hembras son grandes, y cuando están cerradas, se mezclan con el resto de la cara y casi parecen invisibles.
Sus dientes, sin embargo, las mujeres y los hombres por igual, siguen siendo fuertes y bastante útiles después de miles de millones de años de evolución.
Las hembras, de los primeros días, además poseían un mortífero veneno, que ellas podían usar en batalla, escupiendo a una distancia larga, y quienquiera que fuese atacado, moría o se paralizaba. Parece que ella perdió a sus habilidades para hacer esto hace mucho tiempo. [2] [3]
Su sociedad se hizo muy orientada hacia lo femenino, con el tiempo, al desarrollarse la especie, y la vida en Orión giraba alrededor de la Reina de Orión. Las mujeres hacían el trabajo duro y la obligación de los machos era la de aparearse con la reina y protegerla de los enemigos e invasores.
En el campo de batalla eran por lo general los hombres que dominaron, aunque las hembras eran excelentes guerreras en su propio derecho, pero en casa era la mujer la que dominaba la vida cotidiana en la sociedad aria. El macho era cazador y guerrero.
Desde el principio, los guerreros comenzaron a conquistar territorios vecinos y se los tomaron.
Estos territorios fueron gobernados por los hombres que los conquistaron, y llegaron a ser conocidos como los Reyes NEKH Negros, o sólo los Reyes Negros. Ellos gobernaban sus reinos con puño de hierro. Sin embargo, en el centro del mundo ario, la reina seguía siendo la gobernante y era el centro de atención.
Así que en ese sentido, el mundo ario se dividió entre los Reyes y la Reina.
Sin embargo, cuando llegó a cosas serias, los Reyes siempre obedecían la voluntad de la Reina, así que en ese sentido, la Reina estaba a cargo. Así que parece que la separación entre hombres y mujeres han sido un problema desde que el principio de los tiempos.
Este tema también se describe muy bien y en detalles en la obra la Edades de Uraš. [4]
2. La Primera Gran Guerra Galáctica
Conforme pasaba el tiempo, los arios se hicieron más tranquilos y dejaron de comprometerse en guerras entre sí y en su lugar comenzaron a desarrollar tecnología bajo una sola bandera.
Los reinos se fusionaron en un solo reino bajo un mismo rey. La industria de las armas era una importante, pero ellos también se ocupaban de todas las otras ciencias y tecnologías imaginables y, finalmente, llegaron a ser muy “altamente tecnológicos”.
Los hombres guerreros NEKH descubrieron la manera de extender la mano en el espacio y explorar los mundos vecinos, pero pronto también descubrieron la manera de hacer viajes espaciales interestelares.
Ellos comenzaron a visitar otros sistemas estelares que habían desarrollado, y al igual que ellos, la mayoría de estos mundos no eran tan desarrollados como los de Orión. Por lo tanto, en principio no hubo resistencia cuando llegaron los arios. Los habitantes de estos mundos más jóvenes les dieron la bienvenida con los brazos abiertos, de maneras muy pacíficas. Ellos simplemente no sabían mejor, ya que al parecer no habían desarrollado el comportamiento bélico.
La Rey NEKH y sus guerreros se sorprendieron al conocer a este tipo de hospitalidad, pero se aprovecharon de ella. Comenzaron a establecer bases en estos mundos y pronto llegaron a gobernar bajo reyes de su propia especie. Pero todos estos mundos ‘conquistados’ respondieron al rey NEKH que estaba sentado en el trono del Imperio de Orión en el planeta de origen.
La conquista continuó, y el Imperio de Orión se expandió sin mucha resistencia.
Sin embargo, con el tiempo otras razas estelares en la galaxia se habían desarrollado tan bien, y repentinamente los guerreros arios encontraron mundos donde los habitantes podían defenderse. Algunos de ellos todavía no tenían ninguna posibilidad contra los feroces guerreros NEKH, y esos mundos también fueron conquistados y puestos bajo la jurisdicción de Orión.
Pero no fueron ganadas todas las batallas. Algunos de los seres estelares en los planetas a los que los arios se acercaron eran al menos tan feroces como ellos mismos y los Reptiles empezaron a perder algunas de estas batallas y tuvieron que retirarse. Cuando esto ocurrió un par de veces, y muchos arios habían muerto en la batalla, ellos dejaron su conquista por un tiempo para pensar las cosas.
Ese fue el final de la Primera Gran Guerra Galáctica, mucho antes de que existiera la raza estelar de Sirio.
3. La Segunda Gran Guerra Galáctica
El Rey NEKH de Orión reflexionaba qué hacer.
Entonces se dio cuenta de que en el pasado distante, las mujeres habían sido aún mejores guerreras que los hombres, por lo que el rey decidió traer las mujeres a la guerra, para luchar al lado de los hombres.
Y así empezaron otra guerra galáctica en un esfuerzo por expandir el Imperio.
La visión de un artista de una guerrerol Amazona
Esta vez ellos fueron mucho más exitosos.
Las mujeres no sólo eran increíbles guerreras, que nunca daban marcha atrás, siempre luchando hasta el final, si era necesario, también tenían un arma mortal que los machos no tenían – ¡su veneno!
Podrían escupir a los enemigos en sus ojos, morderlos, arañarlos con sus uñas como garras, o escupir en las hojas de sus espadas de cuchillos, y cuando se las metían al enemigo, si no morían de la herida, morían por el veneno. La cosa es que el veneno que era producido podría paralizar o matar al enemigo en casi un instante.
Esto hizo a las mujeres arias temidas en todo el sector de la Galaxia, entre los mundos a los que el rumor se había extendido. De esta manera, una gran cantidad de nuevos mundos y sistemas estelares fueron conquistados y se combina con el Imperio de Orión, que creció rápidamente y de manera constante.
Aunque también hubo una gran resistencia en algunos mundos, y no todas las batallas fueron ganadas, pero parece que la mayoría de ellos eran algo que inspiró a los arios a continuar su conquista de la galaxia. Las guerreras eran de hecho las legendarias ‘Guerreras Amazonas’, y la leyenda dice que Bellatrix en Orión es la Estrella de las Amazonas. [5]
Cuando un mundo en guerra con los arios tuvo que negociar, sus líderes preferían hablar con un diplomático macho que con una hembra, porque tenían miedo de su furia.
Una vez que el mundo era conquistado, un rey todavía estaba sentado en el trono, pero lo protegían mujeres, a él y al planeta. Pocas veces estaban ellas fuertemente armadas, todo lo que necesitaban eran lanzas, espadas, cuchillos, y quizá flecha y arco, al igual que propone el artista en la ‘fig.3-3′ más arriba. ¿No es que la forma en que los seres humanos representan a una guerrera amazona?
Nosotros las representamos como altas, tal vez mujeres gigantes, bellas pero mortales, y así eran los principios femeninos de las Guerreras de Bellatrix. La raza aria Reptil, contraria a los Sirios, eran altos, probablemente más altos que los seres humanos y tal vez podrían ser vistos como “gigantes” en nuestros ojos.
La conquista continuó y el Imperio de Orión creció en tamaño para convertirse en el imperio más grande en el Noveno sector de la Galaxia.
Con cientos sobre cientos de sistemas estelares bajo el cinturón, los arios, finalmente se establecieron y detuvieron la conquista, al menos en la capacidad que tenían en el pasado.
La Segunda Gran Guerra Galáctica había terminado, y esta vez el éxito fue total.
¡Los arios estaban muy contentos!
4. Del Reinado de Hombres al Reinado de Mujeres
Aquí en la Tierra tenemos un dicho que “detrás de cada hombre exitoso hay una mujer”.
Bromeamos sobre ello, pero en muchos casos, esto es correcto. Las mujeres en nuestra sociedad han sido muy reprimidas, como sabemos, y muchas de ellas saben que a menudo son más inteligentes que los hombres en muchos aspectos, tienen más intuición, están más conectadas con lo que llamamos el 96% del universo, puede ver las imágenes más grandes, y hacer decisiones parecen dar sus frutos en un período de tiempo más largo.
Por lo tanto, dado que las mujeres, cuando entienden que el ego del hombre va a ser lastimado si ellas toman las decisiones, a menudo todavía lo hacen, pero de una manera más sutil. Ellos entienden cómo el hombre piensa y pueden ser maestras de la manipulación para conseguir lo que quieren haciendo pensar al hombre que era su decisión.
Por lo tanto, su ego no era herido. No estoy sugiriendo que las mujeres sean más manipuladoras que los hombres, pero en un estado de supresión, ellas desarrollaron estas habilidades y las estaban utilizando, a menudo exitosamente.
El mismo principio funcionaba en Orión. En el Imperio, la hembra nunca fue suprimida como lo es aquí, y en realidad era la administradora del Imperio, incluso cuando los reyes se sentaban en los tronos de los mundos, pero los reyes tenían el poder real durante, y después de las Grandes Guerras Galácticas. Al menos, eso es lo que ellos creían.
Sin embargo, al igual que aquí en la Tierra, a los Reyes le gustaba creer que eran los más listos, pero eran manipulados tanto por la Reina como por sus administradoras. Ellos mismos nunca lo vieron venir, porque sus egos les impidieron verlo, pero a los ojos del pueblo ario, la Reina y sus administradoras se hicieron más y más respetadas y a quienes escuchaba la gente.
La reina seguía sentada en el trono como el jefe de las mujeres, pero a los ojos de los Reyes, ella era más decorativa que poderosa. Este fue un gran error, como sería demostrado.
El Reina de Orión había planeado el golpe de Estado en los detalles más pequeños. Una noche, el Rey principal del Imperio de Orión fue asesinado por las guerreras élite femenina de la reina.
La Reina anunció a la Corte del Rey que estaba llevándose a cabo un golpe de estado, un intento de apoderarse del Imperio desde dentro. Culpó del golpe a los machos tratando de tomar el poder cuando el rey fue asesinado, pero aseguró al Imperio que ella, la Reina de Orión, les ayudaría a superar estos tiempos difíciles y sería el nuevo líder temporal del Imperio hasta que los rebeldes fueron encontrados y asesinados.
Luego, el poder volvería a los hombres, dijo, y un nuevo rey sería seleccionado. Muchos protestaron, sobre todo en el gabinete masculino, pero la Reina sostuvo su posición
Sin embargo, en las siguientes semanas, los mismos hombres que habían protestado misteriosamente “desaparecieron” y luego fueron encontrados muertos. Así eran los herederos del Rey. Las personas clave de su línea de sangre fueron convenientemente asesinadas y el Imperio estaba en shock y confusión. Aun así, la Reina les aseguró que los traidores serían encontrados.
Pero esto era sólo el comienzo. En los otros mundos, que habían sido conquistados por los arios, los Reyes, uno por uno, fueron asesinados, y los planetas fueron asumidos por mujeres administradoras. Los habitantes originales de estas colonias arias vieron esto como una oportunidad para rebelarse, pensando que habían descubierto una debilidad en el Reino de Orión ahora cuando los Reyes ya no podía defender sus dominios.
Gran error…
Las hembras arias eran mucho más feroces que su contraparte masculina, y toda rebelión fue respondida rápidamente desde la raíz y el orden fue restablecido, más o menos inmediatamente.
Antes de que los hombres tuvieran la oportunidad de llegar realmente a un acuerdo con lo que estaba sucediendo, la Reina y sus guerreras ya habían asumido el control, no sólo del planeta de origen en el Cinturón de Orión, sino también las colonias. El Reino de Orión se había convertido en el Reinado de las Reinas de Orión.
Las mujeres habían recuperado el poder sobre el Imperio.
5. La Tercera Gran Guerra Galáctica
Una vez que las mujeres se habían hecho cargo del poder en Orión, la cosa empezó a avanzar rápidamente. Si las razas estelares pensaban que los Reyes de Orión eran conquistadores despiadados, ellos no habían visto nada todavía.
Ahora las cosas habían cambiado a lo contrario, y los Guerreros Reales NEKH [def] y Makh [def] ahora le servían a la Reina. Pero las más intrépidas seguían siendo las guerreras amazonas de Bellatrix. Juntas, conquistaron mundos, no sólo en su propio sector de la Galaxia, sino también en otros sectores, así como en otras galaxias.
El triunfo era grande, porque la reina se dio cuenta de que su imperio era inquebrantable, ¿a quién se le ocurriría atacarla a ella ahora? Las rumores de la furia de la Reina y sus guerreras amazonas, NEKH y Makh se extendieron como un reguero de pólvora a través del Universo, y cuando una raza estelar sabía que se acercaban, muchos dejaban sus armas y se rendían.
Los arios, cuando se habla acerca de otros mundos, son a menudo llamados SSS, por su silbido cuando hablaban, como serpientes.
Aunque, la reina del mundo hogar se llama NEKH-T, donde “T” significaba la Reina, uno de sus muchos títulos se volvió SSS-SSS, tanto en casa como en otros mundos. En Orión, si usted fuera una persona de rango, usted duplicaba su nombre; En este caso de SSS a SSS-SSS.
El Imperio en sí, a través de todo el Noveno Sector se conocía como ‘AN’, que significa “El Más Alto” o Cielo, el Imperio de Orión. [6] Interesante, entonces, ¿cómo es que los Señores Supremos de Sirio más tarde comenzaron a usar nombres femeninos arios como nombres de sus reyes y realeza.
El más prominente Rey de Sirio durante los tiempos de los sumerios, e incluso mucho antes y después, se llamaba a sí mismo AN (adoptado por las lenguas sumerias), y él era ANU en acadio.
6. Paz en Orión
Después tal vez millones de años de conquista, los arios finalmente depusieron las armas.
Al menos ellos ya no tenían que atacar ofensivamente otras razas estelares, y ahora la violencia sólo se utilizaba si tuvieran que defenderse de las fuerzas invasoras, y entonces sólo como el último resultado. La reina se cansó de la guerra y comenzó a darse cuenta de que matar es de hecho una espada de doble filo, donde los que matan más tarde serán asesinados en alguna situación de venganza, o tal vez porque si sus energías se centran en la guerra y la muerte, esas son las energías que atraen.
Y no sólo eso…
En algún momento, la Reina y su pueblo se volvió mucho más orientado espiritualmente, quizás gracias a sus científicos Makh, que pudieron en algún momento haber descubierto que el universo en realidad es de naturaleza femenina. A medida que el alma grupal aria evolucionó, comenzaron a ver las cosas de manera diferente, y se dieron cuenta de que todos ellos eran parte del “Gran Espíritu”, la creación de la Diosa Madre.
Y así, la religión de la Diosa Madre estaba finalmente llegando a un pico más alto de desarrollo, donde la Reina, al parecer debido a su Fuego básico, se pudo conectar con el Khaa y actuar como un “medio” para la energía de la Diosa.
Probablemente a la gente de inmediato les viene a la mente la palabra “canalizador”, pero era aparentemente mucho más que eso. La reina tenía una conexión directa “telepática” con la Diosa, y por muchos – tanto en el planeta como en otras partes del Imperio y más allá – ella era considerada como el manifiesto de la diosa.
Esto, por supuesto, no podría haber ocurrido durante la noche, de su raza estelar siendo feroces conquistadoras a ser aceptadas como el principal grupo espiritual en este sector del Universo.
Fue una transición que probablemente tomó miles, si no millones de años.
Hoy en día, la Reina de Orión sigue siendo la Reina de las Estrellas, pero su imperio ahora es pacífico, y las razas estelares tanto cercanas como lejanas vienen a Orión para el comercio o a pedir consejo.
Las razas estelares, en lugar de ser forzadas dentro del Imperio, ahora piden ser miembros, o se les pide a unirse si lo consideran oportuno y listo.
7. Los Fundadores Arios, el Árbol de la Vida y el elixir de los dioses
Los arios fueron, como sabemos, una sociedad altamente tecnológica, y con el tiempo se volvieron Fundadores, aprendieron a sembrar planetas con vida.
Por lo tanto, en vez de conquistar otros mundos, ahora salían y lo hacían de la manera que se esperaba de una raza evolucionada superior. Aunque el universo era todavía relativamente joven (estamos hablando de miles de millones de años atrás), ya había muchos seres y razas estelares que habían evolucionado fuera del Imperio de Orión para convertirse Diseñadores de Vida en sus propios méritos.
Sin embargo, hubo una gran cantidad de sistemas estelares vacías que estaban listas para la panspermia.
Así que las Reinas de Orión se alinearon con dioses creadores de otros sistemas estelares fuera del Imperio, e incluso de otros universos para sembrar nuevos planetas alrededor de la Vía Láctea y más allá. Una vez que estos nuevos planetas habían desarrollado su fauna y flora, la mayoría de ellos fueron luego habitados por su propia raza inteligente, que tenía el potencial para alcanzar eventualmente las estrellas.
Una vez que estas nuevas razas estaban listas, o bien aplicaban para la membresía en el Imperio de Orión, o se les preguntaba si querían unirse. La mayoría de ellos lo hicieron (y lo hacen), mientras que unos pocos decidieron ir por su propio camino, y algunos de ellos crearon sus propios imperios eventualmente.
(NOTA: Hay que señalar que aquí hay material canalizado, y lo mismo puede leerse en el trabajo de Anton Parks y otros, donde se afirma que el Imperio de Orión es conocido como un ‘culto religioso’ en el Universo, donde los arios adoran una Diosa Madre, y la Reina de Orión se ha puesto a sí misma como la emisaria de la Diosa.
Esto significa que, si usted se suscribe a este “culto”, usted no puede orar o hablar con la Diosa Madre sin antes pasar por la Reina. Si esto es cierto, el Imperio de Orión no es otra cosa más que una dictadura religiosa, similar a la Iglesia Católica en la Tierra, donde el Papa se ha puesto a sí mismo entre el pueblo y el Creador, como el ‘Emisario de Dios “.
Aunque no tengo razones para creer que este no es el caso, incluso si así les parezca a algunos lectores. Una vez más, estoy confiando en fuentes anónimas, a quienes respeto y en quienes he aprendido a confiar. Aun así, les pido a los lectores usar su propio juicio y discernimiento y hacer su propia investigación cuando sea posible y duden de que lo que estoy diciendo aquí si no suena verdad.
No tengo forma en este momento para comprobar mis declaraciones, que no sea presentar mi experiencia y los conocimientos que he adquirido. Sin embargo, este es mi conocimiento, así es que cada persona necesita utilizar su propia intuición e imaginación a veces con el fin de conectar los puntos).
Los científicos Makh, [def] quienes eran los científicos personales de la reina, fueron, no sólo sembrando planetas y desarrollando habilidades para crear cuerpos desde cero, también se dedicaban a, entre otras cosas, encontrar una manera de extender la expectativa de vida de un ser biológico.
En la Biblia, esto se conoce como el “árbol de la vida’. Al parecer, les tomó un millón de años (la forma en que nosotros contamos el tiempo) para desarrollar un elixir que podría prolongar la vida útil considerablemente. Hubo algunos hitos en el camino, donde los científicos lograron extender el ciclo de vida de un individuo poco a poco, pero ningún éxito notable pudo ser medido hasta después de alrededor de un millón de años de la investigación.
Eventualmente, ellos pudieron presentar el muy Elíxir de la Vida que se convirtió en el Árbol de la Vida, y se hizo conocido como el S-MA.
La reina y su raza son de sangre fría porque son reptilianos, pero los científicos Makh habían encontrado una manera de desarrollar extractos basados en nutrientes de sangre caliente. [7]
Este líquido funcionaba como “potenciador” del metabolismo de la Reina y añadía a la fuerza y la vitalidad física de un ser. También había demostrado extender la vida de la reina considerablemente, así que básicamente, en la búsqueda de una manera de extender la vida de los cuerpos biológicos, la solución llegó cuando comenzaron a ver en algo totalmente diferente – un nutriente para la Reina.
Sorprendentemente, el S-MA mostró extender la vida de la reina con hasta quizás millones de años, o más. Siendo parte del universo físico, o el 4%, todo envejece y se gasta, incluso los cuerpos de la Reina de Orión.
Así que en términos simples, lo que los científicos Makh hicieron fue tomar la esencia Khaa y aplicarla a los cuerpos en el universo físico. Este líquido se conocía como ‘Soma’ (de S-MA, donde ‘S’ es causal, y ‘MA’ significa Madre en ario), el elixir de los dioses o la Fuente de la Juventud.
La reina se dio cuenta que al tomar este elixir, su envejecimiento se detenía considerablemente, y no sólo eso – se quedaba joven, tanto en corazón como en espíritu.
Así, los científicos Makh continuaron su investigación en esta línea y, finalmente encontraron una forma de reanimar un cuerpo. Si un cuerpo moría, y era atendido en un plazo razonable después, podría ser reanimado y traído de vuelta a la vida. [8]
Esto sólo era posible, por supuesto, si el cuerpo se encontraba todavía en un estado razonable (esta es la razón por la cual fueron momificados los faraones egipcios. Ellos pensaban que podían ser revividos en un momento posterior). Además, ellos también aprendieron cómo regenerar órganos tomando células de los seres vivos y restaurar partes del cuerpo en caso de una lesión o deterioro.
Debido a toda esta investigación, los cuerpos ahora podrían mantenerse intactos, casi siempre, y la muerte más o menos se convirtió en algo que podría leerse en los libros de historia.
Antes de este elixir fuese totalmente desarrollado, la reina murió de vieja en alguna ocasión, y tuvo que empezar de nuevo en un nuevo cuerpo, similar a cómo el Dalai Lama lo hace aquí en la Tierra, donde la leyenda dice que el Dalai Lama se reencarna en un cuerpo nuevo y simplemente continúa su misión.
El nuevo Dalai Lama tiene que ser encontrado, y hay ciertas marcas en el cuerpo y otras señales que indican a los lamas de Oriente cómo encontrarlo.
El Dalai Lama
Cuando él es encontrado, le enseñan a recordar quién es en realidad, y él puede restablecer a sí mismo como el nuevo Dalai Lama.
Trasladado a nuestra historia de Orión, la Reina tomaría un nuevo cuerpo dentro del mismo linaje que el anterior y continuaría desde allí. Esto podría ser a veces bastante engorroso, y con este nuevo elixir, este problema se hizo más o menos obsoleto. Este líquido también era compartido con otros miembros de confianza del Imperio de Orión y se convirtió en el elixir de los dioses, por el cual los sirios y otros lucharon mientras estuvieron aquí en la Tierra.
Tenemos que tener en cuenta, sin embargo, que los cuerpos de esas razas estelares son de una densidad más ligera que los de los humanos, y así vivían más tiempo por defecto, y los seres estelares en general, que no se encuentran atrapados como estamos, pueden normalmente, una vez que han alcanzado un cierto grado de desarrollo, elegir si quieren mantener un cuerpo puramente físico o no.
Algunos piensan que es conveniente, mientras que a otros les resulta ser un obstáculo, por lo que varía. Tengo entendido que el Reina de Orión de hecho todavía mantiene su cuerpo como recipiente para producir las energías Khaa.
Por supuesto, con el tiempo los científicos arios aprendieron cómo clonar todo el cuerpo también, y ellos no eran los únicos que sabían cómo hacerlo. Es, como hemos comentado anteriormente, una forma común para los seres que saltan de un cuerpo a otro (algo que los Sirios hacen todo el tiempo), y esta tecnología no está aislada al Imperio de Orión.
Podemos leer extensamente sobre el tema en las crónicas de Anton Parks, así como en la literatura metafísica en otros lugares.
Sin embargo, debido a la conexión que la Reina supuestamente ha establecido con el Khaa, uno podría suponer que ella quiere mantener su cuerpo originalmente tan intacto como sea posible y no degenerar que ella puede evitarlo.
8. Guerra de Sirio – Guerra de Orión
El que ellas mismas se convirtieran en una raza estelar pacífica no hacía a todas las demás razas estelares en la galaxia pacíficas, por supuesto.
Esto era algo que la Reina pronto habría de conocer de primera mano. Siempre había especies que atacaban a Orión desde un flanco u otro en esfuerzos por debilitar el vasto Imperio. Esto nunca funcionó, sin embargo – Orión era demasiado fuerte. La reina normalmente lograba calmar a los invasores y, o bien hacía que se fueran o comenzaba a reclutarlos para el Imperio si demostraban que podían sus caminos.
Algunos de ellos, al ver los beneficios, de hecho lo hicieron, mientras que otros retrocedieron. En raras ocasiones, Orión tuvo que defenderse, pero los invasores pronto se daban cuenta de que no tenían ninguna posibilidad.
¡Sueñen su sorpresa cuando, de repente, una raza enana lobo-reptiliana golpeó su imperio desde el sur-oeste! Nunca antes, los altos arios, habían visto nada igual.
Ellos, que se hacían llamar los Señores Supremos de Sirio eran de la altura de un (humano) de 10 años, pero eran feroces, robustos, rápidos y muy fuertes. [9]
Se veían lobo-felinos, pero con un hueso-cuerno de reptil a través de sus frentes. Se decía que mientras más prominente era el cuerno, más poderoso era el ser. Muchos de ellos también llevaban cascos con cuernos en ellos. Y el más extraño de todo esto – ¡que llegaron en planetas ahuecados!
De esta manera, se tomaron los flancos exteriores de Orión por sorpresa y rápidamente llegaron más y más a PESH-METEN, el propio sector estelar 9 de la Reina.
por Wes Penre

logo productora final

Acerca de Fedex Despierta

Noticias, Investigación e Información sobre Civilizaciones Antiguas, Ufologia, Mitos, Leyendas, Profecias, Conspiraciones, Fantasmas, Arqueoastronomía, Criptozoologia, Viajes en el Tiempo, Dimensiones Paralelas, Exociencia, Esoterismo, Permacultura, Ecologia, Terapias Alternativas, Nueva Era y Mucho Mas…

Publicado el 26/01/2016 en Despierta Cordoba. Añade a favoritos el enlace permanente. Comentarios desactivados en Las Grandes Guerras Galácticas.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: