Mundos en Colisión – ¿Serán Probadas como Correctas las Controvertidas Teorías de Immanuel Velikovsky?

velikovsky14_01_small

Algunas de las controversias que surgen en el mundo parecen aferrarse a la imaginación del público y luego, durante décadas o años siguientes, simplemente no se dejan ir. Tal es el carácter de intriga que se ha, desde hace más de sesenta años, arremolinado turbulentamente alrededor del personaje de Immanuel Velikovsky.

Velikovsky, quien lamentablemente murió en 1979, fue un médico y psicoanalista nacido en Rusia.

Salió por primera vez a la luz pública en 1920 para fundar el Scripta Universitatis, revista académica en Berlín, y más tarde trabajó junto a otros para establecer la Universidad Hebrea en Jerusalén.

Velikovsky era un hombre intensamente curioso que habían sido ampliamente educado en diferentes campos de estudio tan diversos como la ciencia, la medicina, la filosofía, la historia antigua y la ley. Estudió psicoanálisis bajo el aclamado protegido de Sigmund Freud, Wilhelm Stekel.
Velikovsky primero trabajó junto a Albert Einstein en Berlín, cuando Einstein editaba artículos matemáticos en Scripta Universitatis, de nuevo en Jerusalén durante sus esfuerzos para ayudar a fundar la Universidad Hebrea, y más tarde en la vida como amigos cercanos y colegas en la Universidad de Princeton.

En 1939, Velikovsky trajo su familia a la ciudad de Nueva York, planeando pasar el verano dedicado a la investigación en la biblioteca de la Universidad de Columbia. Él estaba compilando un texto psico-histórico para delinear los muchos paralelismos interesantes que había descubierto entre el personaje literario griego de Edipo y el faraón egipcio Akenatón.

Esta investigación, sin embargo, pronto fue marginada, cuando Velikovsky descubrió un papiro egipcio llamado “Las amonestaciones de Ipuwer – The Admonitions of Ipuwer”, un texto que parecía proporcionar confirmación histórica de relatos bíblicos de las 10 plagas de Egipto en la época de Moisés.

Intrigado que el relato bíblico, posiblemente, podría tener fundamento en hechos históricos reales, Velikovsky comenzó a buscar otras referencias antiguas que podrían servir para defender ese punto de vista.

El uso de las técnicas de un mitólogo comparativo, Velikovsky inició una revisión exhaustiva de los textos antiguos de todo el mundo datando de ese mismo período de tiempo, y produjo un conjunto de elementos de prueba de que eran más importantes de lo que en un principio se imaginó.

Los textos antiguos presentaban lo que él vio como una especie de universalidad del tema relativo a reportes de calamidades globales – descripciones de,
fuego lloviendo desde el cielo
terremotos violentos
volcanes en erupción
desplazamiento de grandes masas de agua,
… y desastres similares de aparente proporción mítica.

Al mismo tiempo, también comenzó una búsqueda de referencias que podrían apuntar a algún agente en el mundo real capaz de infligir el tipo de desgracias descritas en el libro del Éxodo. Finalmente se decidió por el acercamiento teórico de un cometa a la Tierra como el tipo de evento natural que más se ajusta al perfil de las consecuencias destructivas descritas en los textos.

Esta conclusión tentatival fue confirmada en su mente por muchas referencias antiguas explícitas a un terrorífico cometa errante asociado con gran calamidad.

Las referencias a este cometa fueron dadas por las diferentes culturas bajo varios nombres como Seth y Tifón. Velikovsky también se vio confundido al saber que en algunas culturas, los nombres que se habían asignado inicialmente a este terrorífico cometa también llegaron más tarde a ser asociados con el planeta Venus.

Mientras tanto, Velikovsky se dio cuenta de la repentina subida, alrededor de ese mismo período histórico, de lo que parecía ser una obsesión global con el seguimiento de los movimientos de Venus.

Muchas culturas diferentes comenzaron a mantener cuidadosos recuentos escritos del número de días entre las salidas y puestas de Venus. El seguimiento de Venus es el motivo probable citado por algunos historiadores como habiendo inspirado los textos de los Oráculos Escritos en Hueso – la primera forma de registro escrito conocido de existir en China.

Para Velikovsky, estos hechos en su conjunto parecían implicar a Venus como el agente temible de terribles acontecimientos que creía que podrían haber asolado nuestro planeta.

Velikovsky asocia este mismo período de destrucción con,
la estupenda erupción del volcán Thera en la isla de Santorini
la repentina caída del imperio minoico en el Mediterráneo
el final del Imperio Medio en Egipto en torno al 1500 AC
En apoyo de esta tesis ortodoxa, Velikovsky señaló que los textos de la mayoría de las culturas antiguas anteriores a 1500 AC – en particular los hindúes, babilonios y egipcios – se refieren sólo a cuatro planetas – Júpiter, Saturno, Marte y Mercurio.

Las referencias a Venus antes de esa fecha son inexplicablemente dadas usando palabras y símbolos que fueron tradicionalmente reservados para los cometas.

Describen a Venus como pareciendo “peluoa” o haciendo referencia a sus “cuernos” o “larga cola”. (Hay referencias anteriores a 1500 AC a diosas como la sumeria Innana, sin embargo, la iconografía asociada a estas diosas típicamente involucran imágenes de cometas.)

Dos sistemas independientes pero sincronizados de antiguos registros astronómicos – uno de China y el otro de Corea – describen la primera aparición de una supernova en la misma fecha de observación y ambos lo comparan en tamaño y brillo a Venus “con sus rayos.”

Además, prácticamente todas las culturas antiguas pasaron por un período durante el cual clasificaban Venus junto con el Sol y la Luna, en lugar de con los planetas, basados en su brillo. Si bien es cierto que, incluso ahora, en circunstancias adecuadas, el planeta Venus puede permanecer visible durante las primeras horas de luz del día, hay informes antiguos que hacen referencia al brillo de Venus como rivalizando con el del Sol

Velikovsky cambió el enfoque de su estudio de Edipo a los orígenes de Venus, y en 1950, MacMillan y Compañía publicaron su muy controvertido libro sobre el tema llamado Mundos en Colisión.

En el libro Velikovsky postula – basado en una amplia gama de cuentas y referencias antiguas – que el planeta Venus se debe haber formado dentro de la memoria histórica de la humanidad como consecuencia del impacto de un gran cuerpo astronómico con Júpiter. Este evento fue grabado en un mito griego en el que Júpiter se decía que había tragado a una diosa embarazada llamada Metis, poco después de que Athena estalló recién nacida, de la cabeza de Júpiter.

Según Velikovsky, Venus – cuyo nombre en griego significa “el recién llegado” – en un primer momento “ardía tan brillantemente como el sol”, ya que vagaban por el cielo, lejos de los límites de Newton de su órbita familiarizada de hoy en día.

Propuso que Venus, en sus viajes, había hecho considerables estragos en el sistema solar, que su trayectoria había traído a un tiro errado con la Tierra alrededor del año 1500 antes de nuestra era y que Venus había impactado directamente a Marte.

Este impacto causó que Marte, a su vez, saliera de su órbita y se convirtiera en el catalizador de una segunda serie de encuentros cercanos entre Marte y la Tierra. El peor de ellos sucedió, según Velikovsky, alrededor de 750 AC.

Una seria consecuencia de esta interacción final con Marte, según Velikovsky, es que afectó el periodo orbital de la Tierra, alargando desde un antiguo año de 360 días a nuestro familiarizado año de 365 días, y expulsando a Marte su órbita actual.

Varios factores conspiraron juntos para ayudar a posicionar el libro de Velikovsky para convertirse en un éxito de ventas.
El primero de ellos fue la propia reputación personal de Velikovsky y su asociación de largo plazo con proyectos y personas de alto perfil, que en conjunto lo convirtieron en un hereje difícil de ignorar, ya que Velikovsky ya tenía una reputación bien establecida.

El segundo era que su teoría de un nacimiento históricamente reciente para Venus contradecía directamente la teoría planetaria moderna y las concepciones científicas del movimiento planetario adecuado.

El tercero pudo haber salido del gran asombro por parte de los científicos tradicionales que Velikovsky presumiría ofrecer una teoría que cruzaba las fronteras tradicionales de numerosas disciplinas académicas, y se movía fuera de su campo de experiencia a otro campo totalmente – es decir, la astronomía – para hacer su caso.

El cuarto era que él consideró conveniente citar como evidencia de esta teoría antiguas referencias textuales que, en la estimación de muchos astrónomos de la época, valoradas en algún lado de los cuentos de hadas de un niño en valor probatorio científico. Por otra parte, esta evidencia – que era extraída de los campos de la historia antigua y arqueología – cayó lejos fuera de la capacidad de la mayoría de los astrónomos para intentar siquiera evaluar, ya no digamos refutar.
Con la ayuda de un poco de muy efectivo avance publicitario – incluyendo una condensación del libro que apareció en una revista y anticipados populares ejemplares del libro que fue enviado a varios astrónomos principales – la indignación de los astrónomos fue alimentada con eficacia.

Su indignación profesional ayudó a propulsar el libro a la condición de un bestseller fugitivo.

La creciente popularidad del libro de Velikovsky volvió al mundo astronómico de cabeza. El estruendo de alboroto contra el hereje Velikovsky se acercó a niveles que no se habían oído desde de la infame persecución de Galileo, por la Iglesia Católica a mediados de 1600.

En retrospectiva, la indignación era comprensible:
En un mundo que por 1950 se había vuelto cada vez más darwiniano, la teoría de Velikovsky amenazó con resucitar una especie de religión de fuego y azufre que el mundo científico había luchado durante más de un siglo de suplantar.

Del mismo modo, contradiciendo la opinión de que todos los planetas debían tener miles de millones de años de antigüedad, la teoría de Velikovsky amenazaba con socavar las opiniones uniformistas que proporcionaban las bases para el darwinismo.

La teoría de Darwin requiere un universo estable e inmutable para dar cabida a los imperceptiblemente lentos procesos de la evolución que proponía.
Varios primeros astrónomos escribieron a la gestión de MacMillan instando a la empresa a bloquear la publicación del libro de Velikovsky.

El Dr. Harlow Shapley (entonces director del Observatorio de Harvard) trabajó entre bastidores para organizar los colegios y universidades en un boicot de la división de libros de texto de alta rentabilidad de MacMillan, esperando financieramente torcer-el- brazo de ellos para que dejaran caer el libro.

MacMillan – con la esperanza de calmar el boicot sin tener que ceder a las demandas de los astrónomos – tomó la medida altamente inusual de transferir sus lucrativos derechos de publicación de un libro más vendido de Doubleday a, uno de sus competidores que no tenían participación en la venta de libros de texto.

En el tiempo de la publicación de Mundos en Colisión, muchos aspectos de las teorías de Velikovsky fueron llanamente caracterizados rotundamente como una tontería pura por las autoridades en el mundo astronómico. Más tarde la verdad saldría a la superficie, que algunos de los críticos más duros de Velikovsky en realidad nunca había leído su libro antes de hacer sus declaraciones, sino que había basado su crítica únicamente en resúmenes de la pre-publicación del libro.

Ciertamente la visión de Velikovsky de un joven y ardiente Venus iba en contra de la sabiduría convencional en 1950, la cual presumía que Venus tenía una atmósfera similar a la Tierra y en última instancia podría llegar a ser colonizable.

Los requisitos aparentemente acrobáticos para los movimientos de Venus dispuestas por Velikovsky en su libro – moviéndose primero como un cometa, pero entonces de alguna manera con el tiempo de venir a habitar en una de las órbitas más circulares y regulares de todos los planetas – parecían rotundamente contradecir las leyes de Newton del movimiento .

Carl Sagan señaló que la gran cantidad de energía necesaria para extraer un cuerpo del tamaño de Venus a Júpiter probablemente habría vaporizado porciones grandes de Júpiter y dejado esas áreas intensamente calientes, incluso hoy en día.

Incluso Einstein, cuyo impulso natural era ser comprensivo con su amigo y colega, al principio del lado contra Velikovsky, rotundamente descontando su sugerencia de que las fuerzas electromagnéticas debían jugar un papel importante en la dinámica planetaria.

La teoría de Velikovsky, cuando se considera con cuidado, lleva consigo una serie de eventualidades lógicas o consecuencias que, si no estaban todas dentro del alcance de los científicos para probar o refutar experimentalmente en 1950, seguramente se volverían comprobables en algún momento en el futuro cercano.

Por ejemplo, un nacimiento geológicamente reciente para Venus requeriría que el planeta fuera intensamente caliente. Del mismo modo, implicaría que Venus presenta un conjunto aparentemente no evolucionado de formaciones geológicas.

Además, si Venus había vagado por el sistema solar como un cuerpo astronómico salvaje durante siglos entonces esperaríamos encontrar ciertas anomalías en su orientación y rotación en comparación con los otros planetas. Seguramente podríamos finalmente ser capaces de detectar si ya sea Marte o Venus habrían sufrido alguna vez un impacto directo con un cuerpo de tamaño planetario.

Si Venus y Marte hubieran hecho planteamientos cercanos a la Tierra en los tiempos antiguos, deberíamos ser capaces de identificar químicos, firmas geológicas o magnéticas asociados a esos eventos.

Por otra parte, el propio Velikovsky había proporcionado una larga lista de sus “pronósticos” – observaciones consecuentes que se sentía finalmente debe mostrarse para ser verdad, si los hechos eran para defender lo que vio como los pilares inamovibles de su teoría.

Poco después de la publicación del libro, algunos de los “pronósticos” de Velikovsky comenzaron a afirmarse, aunque no siempre por las razones precisas que ofrece Velikovsky.

Por ejemplo, las polémicas perspectivas que Velikovsky sostuvo sobre el papel del electromagnetismo en la interacción de los cuerpos planetarios – la que había sido en un principio opuesta por Einstein – fue confirmada por el descubrimiento accidental de las emisiones de radio de Júpiter y la aceptación basada en el trabajo de Van Allen de la existencia de un campo magnético significativo rodeando la Tierra.

Por la década de 1960, Velikovsky era considerado una autoridad suficientemente creíble sobre las cuestiones de astronomía para ser contratado por una cadena de televisión para consultar y comentar durante los alunizajes en vivo de la NASA.

En 1974, se celebró un simposio de científicos (incluyendo a Velikovsky) en San Francisco para debatir las teorías de Velikovsky que terminaron enfrentando a varios críticos importantes contra Velikovsky. El “giro” oficial que salió de esa conferencia – y la impresión que dejada en el público en general – era que las teorías de Velikovsky habían sido desmentidas por fin y definitivamente.

Sin embargo, desde ese momento, ya que nueva evidencia continuaba emergiendo, ha habido una tendencia persistente para los nuevos hallazgos – al menos en apariencia – pareciendo defender muchos de los ‘pronósticos’ de Velikovsky.

En los últimos años, cuando se hacen nuevos descubrimientos que podrían estar relacionados con la controversia, estos hallazgos más a menudo son presentados sin mención oficial de Velikovsky. En cambio, por lo general son anunciados empaquetados con una nueva teoría acompañante, cuyo efecto neto es distanciarse del hallazgo de las teorías controversiales de Velikovsky.

Por ejemplo, cuando las sondas a Venus, de hecho, mostraron que el planeta era intensamente caliente – un punto clave que Velikovsky había citado como una demostración crucial de la exactitud de su teoría – los científicos eludieron por completo el problema de forma preventiva postulando un fugitivo efecto invernadero para explicar las inesperadas altas temperaturas.

Cuando se encontró que Venus tenía muchos menos cráteres de impacto de los que se esperarían para un planeta miles de millones años, los astrónomos de nuevo propusieron que “fuerzas geológicas desconocidas” debían de alguna manera haber provocado una geológicamente reciente repavimentación global de Venus, limpiando de este modo ante la evidencia de los cráteres

Tan descabelladas como algunas de las propuestas de Velikovsky pueden parecer a primera vista – especialmente sus reflexiones a menudo cuestionables sobre las interacciones químicas que se supone que se han producido entre las atmósferas de Venus, Marte y la Tierra – hay una perspectiva desde la cual podrían beneficiarse al considerar cuidadosamente ciertos aspectos de su teoría.

Por ejemplo, su sugerencia de que un planeta podría estar formado como consecuencia de un gran impacto en un planeta gigante de gas parece tan razonable como cualquiera de las teorías tradicionales de dos líderes de la creación planetaria – ambos de los cuales se cree por algunos astrónomos que sufren de graves (tal vez mortales) dificultades teóricas.

Del mismo modo, lo que ya es una parte aceptada de la teoría astronómica tradicional que nuestra Luna se formó como el subproducto de un impacto. Seguro que no es descabellado pensar que lo que puede suceder en una pequeña escala en nuestro sistema solar también podría suceder en una escala más grande.

Algunos de los críticos de Velikovsky dicen que no es razonable pensar que la órbita errante de Venus como un cometa podría haberse circularizado para el planeta Venus en un período tan corto – y sin embargo, es bien sabido que hay algunos cometas que aparentemente han logrado órbitas circulares alrededor nuestro Sol.

Algunas teorías sugieren que la cola de un cometa puede proporcionar la resistencia necesaria para circularizar su órbita. Otros afirman las fuerzas de marea de la gravedad pueden causar que las órbitas se circularicen.

De la forma en que está estructurado el argumento de Velikovsky, hay un número de preguntas de puntos de falla conectados a su escenario.

Por ejemplo, si se pudiera demostrar definitivamente que existe granito en Venus (un tipo de roca que lleva millones de años en formarse), entonces gran parte de la teoría de Velikovsky simplemente se caería al suelo.

Lo mismo sería cierto si un arqueólogo de repente apareciera con un documento antiguo de antes de 1500 AC que se hace referencia explícita a Venus como planeta.

Del mismo modo, si la evidencia explícita podría ser producida por la existencia de un año de 365 días en la antigüedad, entonces, una de las reivindicaciones fundamentales de Velikovsky sería refutada efectivamente.

Mi propósito al escribir mi libro más reciente The Velikovsky Heresies es para ayudar a traer Immanuel Velikovsky y la muchas preguntas aún sin respuesta, planteadas en relación con Venus de vuelta en la conciencia del público lector.

Mi objetivo es recordar a esta audiencia que – a pesar del simposio celebrado en 1974 – una actual controversia abierta todavía existe en relación con Velikovsky. Esa controversia continúa siendo coloreada por la sugerencia preocupante de largo plazo, la manipulación por motivos políticos de los resultados científicos.

Otro de mis objetivos principales es actualizar la controversia Velikovsky con la última evidencia astronómica relacionada a Venus, Marte y Júpiter.

Gran parte de esta nueva evidencia se extrae de la riqueza de los datos recogidos por las sondas recientes como de la Agencia Espacial Europea Venus Express, y estudios recientes de primera mano que se han llevado a cabo en relación con los cometas.

Una de mis esperanzas originales – desafortunadamente aún no realizada – era de identificar un solo hecho sobre el que la controversia podría decirse que se convierta su vez – una evidencia esencial, poco ilusoria de la que una persona podría apuntar a una prueba tan incuestionable de que la teoría de Velikovsky o bien debe ser en gran medida correcta o específicamente y fatalmente defectuosa.

En cambio, creo que he traído nuevos ojos y nuevas evidencias para influir en muchas de las cuestiones críticas y críticas que dan forma a la controversia única y perdurable fomentada hace más de sesenta años por los Mundos en Colisión de Velikovsky.

por Laird Scranton

LAIRD SCRANTON es un desarrollador de software independiente de Albany, Nueva York.
Además de Las Herejías de Velikovsky él también ha escrito varios libros y artículos sobre cosmología y las lenguas africana y egipcia, incluyendo artículos para la revista académica de Noticias y Enciclopedia de la Religión Africana de la Universidad de Temple de la Universidad de Chicago.

Fuente: Biblioteca Pleyades

logo productora final

Acerca de Fedex Despierta

Noticias, Investigación e Información sobre Civilizaciones Antiguas, Ufologia, Mitos, Leyendas, Profecias, Conspiraciones, Fantasmas, Arqueoastronomía, Criptozoologia, Viajes en el Tiempo, Dimensiones Paralelas, Exociencia, Esoterismo, Permacultura, Ecologia, Terapias Alternativas, Nueva Era y Mucho Mas…

Publicado el 27/12/2015 en Despierta Cordoba. Añade a favoritos el enlace permanente. Comentarios desactivados en Mundos en Colisión – ¿Serán Probadas como Correctas las Controvertidas Teorías de Immanuel Velikovsky?.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: