Lis-Fátima – Centro Intraterreno

Lis-Fátima, Centro intraterreno que tiene un papel significativo en la purificación y la preparación de la Tierra para el ciclo venidero.
La energía de Lis se extiende sobre todo por un círculo que abarca Europa Occidental y, de modo peculiar, la Península Ibérica. El centro intraterreno conocido como Fátima (que proyectó sus energías en la localidad de Fátima, en Portugal) es prolongación de Lis. Francia también está entre las áreas magneticamente vinculadas a Lis, y el trabajo manifestado en Lourdes es fruto de su irradiación. Además, Lis mantiene conexión directa con Espejos situados en la contraparte sutil del Océano Pacífico, entre Japón y Oceanía. Estos espejos reciben la vibración de Lis y la hacen resonar en diversos tonos que recorren el Cono Sur, uniéndose a la de los demás centros planetarios activos.

Los impulsos enviados de Lis a la superficie terrestre crearon campanas energéticas que después pudieron servir de pantalla para proyecciones sutiles, percibidas como apariciones de la Virgen, en especial las ocurridas en Fátima (Portugal) y en Lourdes (Francia). Avivando la devoción de muchos, procuraron despertar en su interior vínculos con arquetipos universales. Aunque la imagen de la Virgen puede ser proyectada en ciertas circunstancias también por las naves, proviene del centro intraterreno Lis la estimulación que incluye apariciones en Medjugorje, en la antigua Yugoslavia. La figura de la Virgen, símbolo potente, se utiliza para conectar la conciencia humana con la pureza esencial de la materia. 0 que fue vivido por el hombre de superficie y está registrado atavalmente en su código genético, necesita ser removido para su conciencia interior expandirse. La situación análoga existe en relación con el reino animal.

Sin mutación profunda, que equilibre su pasado, no le será posible proseguir la existencia según las leyes a ser instaladas en la Tierra después de la purificación global. Las especies de ese reino que no puedan dar este paso evolutivo serán transmigradas a planetas kármicos más primitivos. Las especies originadas de las acciones del hombre (sea de la promiscuidad del período de Lemuria, sea de las manipulaciones genéticas en el período de la Atlántida, que se proyectaron en los tiempos actuales) serán canceladas y dejarán de existir como tales, pues son una vía sin salida. En los animales rescatables serán implantados nuevos códigos genéticos provenientes de mundos sin agresividad, en los cuales la sustancia mental es más moldeable que la terrestre actual. Esta operación tiene en Lis su base. En ese centro intrarreno que el potencial de esta mutación es dinamizado, transformado e irradiado en la proporción y en la vibración adecuadas para cada representante del reino animal. Es en Liz que los regentes dévicos – plasmadores del patrón ideal de las especies animales e intermediarios de ese proceso interplanetario – se polarizan para ese trabajo.

La evolución de las razas humanas en la Tierra también se apoya en Lis, y en ese Centro están guardadas claves para el perfeccionamiento de ellas. La energía crística espiritual, unida al trabajo de la jerarquía angélica, aproxima la especie humana de las vibraciones de su arquetipo. Lis recoge la esencia de un cuerpo que pudo acercarse a esa perfección arquetípica. El rescate de esas esencias corpóreas, además de contar con la ayuda directa de los Jardineros del Espacio, es asistido por Jerarquías extraplanetarias, sobre todo solares y saturninas.

Las civilizaciones intraterrenas siempre fueron misteriosas para el hombre de la superficie de la Tierra. Son mundos paralelos al plano físico, pero que pueden expresarse en él; Pueden también tener prolongaciones en diferentes puntos del sistema solar y en otros, dependiendo de la potencia su irradiación. En ciertos ciclos hay centros con tarea más externa que otros. Tal es el caso de Lis: por Fátima y por Lourdes llegó directamente a un gran número de individuos. Debido al juego de fuerzas adversas aún existentes y la inmadurez de la mayoría de los seres rescatables, esa aproximación tiene que ser velada. Por las características y por la calidad de su energía, Fátima y Lourdes tienen una tarea, interna y externa, de ámbito mundial. Consiste en la preparación para el inminente rescate global no sólo de los que partir a otros puntos del cosmos, sino también de los que deben proseguir en este planeta tras el holocausto y la reordenación de la superficie terrestre.

Lis es la escalada del hombre desde que despierta hacia el camino de realización interna hasta su consagración como ser divino. Los escalones y los patares van siendo galgados por él a medida que su conciencia penetra el mundo interior; De forma sincronizada, a cada paso él va entrando en contacto con nuevo aspecto de la energía de Lis.

Buceando más y más en su propio núcleo, encontrará las capas más sutiles y ígneas de la vida planetaria. La evolución humana en el círculo terrestre es focalizada y estimulada por Lis. Lis es un centro nuevo, considerando la activación de núcleos energéticos del planeta desde una perspectiva temporal, y su calidad de “aprendiz” lo hace más accesible a la humanidad. Su energía llega a los hombres impregnada de humildad natural y los atrae por su sencillez.

Mientras la conciencia hace el camino terrestre, Lis es su conductor.

Cuando se le da a los rumbos solares, Lis la guía a Mirna Jad y, si ella amplía sus contactos a niveles más profundos, Miz Tli TIan la acoge (ver MIRNA JAD y MIZ TLI TLAN). Lis está dotado de calidad femenina, cándida. Se le confió la tarea de perpetuar el estado original del ser humano, estado inmaculado, también denominado adámico. Por eso se sabe que en la esencia de Lis vive el hombre andrógino, que trasciende la dualidad, extinguido de su existencia las raíces del conflicto y de la dicotomía y se liberó de los apegos que turban la visión del camino. Las familias celestiales y angélicas tienen ese centro como punto de sustentación, y de él recogen los patrones para la creación de los moldes sutiles a ser implantados en la humanidad. Esta construcción del Nuevo Hombre cuenta con la acción conjunta de Aurora, Lis y Mirna Jad que además de propiciar el contacto con Escuelas Internas, proveen aprendizaje sobre las aún desconocidas comunicaciones extraplanetarias.

Como centro intraterreno, Lis se expresa de diferentes modos, en ciclos y en distintos niveles y con potenciales diversos. A estas expresiones se les da el nombre de caras de Lis. Los seres humanos en general todavía no percibieron la importancia de la irradiación interna de ese centro, por haberse limitado a la institución católica instalada en la ciudad de Fátima que, por la explotación material y comercial, tiende a desvitalizarse.

Independientemente de eso, en los niveles sutiles se encuentra la esencia de la vida divina destinada a la humanidad de la superficie terrestre. Lis despierta la conciencia humana hacia estados superiores. Posibilita una mayor proximidad entre los reinos humano y dévico, anticipando la inminente fase planetaria en que tendrán una relación más consciente y desimpedida. Su carácter es receptivo, capaz de moldear la vida según la luz. Por eso la mayoría asocia a ese centro una figura femenina.

Glosario Esotérico

Fuente:Despertar Monadico

Anuncios

Acerca de Fedex Despierta

Noticias, Investigación e Información sobre Civilizaciones Antiguas, Ufologia, Mitos, Leyendas, Profecias, Conspiraciones, Fantasmas, Arqueoastronomía, Criptozoologia, Viajes en el Tiempo, Dimensiones Paralelas, Exociencia, Esoterismo, Permacultura, Ecologia, Terapias Alternativas, Nueva Era y Mucho Mas…

Publicado el 25/03/2013 en Despierta Cordoba. Añade a favoritos el enlace permanente. Comentarios desactivados en Lis-Fátima – Centro Intraterreno.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: